EL PAíS › EL GOBIERNO DE MACRI NO CONTEMPLA EN SU PRESUPUESTO EDUCATIVO UN INCREMENTO PARA LOS MAESTROS

“No prevé pauta de aumento salarial”

Lo admitió el ministro Esteban Bullrich al detallar ante la Legislatura las previsiones presupuestarias del área a su cargo para el 2011. Explicó que los salarios docentes de la ciudad son de los más altos del país. Recibió múltiples críticas de los opositores.

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, debió ayer sortear un difícil escollo defendiendo el presupuesto del 2011 para su cartera, ante las preguntas de los legisladores opositores en el marco de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Legislatura. El reclamo salarial de los docentes, el control de los subsidios a escuelas privadas, las críticas al programa escolar de educación sexual y la venta de terrenos fiscales para solventar mejoras edilicias fueron los principales cuestionamientos. “La ciudad tiene uno de los salarios docentes en bruto más alto del país en promedio”, se defendió Bullrich, que prometió hacer llegar a los diputados información detallada sobre los planteos que no llegó a satisfacer.

El encuentro comenzó pasadas las 9 y se prolongó por casi cinco horas en el salón Intersecretarías de la Legislatura, colmado de asesores y representantes de los gremios. Bullrich comenzó haciendo foco en los números: el presupuesto previsto para el año que viene en educación será de 6746 millones de pesos, “lo que implica –dijo– un crecimiento del 23 por ciento respecto del 2010”. “Estamos incorporando 190 mil computadoras para la primaria y consideramos que éste es un presupuesto histórico por la inversión tecnológica y la cantidad de obras que realizaremos en el sur de la ciudad”, agregó el funcionario. Luego expusieron la subsecretaria de Inclusión Escolar, Ana María Ravaglia, y el subsecretario de Gestión Económica, Financiación y Administración, Enrique Terzano. Durante su exposición, Bullrich explicó las prioridades de su área para el 2011. Allí destacó “una mayor inclusión educativa” y “de la familia”, fundamentalmente en el nivel inicial; la “entrega de una netbook por alumno” y “el plan de infraestructura escolar”. También sostuvo que otro de los ejes de su gestión será “seguir mejorando las condiciones laborales de los docentes”, aunque reconoció que la partida de fondos para su sector “no prevé pauta de aumento salarial”, durante el año que viene.

El primero en salir al cruce del ministro fue el diputado kirchnerista y gremialista de Ctera Francisco “Tito” Nenna, que criticó la falta de previsión para un incremento de haberes, a la vez que remarcó que al 30 de septiembre sólo se había ejecutado el 65 por ciento del presupuesto del área para 2010. “La ciudad tiene uno de los salarios docentes en bruto más alto del país en promedio”, aseguró Bullrich en otro tramo. Nenna también le apuntó a Terzano sobre el aumento en más de un tres mil por ciento de los fondos destinados a “mitigación de riesgo en infraestructura”. “Sólo el reemplazo de vidrios asciende a 100 millones de pesos –indicó el ministro al asegurar que fue la Legislatura la que aprobó la Ley de Escuelas Seguras que obligó a ampliar esa partida–. Por ley tenemos que terminar antes del 2011 y hay que paliar los retrasos, por eso se ejecuta todo de una”, contraatacó Bullrich.

En tanto, la ibarrista María Elena Naddeo le reprochó que el programa de educación sexual “no tiene metas” previstas y que “alcanzó sólo a doce escuelas” este año. “Es una lágrima, una miseria”, remarcó. El ministro intentó defender su implementación, pero no logró ser preciso con la cantidad de escuelas que pudieron acceder al programa. Naddeo insistió también en un tema que reiteraron varios legisladores: la ausencia de un control y de un seguimiento a los subsidios que se otorgan a escuelas de gestión privada que cobran elevadas cuotas mensuales a sus alumnos. El funcionario afirmó que el cálculo para esos incentivos estaba disponible vía Internet con el nombre de las instituciones y los montos, pero al cierre de la reunión esa información no estaba cargada en la web oficial. Durante casi todo el encuentro, el presidente de la comisión, el macrista Alvaro González, procuró interrumpir cualquier pregunta incómoda para Bullrich. Lo mismo hizo ante los cuestionamientos que se repetían en torno de la venta de los terrenos en Catalinas que el gobierno de la ciudad hizo para solventar el gasto en infraestructura escolar. Hasta intentó responder por el ministro en algunas oportunidades. Por su parte, el referente de Diálogo por Buenos Aires, Aníbal Ibarra, criticó además que la ciudad se hubiera endeudado “al 12 por ciento en dólares” para realizar nuevas obras. El nombre del espía Ciro James se coló en la discusión cuando Ibarra descubrió que en los convenios establecidos dentro del programa Escuelas Verdes estaba prevista la cooperación de la Universidad de La Matanza, en el ojo de la tormenta por el escándalo de las escuchas. “No conozco ese convenio –se sinceró Bullrich–, me comprometo a estudiarlo”, concedió, entre otros detalles que prometió hacerles llegar a los legisladores, ya que no los llevaba consigo.

La oposición, entre las intervenciones de los cívicos Diana Maffía y Sergio Abrevaya, Delia Bisutti y Laura García Tuñón, de Proyecto Sur, planteó también el incremento en los recursos para los comedores escolares y para las cooperadoras, además del seguimiento del destino de las computadoras destinadas a los alumnos.

Informe: Gabriel Morini

Compartir: 

Twitter
 

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, no tuvo un paso sencillo por la Legislatura porteña.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.