EL PAíS › LA CONVENCIóN DE LA UCR NO PUSO LíMITE PARA REGULARIZAR LOS DISTRITOS

Sin plazos para intervenir

La conducción del partido logró dejar indefinido cuándo debe normalizarse la dirección de las filiales intervenidas. El proceso podría iniciarse en Mendoza y Río Negro, pero se demoraría en Corrientes, Santiago del Estero y Tucumán. El reclamo de Cobos.

 Por Sebastian Abrevaya

Por fuera de la situación del vicepresidente Julio Cobos y de la reforma de la Carta Orgánica, en la Convención Nacional de la UCR hubo un fuerte debate sobre la situación de los distritos intervenidos por el Comité Nacional. En principio se pedía establecer una fecha límite para regularizar la situación, pero finalmente la conducción del partido logró estampar en la letra del documento aprobado por consenso que los procesos se lleven adelante “a la brevedad”. Con esa ambigüedad, los plazos pueden extenderse en el tiempo y hasta ahora sólo hay dos provincias que están en condiciones de iniciar la normalización partidaria: Río Negro y Mendoza. En las otras tres por ahora reina la incertidumbre.

“Todo depende de la situación política de cada una”, argumentaron desde la conducción para explicar por qué no se colocó una fecha. El conflicto, dicen, está en aquellos que resistieron los tiempos de malaria dentro del partido y ahora no quieren ceder espacio a los que huyeron cuando vieron que el barco tambaleaba. “Los que vuelven tienen que saber que hay partido porque hubo quienes nos quedamos para cuidarlo”, les había lanzado Gerardo Morales durante su informe en la convención realizada este fin de semana en Córdoba.

Desde la cúpula partidaria, aseguran que Río Negro es el distrito que primero podría normalizarse. El presidente del partido local, el senador Pablo Verani, fue una figura clave en las negociaciones de Mina Clavero por su participación como representante de la mesa chica del cobismo. “El problema es el gobernador Miguel Saiz –admiten desde la conducción del partido– porque sigue haciéndole el juego al Gobierno para que diga que la Concertación Plural está en pie.” Entre Verani, cercano a Cobos, y Saiz, cercano al kirchnerismo, hay un delicado equilibrio que se apoya en la confrontación con la cúpula radical que les intervino el distrito en 2007. Pero las gestiones de Verani para regularizar la situación rionegrina parecen dar resultado y, probablemente, haya elecciones internas en los próximos meses.

Quizás el caso más significativo sea el de Mendoza, la provincia del vicepresidente. Muchos radicales no le perdonan haber colaborado en la pérdida de la provincia en manos del peronismo. Además, en Mendoza se renuevan legisladores locales y senadores y diputados nacionales. El jefe del bloque de senadores, Ernesto Sanz –que termina ahora su mandato–, había iniciado negociaciones con el cobismo para reunificar las estructuras, pero por ahora no tuvo éxito debido a las trabas del principal operador de Cobos, el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo. Otra figura saliente del oficialismo mendocino es Víctor Fayad, quien logró para el radicalismo la intendencia de Mendoza capital. Roberto Iglesias, ex presidente de la UCR y ex gobernador, es otro con quien deberán dirimir sus internas los cobistas. Según cálculos oficiales, podría concretarse un acuerdo en abril próximo.

En Corrientes, la normalización está muy lejos por ahora. Los primos Colombi, ambos radicales, están duramente enfrentados. Arturo es el gobernador, fue K y ahora es cobista. Ricardo se mantuvo fiel a la UCR y acompañó la candidatura Lavagna-Morales. “Así, vamos a perder la provincia en manos del PJ”, les reprochan desde el Comité Nacional.

La situación de Santiago del Estero es la peor de todas. El gobernador, Gerardo Zamora, tiene que revalidar su mandato en noviembre y es uno de los radicales más fieles a la Casa Rosada. En la UCR anticiparon que van a presentar un candidato propio, José Luis Zavalía, para enfrentar a Zamora. Por lo bajo, dicen que hay un promesa del gobernador de rever el acuerdo con el Gobierno después de las elecciones provinciales de este año.

“José Alperovich nos cooptó el partido”, cuestionó la cúpula radical. Tucumán seguirá bajo el mando del interventor, José Cano, férreo opositor al gobernador peronista y posible candidato por el radicalismo a diputado o senador nacional.

Compartir: 

Twitter
 

Leopoldo Moreau, Gerardo Morales e Hipólito Solari Yrigoyen, en la convención de Mina Clavero.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.