EL PAíS › LOS MAYORES FALTANTES DE NAFTA Y GASOIL SE PRODUCEN EN EL INTERIOR

Por combustibles, a la cola

Los problemas de abastecimiento son notorios en Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Pero también lo sufren las estaciones de servicio independientes del área metropolitana. Se generó un mercado negro con el gasoil a cuatro pesos.

 Por Sebastián Premici

Tal como dijo en reiteradas oportunidades la presidenta Cristina Fernández, los problemas de este siglo –o año– serán la energía y los alimentos. A 98 días de iniciado el conflicto entre las entidades agropecuarias y el Gobierno, los inconvenientes en el abastecimiento de combustibles y alimentos se hacen sentir en diferentes puntos del país. Pero con una diferencia. Los distintos sectores consultados por PáginaI12 coincidieron en que los actuales faltantes de naftas y gasoil son previos al lockout agropecuario, aunque se intensificaron con los cortes de ruta de los últimos días. La escasez, al igual que en alimentos, afecta principalmente al interior del país, con epicentros en Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. Si bien las petroleras no reconocen que se hayan “tocado” algunos precios, desde la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra) denunciaron que en “algunos lugares del interior se aumentaron los precios sin autorización y se está expandiendo la venta de bidones de nafta, a través de un mercado negro”. Se llegó a vender el litro de gasoil a 4 pesos.

“Los diferentes cortes de ruta complican la logística. Las ciudades más complicadas para acceder son Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Los mismos cortes que afectan la llegada de la leche a las ciudades, complica la provisión de combustibles”, graficó a este diario un vocero de YPF, quien también reconoció que pueden existir algunas dificultades en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Por su parte, según indicaron desde Fecra, Petrobras, Shell y Esso están distribuyendo “en la medida de lo que pueden”. “Por una diferencia de precios originada antes del conflicto agropecuario, Shell no tiene actualmente el crudo suficiente para abastecer a todas sus estaciones”, indicó a PáginaI12 Rosario Sica, titular de Fecra.

Los problemas en el abastecimiento de combustibles tienen más de 98 días de duración pero encontraron en el conflicto agropecuario un nuevo canal para hacer lobby a favor del sector de los hidrocarburos. “Nosotros no quisimos hacer una medida de fuerza para no frenar al país. Pero si esto no mejora, no habrá más combustibles para el transporte”, agregó Sica. Sin embargo, la Asociación de Estaciones de Servicios Independientes denunció ante este medio que los problemas en el abastecimiento se deben a la especulación de las petroleras.

“No hay un problema de productividad ya que se refina el doble de combustible de lo que se necesita para consumo interno. Pero los cupos que imponen las empresas terminan regulando al sector”, señaló Manuel García, titular de esa asociación. Los cupos los establecen las petroleras en base a los consumos históricos de las estaciones de servicios (blancas) pero el panorama cambió a partir del cierre de 3000 estaciones, ocurridas en los últimos años. “El cupo no refleja la realidad. Hoy una estación puede vender hasta 200.000 litros por mes pero el cupo que dan las petroleras es de 150.000. El saldo lo exportan”, agregó García.

Frente a este escenario, Capital Federal y Gran Buenos Aires están abastecidos –aunque las empresas reconocen posibles faltantes– básicamente porque son zonas provistas por las refinerías de Dock Sud. En cambio, los principales problemas se dan en el interior del país. “El desabastecimiento de alimentos es menor pero la situación en combustibles es más grave. Acá hay mucho menos combustible que alimentos”, aseveró Adrián Fuertes, intendente de Villaguay (Entre Ríos) por el Frente para la Victoria, que asegura que hoy puede caminar tranquilo entre los 45.000 habitantes de la ciudad. “Estoy seguro que el 80 por ciento de la ciudad votó por Cristina. Ahora las cosas son diferentes”, remarcó el intendente. La imagen que se repitió este fin de semana en distintas ciudades del país fueron largas colas en aquellas estaciones de servicios con algo de combustible. Las bocas expendedoras de Rosario, Córdoba, Paraná y Resistencia, tenían faltantes del 75 por ciento, según la Confederación de Expendedores de Combustibles e Hidrocarburos. La otra imagen que se vivió fue la especulación. En Córdoba se llegó a vender el litro de gasoil en cuatro pesos y la nafta en cinco pesos, sumado a los bidones de combustibles que se empezaron a comercializar en negro, tal como informó Sica a este diario.


El petróleo sigue subiendo

El precio del petróleo alcanzó ayer nuevos records tanto en el mercado de futuros de Nueva York, donde se acercó a los 140 dólares el barril, como en el de Londres, donde superó los 139 dólares. En las primeras operaciones del mercado de Nueva York, el crudo WTI para entrega en julio subió 5,03 dólares (3,7 por ciento), hasta el record de 139,89 dólares el barril. De todos modos, al cierre de las operaciones la cotización fue de 132,61 dólares. Esta nueva escalada fue atribuida a la renovada tendencia bajista del dólar frente al euro, que fomenta las inversiones en commodities como refugio ante la inflación. A eso se suman inversiones especulativas en busca de altas rentabilidades. El secretario de Energía de Estados Unidos, Samuel Bodman, pidió ayer una mayor producción de crudo por parte de Arabia Saudita. Un alza de “300 mil a 500 mil barriles podría ser un gesto significativo”, señaló.

Compartir: 

Twitter
 

En Rosario se vieron largas filas de vehículos esperando para cargar combustibles.
Imagen: Alberto Gentilcore
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.