EL PAIS › EL COMIENZO DE LA PARITARIA NACIONAL DOCENTE Y LA EXPECTATIVA DE LOS GREMIOS

A la espera de la señal de largada

Entre esta semana y la próxima, Educación y los sindicatos docentes comenzarán a discutir el nuevo salario mínimo del sector.

Si bien no hubo aún un llamado oficial, se espera que la paritaria nacional docente comience en los próximos días, entre esta semana y la próxima, según estiman el Ministerio de Educación y los gremios. En ella, cinco confederaciones sindicales buscarán acordar con el gobierno nacional un nuevo salario mínimo para todos los docentes del país. Las provincias seguirán de cerca la mesa de negociación, ya que deberán partir de ese resultado para luego trabajar los salarios locales. “Sería una pérdida de tiempo que nos planteen un aumento del 18 por ciento, como trascendió en algunos medios, porque eso no lo aceptaríamos”, le dijo a este diario la secretaria general de la Ctera, Stella Maldonado. El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, ya ha manifestado su propio número, que ronda el 25 por ciento, también planteado por Suteba, el sindicato docente mayoritario de la provincia de Buenos Aires. Habrá que ver cuál es el punto de encuentro entre las partes involucradas.

Hoy, el salario mínimo de los docentes es de 2340 pesos (maestro de grado, jornada simple), cifra acordada en 2011. Ahora “vamos a ir a buscar un nuevo piso –dijo Maldonado a Página/12– y, como siempre, será consensuado con el resto de los sindicatos”, cosa que ya trabajan en reuniones intergremiales, al tiempo que esperan la convocatoria nacional. La mesa de negociación nacional involucra al Ministerio de Educación, al Ministerio de Trabajo, a los cinco sindicatos docentes de representación nacional (Ctera, UDA, AMET, Sadop y CEA) y a un representante por cada una de las cinco regiones educativas del país (Nordeste, Noroeste, Centro, Cuyo y Patagónica).

“A nosotros ningún funcionario nos ha planteado directamente que exista un 18 por ciento como techo o tope para la discusión”, señaló Maldonado, aunque dijo haber leído declaraciones en ese sentido. “En el caso de que ese tope existiera, no se aceptaría”, remarcó Maldonado, que de todas formas aclaró: “Los porcentajes hay que traducirlos a monto, al bolsillo de los trabajadores, para que sea razonable”. De hecho, más que un porcentaje, esta primera paritaria fijará un piso salarial, que luego deberán seguir las provincias, en donde sí se negociará el resto de la estructura salarial y las formas de pago. Allí entran en juego la antigüedad, las bonificaciones, las zonas desfavorables, la función jerárquica, entre otras variables.

Diversos sectores gremiales han manifestado que la negociación docente nacional será luego una referencia obligada para el resto de las paritarias, algo de lo que Maldonado tomó distancia: “Es bastante molesto tener que estar sometidos a eso, porque además no se condice con la realidad –dijo–. Lo cierto es que nunca sucedió que la pauta para nosotros fuera tope para el resto de los sectores, porque cada gremio discute su propia situación”.

La titular de la Ctera informó que, además de lo estrictamente salarial, hay otros dos grandes temas que llevarán a la mesa de negociación: la formación docente permanente, esto es, “garantizar dispositivos para que la formación permanente llegue a todos los trabajadores, ya que todavía muchos la pagan de sus bolsillos”; y, como segundo tema, la posibilidad de tener horas pagas que no sean las del dictado de clase, esto es, que se tomen como horas institucionales pagas los tiempos que se utilizan para planificar, evaluar, contactarse con las familias, entre otras actividades que los docentes realizan por fuera de las horas cátedra.

Las clases comenzarán en la semana del 27 de febrero, y se estima que para entonces el Gobierno y los sindicatos alcanzarán un acuerdo paritario nacional. Al debate que entonces abrirán las provincias, dos jurisdicciones ya se anticiparon. Neuquén, que convino en las primeras semanas de enero un incremento del 17 por ciento para los docentes para el primer semestre del año, de modo que la discusión se reabrirá a mediados de 2012. Y Salta, donde la gobernación acordó con los sindicatos locales un aumento del 22 por ciento desde febrero. Por el lado bonaerense, donde se da la pelea mayor, el gobierno provincial deberá trabajar con el Frente Gremial Docente, cuyo referente mayoritario es Suteba, pero que incluye además a FEB, Sadop, AMET y UDA.

Informe: Agustín Saavedra.

Compartir: 

Twitter
 

En 2011, la paritaria nacional docente acordó un salario mínimo de 2340 pesos.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared