EL PAIS › LAS DENUNCIAS DE FRAUDE DE LA OPOSICION NO TIENEN ASIDERO

Desestimadas por la Justicia

La Cámara Electoral aclaró que los telegramas cuestionados carecen de valor legal y no se toman en cuenta para el escrutinio definitivo de las PASO. Además, son muy pocos con respecto al total. La semana que viene estarán los resultados definitivos.

 Por Raúl Kollmann

La Cámara Nacional Electoral (CNE) dio a conocer ayer un comunicado en el que desestima, desde el punto de vista legal, las denuncias de fraude planteadas por fuerzas de la oposición sobre la base de los telegramas con los que se determinó el escrutinio provisorio. Fuentes allegadas a ese tribunal señalaron que la polémica no tiene sentido por dos razones. La primera, que se trata de un puñado de telegramas cuestionados en una elección en la que hubo 85.936 mesas y, por lo tanto, telegramas. La segunda razón es que los telegramas no tienen siquiera valor legal y no se toman en cuenta para el escrutinio definitivo. El conteo oficial, que hace la Justicia Electoral, se realiza sobre la base de las actas firmadas por las autoridades y fiscales de cada mesa y el certificado de esa acta que se llevó cada uno de los fiscales. Para dar un ejemplo, en Capital Federal, el escrutinio definitivo prácticamente no marcó ninguna diferencia con el provisorio. La Presidenta obtuvo 30,08 por ciento en el provisorio y 30,17 en el definitivo; Eduardo Duhalde y Hermes Binner consiguieron 22,14 y 14,17 por ciento en los dos escrutinios.

Las denuncias de fraude y de mala confección de telegramas suman 30 o 40 casos en todo el país y se producen en forma habitual. Desde el punto de vista legal, el telegrama no tiene existencia. Es más, la Justicia Electoral no recibe ni una copia. Lo único que tiene existencia legal es el escrutinio definitivo y los jueces Santiago Corcuera, Alberto Dalla Vía y Roberto Munné, integrantes de la CNE, se encargaron de remarcarlo otra vez ayer, mediante un comunicado. “El escrutinio provisorio, que realiza el Ministerio del Interior, sólo constituye un operativo para informar a la ciudadanía en forma rápida, pero no es parte del escrutinio definitivo”, reiteró la Cámara. Como sostienen desde hace años, los jueces de la CNE también insistieron ayer en que la Justicia –es decir, la propia Cámara– debería hacer o controlar el escrutinio provisorio.

El único escrutinio definitivo que tiene relevancia es el de la provincia de Buenos Aires, porque allí no se computaron en el provisorio cerca de 1800 mesas. Esto tiene que ver con que, por ejemplo, las autoridades de mesa metieron el telegrama dentro de la urna en lugar de entregarlo al Correo o que los propios telegramas tenían inconsistencias muy serias. El escrutinio definitivo de Buenos Aires cobra importancia esencialmente porque la diferencia a nivel nacional entre Ricardo Alfonsín (12,17 por ciento) y Eduardo Duhalde (12,16) fue mínima.

El recuento en la provincia de Buenos Aires avanza con bastante rapidez. Se está haciendo en dos lugares, el Juzgado Federal de La Plata y el Teatro Argentino de La Plata. Hubo que dividir la realización porque no hay espacio suficiente en el juzgado. “Por ahora hay muy pocos planteos”, le dijo a este diario una fuente judicial que participa del escrutinio. En otras palabras, que los cuestionamientos públicos que hacen los voceros, en especial de Duhalde, no tienen correlato con ninguna denuncia ni planteo en la Justicia.

El escrutinio consiste en lo siguiente: se verifica el acta que firmaron las autoridades de mesa y los fiscales y, en primer lugar, se confronta con los certificados que la noche de la elección se llevaron los fiscales de cada fuerza política. Si el acta tiene algún dato que consta de otra manera en los certificados, se abre la urna para contar nuevamente los votos. Si el acta y el certificado coinciden, sólo se verifica que la consistencia y las sumas estén correctas. Para dar una idea, en el escrutinio definitivo de la Capital Federal se abrieron cinco urnas del total de 7189.

El escrutinio definitivo está terminado en casi todos los distritos; faltan todavía algunos de los más grandes, como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En ningún caso hubo diferencias significativas. En el que se hace en territorio bonaerense, el recuento llegaba ayer a más de la mitad, tocándole el turno a La Matanza. Los escasos planteos que existen a nivel nacional tienen que ser resueltos por los jueces y, finalmente, la próxima semana se harán públicos los resultados oficiales y definitivos de las PASO.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La Justicia electoral desestimó las denuncias de fraude que realizaron los opositores.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared