EL PAíS › CON ESCASOS CORTES DE RUTA, LOS RURALISTAS CONTINúAN CON SUS PROTESTAS

Un lockout de baja temperatura

En el tercer día de protesta, los productores mantuvieron la suspensión de envíos de ganado y granos. La FAA espera precisiones sobre las medidas que prepara el Gobierno para el sector. Hoy habrá una asamblea en Gualeguaychú y un tractorazo en La Pampa.

Los productores agrarios que responden a la Mesa de Enlace cumplieron su tercer día de lockout, con escasos cortes de ruta. Los ruralistas siguen sin enviar ganado vacuno en pie a los mercados, ni granos a las industrias, ni a los puertos. Para hoy a la mañana, la asamblea de productores de Gualeguaychú hizo nuevamente un llamado a productores y autoconvocados para resolver cómo seguirá la metodología de protesta. Mientras, en La Pampa, habrá un tractorazo. Las medidas que prepara el Gobierno para atender la situación rural (sobre las que informó ayer este diario) y por la emergencia financiera internacional generaron expectativas. “Hay que ver cuál es el paquete de medidas”, dijeron ayer en la Federación Agraria Argentina.

A pesar del buen tiempo, el nuevo lockout patronal siguió durante el fin de semana sin elevar la temperatura. Ayer, las protestas más importantes estuvieron reducidas a la provincia de Santa Fe, con focos en Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa y Córdoba. En las rutas no hubo cortes completos ni piquetes. En la mayor parte circularon autos y también micros, aunque no pasaron los camiones cerealeros y con ganado en pie. Una de las zonas más afectadas por esa parálisis son las 22 terminales portuarias santafesinas ubicadas entre Timbó y Arroyo Seco.

Ese es quizás uno de los efectos principales de la nueva protesta del campo. Aunque no hubo cortes, ni piquetes, la medida impide la comercialización de productos de aquellos que quieren seguir con las ventas. Así sucedió durante el primer semestre del año con la primera protesta. Detrás de esos bloqueos se dispararon los paros de los camiones cerealeros, de los trasportistas de alimentos, creció el fantasma del desabastecimiento y subieron los precios. Ahora, los ruralistas no dicen si llegarán hasta ese punto. De momento le piden al Gobierno una nueva baja en las retenciones, aumentos en los precios de la leche, carne y trigo, y la eliminación de los controles que ejerce el Estado a través de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). A la lista de reclamo agregan una crítica: que el Gobierno no los escuchó.

“Ni el más optimista de nosotros cree que terminados los seis días (de paro) va a conseguir el manual del tambero feliz y el librito del ganadero complaciente”, dijo Hugo Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA). El último conflicto terminó con el fracaso de la ley de retenciones móviles en el Congreso y la derrota del proyecto oficial. “Nosotros no habremos ganado nada –dijo Biolcati–, pero ellos perdieron muchísimo.”

Según lo previsto, la protesta terminará este miércoles con dos actos. En San Pedro se reunirán los productores y en Buenos Aires habrá un abrazo al Congreso. Pero algunas cosas todavía pueden cambiar. Una clave está en la decisión que adoptará la asamblea de hoy en Gualeguaychú encabezada por el presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, el mediático Alfredo De Angeli, cuyas decisiones generalmente generan tendencia. Pero otra pista la dio ayer el vicepresidente de esa federación, Pablo Orsolini, proclive a volver a los canales de diálogo. Según dijo, los dirigentes de la Mesa de Enlace están “abiertos al diálogo” y destacó que para levantar la protesta “hay que ver cuál es el paquete de medidas” del Gobierno. Para Orsolini, en la administración kirchnerista “tienen los números, pero se hacen los distraídos” con los reclamos realizados por el campo, y advirtió que el Gobierno “deberá empezar a poner un poco más de atención”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.