EL PAIS › EL PARTIDO ENCUENTRO ABRIO LOCALES EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Sabbatella ensaya tangos

Con la idea de empezar a aglutinar el espacio de centroizquierda y ofrecerle batalla al macrismo, el intendente de Morón y diputado electo por Buenos Aires organiza su pata porteña. La campaña de firmas contra el Fino Palacios, un ensayo de unidad.

Las piezas se siguen acomodando después del resultado de las últimas elecciones. Este fin de semana, el sabbatellismo dio un paso más en su armado de un proyecto nacional al elegir las autoridades del Encuentro en la ciudad, versión porteña del partido nacido en Morón y ya proyectado a toda la provincia de Buenos Aires, donde el 28 de junio consiguió el cuarto puesto y dos bancas en el Congreso.

“Esto es parte del objetivo que nos dimos hace muchos años”, celebra Martín Sabbatella, diputado electo y fundador del espacio. Tras haber sumado más de 400 mil votos en el principal distrito electoral (casi tantos como los que obtuvo Pino Solanas en Capital), el Partido Encuentro se institucionalizó en la ciudad de Buenos Aires con el objetivo de tender lazos con otras fuerzas de centroizquierda. “Hay que construir una fuerza progresista y popular por fuera del bipartidismo”, explicó a Página/12 el intendente de Morón.

“Es inexorable hacer una propuesta común en 2011 para terminar con el autoritarismo de Macri –coincidió el flamante titular del Encuentro en la Ciudad, José Campagnoli, en diálogo con este diario–. Una propuesta que sea seria y responsable para dar cuenta de las demandas sociales de la ciudad.”

Elegido por los casi 200 militantes que se juntaron en un plenario el sábado por la tarde, Campagnoli ya se había destacado en la campaña de recolección de firmas en contra de la designación de Jorge “Fino” Palacios al frente de la Policía Metropolitana. Justamente, sostiene, el nivel de coincidencia y coordinación de todo el espectro progresista porteño para articular esa campaña es una de las señales de que es posible soñar con “un Frente Amplio, pero de choripán y vino, con un color bien local”.

“Un frente que se va construyendo una identidad propia, donde hay un paraguas que contiene, pero en el que las fuerzas políticas que lo integran no pierden su historia, su identidad, ni su espacio propio”, se ilusiona Campagnoli.

“Creo que en la provincia el Nuevo Encuentro ha sido un paso importante para eso –ejemplifica Sabbatella–. Pero somos conscientes de que todavía no estamos todos: son más los que faltan por sumar que los que ya están adentro.” Entre ese contingente de voluntades a sumar aparecen tanto grupos que se movieron en la oposición como también algunos sectores del kirchnerismo. “Hay hombres y mujeres y espacios políticos que hacen experiencias cercanas a los partidos tradicionales, con los que no coincidimos en la estrategia, pero a quienes les reconocemos lo genuino de su búsqueda”, amplió.

“Si hay que construir una propuesta progresista en la ciudad, hay fuerzas que no pueden no estar. No pueden no estar Pino, el SI, la CTA, así como tampoco pueden faltar Filmus o los Libres del Sur. La enseñanza de las últimas elecciones es que ninguno puede solo. Hay dos cosas que serían gravísimas: no unirse y no prepararse para gobernar”, explicó Campagnoli.

–¿Cree que el centroizquierda no está preparada para gobernar la ciudad?

–El progresismo de la ciudad debe hacer una autocrítica profunda: cuando tuvo que gobernar, la verdad que dejó muchas cosas sin hacer e hizo otras que están mal. No se puede hacer un gobierno continuista, en el que no hubo un quiebre y si hubo, no se notó. Nosotros pudimos demostrar en Morón que se puede gobernar de una forma distinta.

–¿En dónde reside esta diferencia?

–Debemos construir una propuesta seria y responsable que pueda dar cuenta de las demandas sociales de la ciudad. Debemos hacer una profunda reivindicación del rol de la militancia: no se puede gobernar sin una organización política. Por eso creo que hay que combinar laburo de base y diálogo con la sociedad. No basta con algún dirigente que sobresalga o tenga cierta presencia mediática, hay que construir una alianza estratégica social entre los sectores populares, medios e intelectuales, que permita avanzar en los cambios que se requieren. Hay que ganar una batalla cultural: para enfrentar a los sectores concentrados no alcanza con tener razón, hay que construir mayoría y tener anclaje en las bases.

–En los últimos días circuló la versión de que Martín Sabbatella podría evaluar ser candidato a jefe de gobierno en 2011. ¿El acto del fin de semana forma parte de ese plan?

–No, de ninguna manera. Sabbatella no va a ser candidato a jefe de gobierno en 2011.

–¿Por qué eligieron este momento para lanzarse en la ciudad?

–Hay una situación de debilidad del macrismo que quedó reflejada en los resultados electorales, donde jugaron su mejor carta y sacaron 15 puntos menos que en las elecciones anteriores. Yo creo que se rompió la luna de miel de la sociedad porteña y Macri, y hay una necesidad fuerte de que el progresismo presente una propuesta creíble y sensata en 2011 para recuperar la ciudad. Nosotros venimos armando el partido en la ciudad desde hace un par de años, pero no nos presentamos a las últimas elecciones porque no queríamos colaborar con la atomización del progresismo. Pero la vocación de Encuentro en la ciudad es crecer y desarrollarse con una profunda vocación de unidad. Es inexorable hacer una propuesta común en 2011 para terminar con el autoritarismo de Macri.

Informe: Nicolás Lantos.

Compartir: 

Twitter
 

El intendente de Morón, Martín Sabbatella, obtuvo 400 mil votos en la provincia de Buenos Aires.
Imagen: Martín Acosta
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.