EL PAíS › CóMO SIGUE EL TRATAMIENTO DE LA LEY DE MATRIMONIO GAY EN EL CONGRESO

El Senado se toma su tiempo

El proyecto aprobado en Diputados será evaluado primero en la Comisión de Legislación General, que preside la peronista Negre de Alonso, del Opus Dei. Recién llegaría al recinto en julio. Cobos y otros sectores se oponen a habilitar la adopción para parejas homosexuales.

 Por Sebastian Abrevaya

La ley de matrimonio homosexual deberá esperar hasta que termine la pasión mundialista para ser tratada por la Cámara de Senadores. A pesar de que en Diputados el proyecto fue sancionado la semana pasada, los más importantes referentes del Senado adelantaron que será poco probable que llegue al recinto antes de julio, una vez finalizado el Campeonato Mundial de Fútbol. El viernes pasado se realizó el giro a la comisión de Legislación General, que deberá estudiar previamente la media sanción. Aunque una parte de los senadores todavía no tiene definida su posición, entre el resto la situación está mucho más pareja que en Diputados y más tendiente a su rechazo. Al igual que el vicepresidente, Julio Cobos, un importante sector de legisladores se manifestaron a favor de la unión civil y no de la ley de matrimonio, que implica la posibilidad de adopción.

El Frente para la Victoria y la UCR, así como la mayoría de los bloques políticos del Senado, otorgaron libertad de acción a sus integrantes para decidir su voto. Como es costumbre en estos temas, cada legislador definirá sin obedecer a lo que indique su pertenencia partidaria. Así es como los jefes de bancada, el kirchnerista Miguel Pichetto y el radical Gerardo Morales, adelantaron su respaldo a la iniciativa, mientras que muchos de sus compañeros anticiparon su rechazo.

El viernes finalmente se definió que la media sanción de Diputados tendrá un solo giro: a la Comisión de Legislación General. Su presidenta es la peronista puntana Liliana Negre de Alonso, miembro del Opus Dei y mano derecha de Adolfo Rodríguez Saá. La senadora está abiertamente en contra de la iniciativa, por lo que fuentes parlamentarias auguraban un largo tratamiento en su comisión, con audiencias públicas y un prolongado debate. Negre de Alonso dijo que “garantizará” la incorporación de la iniciativa a la agenda, aunque eso no significa que no se demorará su llegada al recinto.

El proyecto tomará estado parlamentario durante la sesión próxima, el 19 de mayo, tras ser aprobada el miércoles en Diputados con 125 votos a favor, 109 en contra y 6 abstenciones. En aquella votación fue clave la posición de fuerzas de centroizquierda, que aportaron unos 28 votos, algo que no podría repetirse en el Senado dada la ausencia de terceras fuerzas.

La diferencia central y común de varios legisladores con la media sanción es la posibilidad de adoptar por parte de una pareja homosexual. Precisamente, el vicepresidente Cobos, que sólo votaría en caso de empate, adelantó que está a favor de la unión o enlace civil, pero no de la adopción.

En los distintos bloques que conforman el PJ disidente prima la postura en contra, mientras que los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini están a favor, al igual que el único legislador socialista, Rubén Giustiniani. En la bancada del oficialismo (32 miembros), la situación parece estar más pareja, mientras que en la UCR (16 senadores) hay una mayoría a favor del rechazo. El ex presidente Carlos Menem, ausente en la última sesión, presentó un proyecto para convocar a una consulta popular no vinculante, ya que considera que el tema excede el mandato popular conferido a los senadores.

Como representantes del pueblo de las provincias, la Cámara alta es en su esencia un cuerpo legislativo más tradicional que la Cámara baja. Fuentes parlamentarias remarcaban la fuerte influencia de la Iglesia Católica en ciertos distritos.

Desde el Poder Ejecutivo, Cristina Fernández aún no se pronunció, mientras que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, pidió que la iniciativa se apruebe en el Senado tal como vino de su Cámara de origen.

De ser rechazada, la iniciativa volverá a Diputados, donde para insistir con la redacción original deberán conseguir los dos tercios de los votos. Sin duda algo imposible de alcanzar dados los resultados de la votación anterior.

Compartir: 

Twitter
 

La propuesta que ya pasó por la Cámara baja tendrá un trámite más complicado entre los senadores.
Imagen: Daniel Dabove
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.