EL MUNDO

Los puntos más conflictivos

Agricultores, ambientalistas, sindicatos y activistas antiglobalización se oponen al tratado de libre comercio de la Unión Europea con Canadá. Estos son los principales aspectos polémicos:

- Negociaciones secretas: El CETA no sólo se renegoció en secreto, sino sin la participación de los Parlamentos nacionales, dice Roman Huber, de la alemana Asociación Más Democracia. “Los Parlamentos ya no son fuerzas modeladoras, solamente pueden decir ‘Sí’ al final.”.

- Tribunales de arbitraje internacionales: Las grandes empresas pueden presentar demandas ante tribunales internacionales de arbitraje por decisiones que no les gusten, reclamar indemnizaciones que deban pagar los contribuyentes, anular leyes nacionales o imponer rebajas en los estándares de protección del medio ambiente y al consumidor.

- Cooperación regulatoria: Canadá y la UE se proponen cooperar más estrechamente en la elaboración de nuevos estándares y leyes. Muchos temen que los proyectos no deseados por las empresas puedan ser por tanto frenados por el socio comercial o las propias compañías. Se invita de hecho a las firmas a participar en la elaboración de nuevas leyes.

- Rebaja de los estándares: Ya sea en tecnología genética, seguridad alimentaria o derecho laboral, medioambiental o social, lo que se teme es que en medio del libre comercio se imponga a ambos lados del Atlántico la normativa más barata y, por tanto, peor para los ciudadanos.

- Protección del clima: Los ecologistas alertan de que requisitos importantes para la protección del clima que deben cumplir ciertas empresas sean eliminados si se considera que afectan a la rentabilidad.

- Principio de precaución: En este principio clave de la política europea se sustentan las políticas de protección de la salud, el medio ambiente, los consumidores y los alimentos. Pero este hecho no está lo suficientemente garantizado en el CETA.

- Agricultura: Los pequeños productores podrían ser aplastados. “El CETA abre la puerta a la manipulación genética”, alerta BUND, la alianza alemana para la protección de la naturaleza y el clima. Además, los campesinos opinan que no es suficiente la protección que se da a las denominaciones de origen.

- Provincias, regiones y municipios: Los críticos alertan de que se limitan sus derechos de planificación y regulación, porque los servicios privados y públicos serán liberalizados de inmediato si no se los menciona se forma expresa como excepción.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Los puntos más conflictivos
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.