EL PAIS › LA BIOGRAFIA DE LAURA BONAPARTE, UNA MADRE DE PLAZA DE MAYO

“Coherencia en la vida y en la acción”

La historia de la Madre de Plaza de Mayo fue reconstruida en varias entrevistas. El libro fue presentado en la Biblioteca Nacional en el marco del Encuentro Latinoamericano del Libro Social y Político.

“ Coherencia en la acción política, en la solidaridad, en el psicoanálisis, en los derechos humanos, en la amistad y en este relato de su vida que reunió Claude Mary sobre Laura Bonaparte conforman un testimonio cuya conmovedora serenidad ha de servirnos para ser mejores como seres humanos”, señaló la escritora Tununa Mercado al presentar el libro Laura Bonaparte, una Madre de Plaza de Mayo contra el olvido, de Marea Editorial. La presentación se realizó el viernes a la noche en la sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional, como parte de las actividades del Encuentro Latinoamericano del Libro Social y Político del Bicentenario. Y en el panel también estuvieron el periodista Luis Bruschtein, hijo de Laura Bonaparte, y la autora del libro, Claude Mary.

Con la sala llena y la presencia de Marta Vázquez, Haydé Casteló y Carmen Lapacó, de Madres de Plaza de Mayo, y Cristina Muro en representación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, Tununa Mercado, que llegó al acto con un brazo en cabrestillo por una fractura reciente, leyó el prólogo que escribió para el libro, y luego una poesía de T. S. Eliot, que Laura Bonaparte eligió para dar algunas de sus charlas sobre derechos humanos y que Claude Mary también incluyó en el libro.

La autora recordó los aportes de Laura Bonaparte a la lucha por los derechos humanos y señaló que fue una de las que comenzaron la campaña internacional para que se declarara delito de lesa humanidad a la desaparición forzada de personas. La representante de Familiares apuntó también que Laura Bonaparte fue la que interpuso un recurso judicial para impedir que se privatizara el predio de la ESMA y que fue la primera Madre de Plaza de Mayo que ingresó a ese predio, aun cuando todavía estaba la Armada.

De la misma manera, Claude Mary reseñó el trabajo realizado por Laura Bonaparte en la Operación Santuario en los años ’70 y como observadora de Amnistía Internacional en campos de refugiados en El Salvador y en la frontera con Guatemala, durante la guerra en Centroamérica, mientras estaba exiliada en México. Más tarde viajaría al Líbano para expresar su rechazo a las violaciones a los derechos humanos realizadas por la invasión del ejército israelí. Y también a Bosnia para solidarizarse con las mujeres musulmanas, cuyas familias habían sido víctimas de la política de exterminio étnico de serbios y croatas.

Luis Bruschtein, subdirector de Página/12, destacó la sensibilidad ante la injusticia que siempre animó a su madre. Recordó que su abuelo, Guillermo Bonaparte, era presidente de la Suprema Corte de Entre Ríos y que renunció cuando la provincia fue intervenida tras el golpe del ’43 por un militar antisemita. “No son los ancestros los que señalan caminos –había leído Tununa Mercado– y no es esa metafísica lo que se desprende del relato de Laura Bonaparte, pero no se puede soslayar que hubo allí, en el pasado, unas figuras fuertes, mujeres que enfrentaban situaciones difíciles y que lo hacían con la dignidad de su estirpe: criollas aguerridas y patriotas.”

Al retomar esa frase, Bruschtein afirmó que muchas de las historias familiares las había conocido al regreso de su exilio. “Mi madre no habla mucho de esas historias, a veces recordaba cuentos de su abuela de la época de las guerras civiles, pero después me enteré de que un tátaratátarabuelo, el brigadier general Enrique Martínez, participó a los 16 años en la defensa de la ciudad durante las Invasiones Inglesas y fue parte del estado Mayor del Ejército de los Andes; que su bisabuelo, o sea mi tátarabuelo, el primer Bonaparte que llegó a la Argentina, fue oficial de la montonera del general López Jordán; que su abuelo fue senador en Santa Fe y uno de los fundadores del socialismo en Argentina y que su padre fue candidato junto a Alfredo Palacios.” Y agregó que de esta manera “me sorprendió que de repente podía hacer una lectura de la historia de este país en clave familiar, más ella como Madre de Plaza de Mayo en su generación y el compromiso político de los ’70 encarnado en mis hermanos, y también en mí”.

Informe: Mauricio Conti.

Compartir: 

Twitter
 

La autora Claude Mary, Luis Bruschtein y Tununa Mercado.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.