EL PAíS › MARCHAS Y RECLAMOS A CUATRO AñOS DEL CRIMEN DE CARLOS FUENTEALBA

“No tendría que haber sucedido”

Para recordar al maestro asesinado por la policía en Neuquén hubo actos en esa provincia y en Capital, además de actividades en otras provincias. La compañera de Fuentealba, la CTA y la Ctera reclamaron que la Justicia avanzara con la responsabilidad de Sobisch.

 Por Adrián Pérez

A cuatro años de su asesinato a manos de la policía de Neuquén, las marchas para recordar al maestro Carlos Fuentealba se multiplicaron en todo el país y renovaron el reclamo de justicia. En el acto central, organizado en la capital neuquina, dirigentes sindicales, miembros de pueblos originarios, docentes, familiares y amigos recordaron al docente y exigieron que la investigación avanzara sobre los autores intelectuales del crimen. Tanto la CTA como el gremio docente Ctera pidieron “juicio y castigo” para el ex gobernador Jorge Sobisch, que estaba al frente del gobierno provincial el 4 de abril de 2007, cuando Fuentealba fue herido de muerte por el cabo Darío Poblete durante una manifestación sindical. En Buenos Aires hubo actos y movilizaciones a la casa de Neuquén. “Es un asesinato que no tendría que haber sucedido nunca en democracia”, dijo Hugo Yasky, titular de la CTA. Todas las actividades se enmarcaron en la Jornada Nacional de Lucha contra la Impunidad, organizada por la Ctera. Mientras Ignacio Copani cerraba el acto en Neuquén, Sandra Rodríguez, compañera de Fuentealba, atendía el llamado de Página/12, conmovida por la masiva convocatoria de la movilización. En el escenario la acompañaron Tati Almeida (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora), la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de Neuquén y representantes de la Confederación Mapuche. “Todos mencionaron la importancia de hacer justicia”, dijo Rodríguez y cargó sobre la inacción del Poder Judicial de la provincia. “Fue colonizado por el Movimiento Popular Neuquino, el partido de Sobisch”, dijo.

El 8 de julio de 2008, el cabo Poblete fue condenado a cadena perpetua por el crimen del maestro. Poco más de un año antes, el policía había disparado su escopeta lanzagases sobre el auto donde se trasladaba Fuentealba, ocasionándole la muerte. A partir de esa condena, la pesquisa se dividió: la investigación para determinar la responsabilidad política por la represión continuó en la llamada causa Fuentealba II. El juicio que llevó a la condena de Poblete dejó en evidencia que el ataque en el que asesinaron al maestro había sido parte de una emboscada, según Rodríguez, “como las que se realizaban en la época de la dictadura”. A Fuentealba le dispararon a seis kilómetros del lugar donde se había planeado el corte de ruta. La columna de manifestantes regresaba a la capital provincial cuando fueron interceptados por el cerrojo policial.

Rodríguez reconoció que fue “dolorosísimo y cruel” escuchar en el juicio el relato en que se reconstruyeron los hechos. Y no le quedaron dudas de que Poblete ejecutó el disparo “por orden de la jerarquía”, porque “se organizó una barrera, una especie de tenaza para encerrar” a los manifestantes. “Hubo momentos en los que se disparó hacia los autos”, dijo. “Para muchos fue un día milagroso, porque no hubo más muertos, pero no lo fue para nosotros, ni para Carlos.” La mujer espera que el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén se expida sobre la responsabilidad política en la muerte de su compañero. “Estamos en la última instancia, pero si no nos habilitan a seguir investigando vamos a recurrir a la Corte Suprema. El Ministerio Público de Neuquén reconoció el exceso, pero no quiere investigar, hizo desprocesar a los 15 policías (que actuaron durante la represión) y no llamó a Sobisch a indagatoria.”

Desde la plaza del monumento, frente a la Municipalidad de Neuquén, Tati Almeida –quien viajó en representación de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora– dijo que fue “conmovedor ver a tanta gente joven” y estimó que la convocatoria fue “multitudinaria, con cuadras y cuadras de gente”. En diálogo con este diario, destacó la fuerza de Rodríguez: “Esta chica es como el Ave Fénix, que resucitó con más fuerza”. Y dijo que “se está impidiendo investigar a fondo a Sobisch y a los quince policías”. En Buenos Aires, la CTA y los gremios docentes se manifestaron frente a la Casa de Neuquén. “Es un asesinato que no tendría que haber sucedido nunca en la democracia”, dijo Hugo Yasky, secretario general de la CTA. El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, destacó la amplitud de la convocatoria a todos los sectores para “construir las condiciones” y que “no haya impunidad en ningún lugar de Argentina”. Asimismo, remarcó la importancia de avanzar sobre los responsables materiales e intelectuales del asesinato de Fuentealba “de la misma forma que se hizo con la causa por el crimen de Mariano Ferreyra”. Junto a Pablo Ferreyra, Sandra Rodríguez ofrecerá hoy al mediodía una conferencia de prensa en la sede porteña de la CTA.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Yasky (CTA) y Roberto Baradel (Suteba), entre otros, encabezaron la marcha realizada en Capital.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.