EL PAíS › COMO AFECTA EL HUMO A LA SALUD

Días irritados

 Por Mariana Carbajal

El humo “no contiene concentraciones peligrosas de sustancias tóxicas”, aseguró ayer el gobierno porteño. “No es tóxico”, insistió el ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin. Pero la exposición a la humareda que en los últimos días cubre el área metropolitana –y afecta también a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos y llegó a Uruguay– puede causar efectos en las vías respiratorias, coincidieron diversos especialistas.

Irritación en los ojos, la nariz y la garganta, mayor secreción de mocos, exacerbación del asma y broncoespasmo son algunos de los cuadros asociados a la exposición aguda al humo generado por la quema de pastizales, según detalló a Página/12 el médico Carlos Luna, profesor de la Facultad de Medicina e integrante de la División Neumonología del Hospital de Clínicas. “Desde el punto de vista respiratorio ese humo es tan malo o peor que el humo de cigarrillo”, advirtió el especialista y ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Y recomendó, “tratar de exponerse lo menos posible” al humo y a las personas que tengan muchos síntomas respiratorios les aconsejó “usar un barbijo con una malla fina”. “En este momento es un problema que no se debe minimizar. Las autoridades deben tomar cartas en el asunto”, reclamó.

En los últimos días las consultas vinculadas con afecciones provocadas por la humareda aumentaron en servicios públicos y privados.

Desde el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, sin embargo, quisieron llevar tranquilidad a la población: a través de un comunicado de prensa aseguraron que “el humo presente no contiene concentraciones peligrosas de sustancias tóxicas, teniendo en cuenta las determinaciones llevadas a cabo hasta el momento”. No obstante, informaron que reforzaron los servicios hospitalarios en las zonas más afectadas y pusieron a disposición teléfonos de consulta par la población: 0800-406-2727 o 0221–429-2710. “Si bien no es tóxico, puede provocar molestias en los ojos y en el aparato respiratorio, sobre todo en personas sensibles que padezcan asma crónica, bronquitis crónica, alergias, rinitis, quienes ante el menor síntoma deben concurrir al servicio médico más cercano”, señaló el Ministerio de Salud bonaerense.

La Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño realizó mediciones de la calidad del aire. “El valor registrado hoy (por ayer) de monóxido de carbono alcanzó las 17 PPM (partículas por millón) superando los valores habituales, pero sin significar consecuencias para la salud. El valor límite admisible para el monóxido de carbono para un período de una hora es de 35 PPM”, informó el organismo.

El neumonólogo Luna explicó que “el humo producido por la quema de pastizales y residuos de cosecha tiene muchas sustancias peligrosas y es de los más dañinos. Es un combustible que contiene sustancias biológicas que se conocen con el nombre genérico de biomasa, tiene gases como monóxido de carbono, muy conocido por sus efectos perjudiciales para la salud, partículas de tamaño muy pequeño, algunas sustancias químicas muy irritantes como ácidos y aldehídos, que al tomar contacto con las vías aéreas, en una exposición aguda, producen una irritación muy importante, una alteración de los mecanismos inmunológicos que puede favorecer las infecciones, dificultades respiratorias y hasta llegar a causar edema pulmonar si la exposición es crónica. En algunos países de Latinoamérica, donde usan leña para cocinar y calefaccionarse, el problema de la contaminación puertas adentro es muy serio”, comentó Luna, que hasta hace un año y medio presidió la Asociación Latinoamericana del Tórax.

“Cualquier humo puede ser tóxico en grandes concentraciones y si se está muy cerca, pero por dos o tres días con las concentraciones que hay en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores no creo que afecte la salud. Más grave es que a algunas personas se les ocurra quemar pastos y se tengan que cerrar las autopistas, el país quede parado, y mueran personas en accidentes de tránsito”, comentó el pediatra Daniel Beltranino, del Hospital Iturraspe de Santa Fe, presidente de la Subcomisión de Salud Infantil y Ambiente de la Sociedad Argentina de Pediatría.

En el hospital oftalmológico Santa Lucía, de la ciudad de Buenos Aires, observaron un aumento de las consultas en las guardias. La médica Fernanda Suárez indicó que la humareda puede provocar “una irritación, o como máximo una conjuntivitis alérgica, por lo que no es para alarmarse”. A los afectados, dijo, se les receta un antialérgico y pueden retirarse el mismo día del lugar.

Los más afectados por el humo son las personas que sufren asma, bronquitis crónica y enfisema pulmonar, señaló el neumonólogo del Hospital Austral, Alejandro Videla. Videla recomendó mientras se mantenga el humo en el ambiente, cubrirse la nariz y la boca, por ejemplo con bufandas, y consultar a especialistas, sobre todo en el caso de padecer afecciones respiratorias. También en el Hospital Universitario Austral se incrementaron las consultas “como consecuencia de esta inhalación”.

Compartir: 

Twitter

Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.