EL PAíS › FLORENCIO RANDAZZO SE REUNIó CON LOS JUECES ELECTORALES

Otro paso hacia las primarias

El ministro del Interior se comprometió a girar los recursos necesarios para acelerar la digitalización de los padrones. Reiteró que las internas serán el 14 de agosto y que el escrutinio será rápido, con lo que no habrá problemas para hacer campaña presidencial.

 Por Raúl Kollmann

El gobierno nacional y la Justicia Electoral sentaron ayer las bases para que se concreten las internas abiertas y obligatorias de todos los partidos el 14 de agosto de 2011. El punto central de la organización es el padrón digitalizado, que fue una prioridad en el diálogo que ayer mantuvo el ministro del Interior, Florencio Randazzo, con los integrantes de la Cámara Nacional Electoral y con los jueces electorales de casi todos los distritos del país. Randazzo se comprometió a girar los fondos para acelerar el proceso de digitalización y también para superar el mayor obstáculo que presenta el cronograma electoral: el poco tiempo que hay entre las internas del 14 de agosto y las presidenciales del 23 de octubre. “Con el personal necesario se puede perfectamente hacer el escrutinio definitivo de las internas en forma rápida, con lo cual se contará con el suficiente tiempo para hacer campaña de cara a la presidencial”, les dijo Randazzo a los magistrados.

El encuentro de ayer se hizo en el edificio de la Cámara Nacional Electoral, en la calle 25 de Mayo, y fue presidido por los tres integrantes de ese cuerpo: Santiago Corcuera, Alberto Dalla Via y Rodolfo Munné. Estaban presentes los jueces electorales de casi todas las provincias. Faltó Manuel Blanco, de Buenos Aires, que está enfermo, y María Servini de Cubría, de la Capital Federal. La magistrada envió a su secretaria letrada Daniela Zayal, que tiene a su cargo buena parte del trabajo del juzgado electoral porteño.

Randazzo quiso dejar en claro que el gobierno nacional nunca pensó en suspender o cambiar la realización de las internas abiertas. “Hay una ley votada por el Congreso en diciembre del año pasado y la única forma de cambiar algo es que se vote una ley distinta, algo que no va a ocurrir –les dijo Randazzo a los magistrados–. Por lo tanto, pondremos todo lo necesario para que el proceso se concrete de acuerdo con lo establecido por la ley, el 14 de agosto y el 23 de octubre.”

Uno de los cambios más importantes es que la Cámara quedó ahora a cargo del padrón electoral, algo que antes estaba en manos de los jueces de cada distrito. Sin embargo, en el proceso los magistrados tienen mucha importancia, porque toda novedad –incorporación de una persona al padrón, fallecimiento, cambio de dirección– es enviado por la Cámara a los juzgados electorales de cada distrito y éstos tienen que dar el conforme a la novedad. Incluso, un juez de un distrito puede ordenar una inspección física para ver si el ciudadano vive donde dice. El grueso del padrón estaba en fichas y ahora pasó a estar en soporte magnético y esta carga es la que requiere de más personal y más fondos para que las cosas estén listas a tiempo. La transferencia de dinero y el presupuesto correspondiente serán motivo de diálogo entre el gobierno nacional y la Corte Suprema, el cuerpo que está a la cabeza del sistema judicial.

Para exhibirles a los jueces las novedades del proceso de digitalización, Randazzo los acompañó al nuevo centro del Registro Nacional de las Personas (Renacer), donde verificaron cómo se hace la carga de datos del ciudadano que se hace el nuevo DNI.

En un breve diálogo que el ministro mantuvo con los periodistas a la salida de la reunión, ratificó los términos de la ley:

- Todos los partidos deberán participar de las internas abiertas. Aun los que tengan un candidato único.

- Para que cualquier candidato pueda participar de la elección general tiene que haber sacado el uno y medio por ciento del total de votos emitidos.

Desde el punto de vista político y por lo que se sabe, el oficialismo quiere que las internas abiertas se hagan sí o sí, dado que eso le permitiría incorporar, tal vez como listas internas de oposición, a sectores que no son kirchneristas, pero que aceptarían participar en la primaria del Partido Justicialista. Tal podría ser el caso de Carlos Reutemann, de otros integrantes del Peronismo Federal e incluso de intendentes del Gran Buenos Aires que no están muy alineados con el oficialismo. También se dice que la UCR quiere el proceso de internas abiertas porque es la forma que tendría para dirimir las candidaturas de las corrientes que hoy conviven en el radicalismo. Es más, ahora parece cantado que no sólo Ricardo Alfonsín y Julio Cobos serán candidatos: el senador Ernesto Sanz también estaría en la grilla de partida.

De igual manera, el mecanismo les permitiría a los partidos más grandes solucionar la convivencia de candidatos distintos a diputados, senadores y, sobre todo, a intendentes y concejales, terrenos en los que siempre hay disputas distritales. Todo se zanjaría a través de la interna.

En la Cámara Nacional Electoral afirman que puede haber algún fallo en el que se cuestione algún aspecto de la ley, pero que el proceso de internas abiertas avanza y da toda la impresión de que se concretará en agosto como prevé la ley.

Compartir: 

Twitter
 

Florencio Randazzo con los jueces, en la sede de la Cámara Nacional Electoral.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.