EL PAíS › EL PENSAMIENTO Y LA MILITANCIA > EL RECUERDO DE ERNESTO LACLAU, SUS IDEAS Y SU COMPROMISO POLíTICO > OPINIóN II

El gran resignificador del populismo

 Por Javier Ozollo *

En el año 2007 fui invitado, en conjunto con otros investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo (José Luis Jofré, Gonzalo Flores Kemec y Damián Fernández), a participar en el diccionario El pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y “latino” (1300-2000) (México, Ed. CrefalSiglo XXI), que coordinó desde México el prestigioso filósofo mendocino Enrique Dussel. Allí, en nuestra calidad de sociólogos, se nos pedía hacer la entrada correspondiente a Ernesto Laclau. En esa entrada (págs. 886 a 888) reseñábamos los principales aportes del teórico argentino, quien desarrolló una vasta y profusa obra. Recordábamos que trabajó con el fundador de la sociología argentina, Gino Germani, y que militó, bajo el fuerte ascendiente de Jorge Abelardo Ramos, en el viejo Partido Socialista de la Izquierda Nacional (PSIN).

Influido por aquella temprana militancia política de los años ’60 en la Argentina y por el análisis de buena parte del pensamiento crítico occidental contemporáneo –entre cuyos autores se destacan Gramsci, Wittgenstein, Althusser, Derrida, Foucault y Lacan–, Ernesto Laclau formuló la categoría analítica de identidades políticas nacionalpopulares inspirada por el movimiento peronista. Así explica cómo van conformándose las identidades colectivas alrededor de diferentes enfoques y cómo la incorporación de estos enfoques en identidades políticosociales más globales sigue formas hegemónicas, sin estar determinadas por un criterio de clase. Esta categoría constituye el punto de anclaje de su reflexión política posterior a la cual recurre a lo largo de toda su obra.

La versión inicial de estas ideas puede encontrarse en Politics and Ideology in Marxist Theory. Capitalism. Fascism. Populism (1977). En esta obra rescata el concepto gramsciano de hegemonía, pero enmarcado en el posestructuralismo de Derrida y donde también se nota la influencia de Foucault, Lacan y Wittgenstein.

En 1985 publica la obra fundadora del posmarxismo, Hegemony and Socialist Strategy. Towards a Radical Democratic Politics (en colaboración con Chantal Mouffe). En ella profundiza la deconstrucción del marxismo, transitando los temas centrales de la teoría y la praxis política marxista, tal como éstos se presentan en sus versiones más ortodoxas. Esta obra intenta rescatar la teoría y práctica política marxista de los ataques del neoliberalismo imperante en los ’80 y de los avances del posmodernismo en la teoría política. Los autores enfrentan la crisis del marxismo por medio de una crítica a su esencialismo filosófico y a su concepto de sujeto unitario y fundante. A su vez, proponen un nuevo proyecto socialista, consistente en una democracia amplia y radical capaz de articular las luchas de los nuevos movimientos sociales contra diferentes formas de subordinación en los países capitalistas.

Sin lugar a dudas, Laclau será recordado como el gran re-significador de la palabra “populismo”, a la que elevó a una categoría conceptual sustantiva en la teoría política contemporánea. Pero mucho más que eso, en nuestro país podrá ser inmortalizado como el teórico que desde el pensar una práctica política tan argentina como latinoamericana supo expresarla y articularla a la tradición crítica. Seguramente, los países latinoamericanos han desarrollado una experiencia histórico-política que el mundo deberá analizar sin los prejuicios y clichés de cierta teoría política occidental burguesa. Esa nueva mirada sobre los movimientos populistas latinoamericanos con liderazgos carismáticos el mundo se la deberá, en gran parte, a Ernesto Laclau.

* Doctor en Sociología, Universidad Nacional de Cuyo.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.