EL MUNDO › PEDRO KUZCYNSKI

Lobbista de empresas

 Por Carlos Noriega

Con 77 años es el más veterano de todos los candidatos. Pedro Pablo Kuzcynski (foto), o PPK como es conocido, siglas que también son las de su partido –Peruanos por el Kambio– es un economista neoliberal que ha saltado de la tecnocracia a la política electoral. Ha sido ministro de dos gobiernos en distintas carteras y ahora es el candidato favorito del establishment económico y tiene un importante respaldo de los grandes medios. Cosecha una alta votación entre los sectores urbanos altos y medios, especialmente en Lima, pero tiene serias dificultades para captar respaldo en los sectores populares y provincianos.

Fue candidato presidencial por una coalición de derecha en las elecciones de 2011, en la que quedó en tercer lugar con 17 por ciento. Para la segunda vuelta apoyó activamente la candidatura de Keiko Fujimori contra Ollanta Humala, argumentando que ella aseguraba la continuidad del modelo económico neoliberal y restándole importancia a las graves denuncias de autoritarismo, violaciones a los derechos humanos y corrupción que pesan sobre el fujimorismo. Después de ese fallido intento formó su propio partido, al que, en un revelador gesto personalista, le puso las siglas de su nombre: PPK.

Hijo de un médico alemán de origen polaco y una profesora francesa que emigraron al Perú en los años 30, Kuczynski nació en Lima, pero se educó en Europa y Estados Unidos. A los once años fue enviado a un colegio internado en Inglaterra y luego estudió economía en Oxford y Princeton. Casado con una ciudadana norteamericana, hace 30 años adoptó la nacionalidad estadounidense, país en el que ha vivido buena parte de su vida y con el que mantiene una estrecha relación de negocios. Las leyes peruanas no impiden que alguien con doble nacionalidad postule a la presidencia. Para esta campaña renunció a su nacionalidad norteamericana. Ha trabajado en organismos internacionales, como el Banco Mundial, y se ha dedicado a los negocios privados. Es un millonario promotor de inversiones y conocido como lobbista de grandes grupos económicos. Ha sido acusado de usar sus cargos públicos para favorecer los negocios de empresas a las cuales ha estado ligado. En 1968 fue acusado de ayudar desde la gerencia del Banco Central de Reserva a una petrolera norteamericana que había sido nacionalizada por el nuevo régimen militar para que pueda sacar del país 115 millones de dólares. Como ministro de Energía y Minas en el gobierno del ya fallecido Fernando Belaunde (1980-1985) dio una ley que exoneraba a transnacionales petroleras del pago de impuestos por 500 millones de dólares. En el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) fue ministro de economía y primer ministro. Desde esos cargos renegoció los contratos de explotación y comercialización del gas para priorizar su exportación antes que su uso en el mercado interno, favoreciendo de esta manera al consorcio empresarial Camisea, formado, entre otras, por la empresa argentina Techint y la norteamericana Hunt Oil, a las que ha estado vinculado. Recientemente, los Panama Papers revelaron que usó su cargo de primer ministro para recomendar a un banquero peruano que abrió compañías offshore.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.