EL PAíS › RAúL GODOY, LEGISLADOR DEL FRENTE DE IZQUIERDA Y LOS TRABAJADORES

“La voluntad es darle continuidad al FIT”

 Por Adriana Meyer

Si tomara sol le quedaría la marca de la gorra, que usa al revés y lo identifica casi más que la barba y los ojos celestes saltones. Pero Raúl Godoy, obrero de Zanon y flamante diputado por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) en Neuquén, suele saltearse las vacaciones o las combina con su militancia. “Los diputados tienen que ganar lo mismo que los docentes, ése fue mi segundo proyecto de ley”, cuenta sobre el arranque de su actividad en la Legislatura provincial, adonde acude sin traje, cobrando sólo el equivalente a lo que ganaba en la fábrica de cerámicos autogestionada y en una banca que rota con sus compañeros. Aunque afirma que Hugo Moyano es una “correa de transmisión de los intereses patronales”, explica que se movilizaron junto al camionero porque “la izquierda hoy no puede hacer sola una huelga general”.

–Luego de las elecciones no hubo acciones del FIT. ¿Cuál es su futuro?

–La voluntad es darle continuidad, volver a discutir algunas cuestiones programáticas. Hubo un cambio luego del paro general del 20 de noviembre pasado; los trabajadores expresaron sus reclamos en forma independiente de la oposición sojera y de los motines de Gendarmería, y queremos darle una expresión política a eso. La unidad en el Frente fue un paso muy importante, con las diferencias que mantenemos y que son públicas, pero es una alternativa política, las más de 700 mil personas que nos votaron creen en esta izquierda posible. Por eso la responsabilidad es sostenerla y profundizarla, desde el PTS vemos que hay que darle una carnadura política, sindical y militante. La izquierda tiene una presencia fuerte en lo social y lo gremial, y también en la juventud, ahora también hay una representación electoral, un correlato político. Nuestra responsabilidad es lograr la unidad obrera, dado que la burocracia la atomizó.

–Ustedes cuestionaron al Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) cuando se unió con las entidades del campo. ¿No podría caberles ahora la misma crítica por sumarse al paro convocado por Hugo Moyano?

–Es radicalmente diferente porque se trataba de reivindicaciones patronales, todo el reclamo del campo estuvo liderado y dirigido por la Sociedad Rural y las grandes corporaciones sojeras.

–¿Pero Moyano es un legítimo representante de los trabajadores?

–Moyano es una correa de transmisión de las patronales en una organización obrera. Pero si los trabajadores tenemos que esperar a una conducción puramente clasista no podríamos hacer paro nunca jamás en la vida. Desde la izquierda clasista siempre hemos participado cuando el reclamo es legítimo y con el método de la huelga. Lo que ha unido en las calles ha sido esta demanda de poder; la izquierda hoy no puede hacer sola un paro nacional visible. El desarrollo de las comisiones internas tiene su límite en cada fábrica, pero nacionalizar un reclamo y buscar la unidad en la calle con diferentes sectores la izquierda clasista no puede hacerlo hoy. Vamos, pero denunciando que todas las centrales sindicales, tanto la oficialista como la opositora, representan intereses patronales.

–Tras ganar una banca, el FIT hace rotar a sus legisladores en el cargo. Alejandro López, de la agrupación Marrón ceramista, culminó su lapso y usted acaba de asumir. ¿Cómo es esa experiencia y cuáles son sus primeras iniciativas?

–Es una experiencia fuerte, acá en Neuquén, que haya obreros industriales con la ropa de grafa, sólo un año en la banca y cobrando lo mismo que en la fábrica. López ya está de nuevo en la fábrica y ahora me toca a mí. Estamos trabajando con los docentes de ATEN y los trabajadores del Casino, en un conflicto durísimo; con obreros textiles del Parque Industrial y con el reclamo de Zanon por la renovación tecnológica. Esta banca es un llamado a que los trabajadores confíen en su fuerza para organizar su propia herramienta política. Es una tribuna para la movilización independiente de los trabajadores y eso vamos a reeditarlo.

–¿No se ponen traje para ir a la Legislatura?

–No, vamos con la ropa de grafa marrón que usamos en la fábrica, es un símbolo de nuestra pertenencia de clase. Por eso seguimos cobrando lo mismo, y el resto lo donamos a los fondos de huelga y de lucha de los conflictos vigentes. Los medios locales ya difundieron que no nos tomamos vacaciones, el primer proyecto que presenté fue contra el gatillo fácil, contra la liberación de un policía que mató al joven Braian Hernández. Y en los próximos días vamos a presentar otro para que todos los diputados ganen lo mismo que un docente.

–¿No le parece que dentro de un panorama opositor débil la izquierda no logra diferenciarse?

–La izquierda empezó a emerger y ahora va a hacerlo con mucha más fuerza porque después de pasar la limitación del 3 por ciento, con paros generales como el del año pasado y las peleas por paritarias y contra el impuesto al salario que se vienen, se empezó a plantar una bandera, el ánimo va a cambiar. El Gobierno no sólo tiene una oposición de derecha impresentable; la izquierda empieza a plantarse social y sindicalmente, hay disputas en sindicatos importantes como ferroviarios, alimentación y gráficos, entre otros. El anuncio sobre el Impuesto a las Ganancias no tuvo ninguna consecuencia práctica porque de cara a las paritarias esa quita se la comió la inflación del año pasado. Además, será muy fuerte el tema de la precarización laboral. La relativa estabilidad de los trabajadores es en base a esa precarización.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.