EL PAíS › EL RECTOR HALLU ASUMIó SU SEGUNDO MANDATO EN MEDIO DE UNA PROTESTA ESTUDIANTIL

Estreno con incidentes en la UBA

Las agrupaciones universitarias se manifestaron en Derecho para reclamar el cese de las causas contra dirigentes estudiantiles. El acto de asunción debió cambiar de sala. Hallu acusó a la FUBA de no estar integrada “por estudiantes, sino por militantes de partidos”.

 Por Julián Bruschtein

En un escenario repetido, el rector de la UBA, Ruben Hallu, asumió un nuevo mandato ayer mientras grupos de estudiantes movilizados rechazaban su gestión. La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) ingresó al salón de actos de la Facultad de Derecho y denunció que Hallu fue elegido en diciembre en una “asamblea ilegítima”. El acto de asunción se trasladó al Aula Magna y, allí, el rector recordó que fue “votado por el 60 por ciento de la asamblea universitaria” y acusó a la FUBA de no estar integrada “por estudiantes, sino por militantes de partidos”.

Estaba todo preparado para comenzar el acto a las 11. Los invitados se encontraban en sus asientos, el rector Hallu presidía la mesa central, cuando pasados 15 minutos de la hora indicada los estudiantes de izquierda e independientes nucleados en la FUBA lograron llegar hasta las gradas superiores del salón. “Yo no lo voté, yo no lo voté”, cantaban al unísono los alumnos entre las banderas rojiverdes de La Mella, las rojas del Partido Obrero y el PTS y las celestes del Movimiento Universitario Sur, mezcladas con las de los centros de estudiantes y la FUBA. Los bombos y los megáfonos de los estudiantes consiguieron disparar la respuesta de la agrupación Nuevo Espacio (ex Franja Morada), que se encontraba en las gradas del recinto y también acusó a los miembros de la FUBA de no ser estudiantes, sino “piqueteros”.

Flanqueado por el secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern; la vicerrectora de la UBA, Beatriz Guglielmotti, y el secretario general de la universidad, Carlos Más Vélez, el rector Hallu se mantuvo en su lugar mientras una consejera estudiantil –acompañada por otras dos estudiantes– se acercaba hasta la mesa con un cartel que decía: “Basta de perseguir a los estudiantes que luchan” –en referencia a las causas judiciales abiertas a distintos dirigentes estudiantiles–. La consejera le recriminó el mismo punto al rector y se subió a la mesa desde donde mostró el mensaje a los invitados. Sentados entre el público se pudo ver al secretario de Gestión Pública, Juan Manuel Abal Medina; al viceministro de Desarrollo Social, Carlos Castagneto; al subsecretario general de la Presidencia, Gustavo López, e intendentes como el de Tigre, Sergio Massa. Fue notoria la ausencia de representantes o algún saludo escrito del gobierno de la ciudad.

Cuando la situación se tornó irreversible, los invitados y gran parte del público se trasladaron al Aula Magna de Derecho para concretar el acto de reasunción. “Pido perdón y me avergüenza lo que sucedió”, fueron las primeras palabras que Hallu pronunció luego de que Dibbern señalara que ratificaba “la convicción de continuar con la normalización de la vida universitaria y de sus claustros”. Hallu cargó nuevamente contra los estudiantes, a quienes recordó que “costó muchísimo conseguir la democracia, pero pareciera que grupos que se dicen de izquierda y son funcionales a la derecha, que oprimió a este país y produjo desaparecidos, no están conformes”. Calmados los ánimos y ya con su segundo mandato en marcha, el rector aseguró que “esta universidad organizó este acto porque cree que es un deber rendir cuentas a la sociedad de lo que hemos hecho en estos años y lo programado para los próximos cuatro, porque esto hace a la transparencia”.

Mientras, en el recinto, los estudiantes continuaban con sus cánticos y un grupo de trabajadores no docentes del gremio Apuba se subía al escenario con remeras blancas con la inscripción “el último rector elegido sin el voto no docente”. Apuba reclama que los trabajadores tengan voz y voto en los órganos de cogobierno académico –por ahora sólo tienen voz–, algo que lograrían cuando se reformen los artículos referidos al tema en el estatuto de la UBA, una de las cuestiones que quedaron pendientes para la nueva gestión de Hallu. A modo de despedida, la FUBA se retiró cantando: “Qué cagazo, qué cagazo, hoy te copamos Derecho, mañana el rectorado”, anticipando una nueva movilización (ver aparte).

Compartir: 

Twitter
 

Una consejera estudiantil se paseó sobre la mesa con un cartel, delante del rector.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.