EL PAíS › DESDE EL ENTORNO DE BOUDOU NEGARON UN ENCUENTRO CON HéCTOR CICCONE

Una “reunión” en entredicho

Después de que se difundiera la supuesta realización de un encuentro entre el vicepresidente y el dueño de la empresa calcográfica, allegados a la defensa de Boudou descartaron la versión y la atribuyeron a presiones de la familia Ciccone.

 Por Raúl Kollmann

Allegados a la defensa legal del vicepresidente Amado Boudou señalaron ayer que “no existió ninguna reunión de Boudou con Héctor Ciccone. Es falso. Es otra operación montada por Clarín, igual que la que hicieron la semana pasada con el supuesto almuerzo entre Boudou y Alejandro Vandenbroele –principal ejecutivo de Ciccone– en el Palacio Duhau. También se probó que no existió tal almuerzo. Era una mentira. En todo caso lo que puede estar sucediendo aquí es que alguien pretende sugerir que tiene un elemento que va a generar preocupación y con ello quiere presionar ante los anuncios de que no recibirían ni un solo peso del Estado. Pretenden forzar un arreglo que no va a suceder”. Los allegados al vicepresidente, entonces, adjudican la versión a sectores de la familia Ciccone que “por esta vía están amenazando y poniendo el grito en el cielo ante la intervención y el proyecto oficial de expropiación de la empresa, y ante el hecho de que –según adelantó el ministro de Economía, Hernán Lorenzino– el Estado no tendrá que pagar para tomar el control de la firma, ya que la deuda de ésta con la AFIP es mayor a su valor”.

Durante el fin de semana se hizo trascender que existió una reunión entre el fallecido Héctor Ciccone y Amado Boudou en un bar de Puerto Madero. Héctor y Nicolás Ciccone son los históricos dueños de la Calcográfica, única empresa privada capaz de producir billetes. En el encuentro –según la versión– habría estado presente sólo Héctor Ciccone, que falleció este año, y el socio y amigo de la infancia de Boudou, José María Nuñez Carmona. La historia –difundida a través del diario Clarín– señala que en esa reunión se habría pactado el ingreso de Boudou o de su amigo a Ciccone Calcográfica a través del fondo The Old Fund. El encuentro de Puerto Madero habría quedado consignado en un acta notarial realizada únicamente por Héctor Ciccone, en la que habría señalado los acuerdos alcanzados.

“Un acta diciendo lo que sea no prueba nada ni significa nada más que lo que el rubricante quiera decir –señalaron los allegados al vicepresidente–. Cualquiera mañana puede hacer un acta diciendo que otro le debe plata. ¿Pero qué prueba es? Ninguna. Si no existe otra prueba o la otra parte que lo avale, no sirve para nada. Encima, en este caso, se trató de un armado mediático y justo resulta que el acta la habría hecho el hermano fallecido, al que no se lo puede llamar a declarar. No existió la reunión y no creemos siquiera que exista el acta. ¿Por qué no la mostraron ya hace tiempo?”, se preguntaron cerca de Boudou.

Los hombres del vicepresidente consideran que se trata de un apriete a raíz de la decisión presidencial de promover la expropiación de la empresa y ponerla en manos de la Casa de la Moneda. A esto se agrega el hecho de que el ministro de Economía haya adelantado que la expropiación no va a significar una erogación del Estado porque el valor de la empresa es inferior a la deuda que, según un primer cálculo que hacen en el Juzgado Federal de Ariel Lijo, rondaría los 250 millones de pesos.

Quienes dan asistencia en la causa penal a Nicolás Ciccone –hijo del fallecido Héctor– no respondieron la consulta de este diario sobre la existencia de la reunión y la supuesta acta notarial. En la causa judicial que instruye Lijo, las versiones periodísticas sobre un supuesto encuentro que intentan conectar a Boudou con el proceso dudoso de rescate de la ex Ciccone Calcográfica, no produjeron ningún movimiento al menos por el momento. No se ordenaron medidas o testimonios en función de la información. Incluso fuentes judiciales señalaron que ya hace tiempo se les hizo saber a los Ciccone que cualquier manifestación o presentación que quisieran hacer en la causa podían hacerlo, pero eso no ocurrió.

Hoy está citado a declarar como testigo el síndico de la quiebra, Martín Stolkiner, luego deberá presentarse el contador de The Old Fund y el jueves es el turno del técnico de la AFIP Guillermo Michel. El juez tiene parte del foco de su investigación puesto en cómo fue el proceso de quiebra y si los beneficios que otorgó la AFIP a la ex Ciccone para financiar su deuda estuvieron dentro de las condiciones establecidas por ley o no. Luego analiza el entramado de sociedades que intervinieron en el rescate de la empresa y el origen de los 50 millones que aparecieron para levantar la quiebra.

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno promueve expropiar la empresa y ponerla en manos de la Casa de la Moneda.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.