EL PAIS › OPINION

Epica, soberanía, globalización

 Por Horacio González

Durante muchos años las fuerzas avanzadas del país postularon el “no pago de la deuda externa”. Lecciones prácticas obtenidas en los momentos más dramáticos de la historia nacional –el empréstito de la Casa Baring Brothers– llevaron a muchos hacia una idea soberanista de cuño jacobino que cautivó a una parte importante de las fuerzas políticas, sobre todo del nacionalismo de izquierda y del socialismo latinoamericanista. Sucesora de la idea de esquivar la deuda denominada ilegítima fueron las propuestas, apenas un poco más moderadas, de distinguir por un lado entre débitos que eran deudas reales y, por otro lado, compromisos con quienes nada prestaron y sólo compraron papeles devaluados a la espera de dar un tóxico aguijonazo. Con un grano aún mayor de moderación, se ensayó la denominada reestructuración de la deuda, obligaciones tomadas en épocas anteriores del país –como la del Club de París–, con la que la época actual demostró la continuidad del Estado argentino, al retomar compromisos contraídos con mucha anterioridad, en períodos históricos a los que este gobierno les destinó duras críticas en el balance de la historia, aunque sin romper la idea de constituirse en sucesor responsable de esos gravámenes generados por otros estilos gubernativos y bajo otras condiciones de conciencia cívica en torno del endeudamiento financiero externo.

El fallo de la Corte norteamericana y la acción del juez Griesa, de quien se dice que “perdió la paciencia con Argentina” (¿qué clase de juridicidad encerraría el concepto de paciencia?), son hechos de extraordinaria significación, que remueven los cimientos –precarios, como se quiera– que durante varios siglos fundaron las complejas naciones contemporáneas periféricas. Pero incluidas también las centrales, a pesar de que sus organismos económicos, militares y jurídicos tienen las mayores posibilidades de control y hasta de intervención en economías subordinadas. Admitido esto, sin embargo subsiste el principio de la nación como órgano dador de identidades y aglutinador de relevantes funciones de autonomismo económico y cultural. No obstante, no es conveniente el nacionalismo autocomplaciente o las tentaciones costumbristas del “ser nacional”. En cambio, tenemos a mano la posibilidad de reconstruir el “Epos nacional”. ¿De qué se trata? El “Epos” es la historia narrada como epopeya autorreflexiva, entrecruzada de las interpretaciones que les asigna libremente cada colectivo social para justificar sus prácticas y deseos. Saquemos ya de circulación la palabra relato, que lamentablemente pasó a significar impostura. Por eso la infortunada decisión de Griesa y la Corte norteamericana permiten un debate sobre el Epos nacional, en este caso ligado a la gran cuestión: ¿cómo hablar del tema? Comenzando por la palabra “buitre” y siguiendo por la palabra “extorsión”, las palabras a ser usadas constituyen verdaderos cuerpos ideológicos que marcan rumbos diversos para la interpretación del estatuto autonomista de una ética democrática de la nación. La nación comienza por yacer implícita en la lengua. El punto justo en que debe establecerse el autonomismo nacional debe ser una primicia política. La patria es el otro. Por lo tanto, ni apoteosis patrioterista ni torpes acusaciones de “falta de profesionalismo” hacia el ministerio público nacional (en sentido amplio, denominamos así al conjunto constitucional-político que conforman la presidencia, los propios ministerios, las instancias públicas de argumentación y negociación). Esto debe reflejarse en el vocabulario, las instituciones oratorias de una nación, que son las pulsaciones anunciadoras de toda justeza argumental. De ahí que lo que llamamos un nuevo Epos nacional debe hacerse cargo de las “estructuras de sentimiento” que sondeen más lúcidamente el recinto práctico y conceptual adecuado, para redescubrir el interés nacional, en este tramo de la historicidad universal en que se halla nuestro país. Se reclama más democracia invencional, globalización no agresiva, pacifismo ejemplar y crítica teórica a los estadios del capitalismo que llevan a guerras territoriales y neocolonialismos financieros.

Entonces: ¿por qué no se puede decir que hay extorsión, cuando aun para los mismos institutos jurídicos universales aceptados por la propia “pax armada” de la razón capitalista, la decisión de la Corte norteamericana es facciosa? ¿Hay que hablar de fracaso de los negociadores argentinos y de los “errores cometidos” antes de señalar la gravedad de que en el seno más problemático del capitalismo mundial se tome una decisión tan catastrófica? ¿No son más culpables los gobiernos precedentes que tomaron la deuda, antes que el gobierno actual que, sin contar con otras posibilidades, aceptó como sede de litigio a la ciudad de Nueva York? Pero además: ¿se dará rienda suelta a un nacionalismo vulgar; se irá a negociar envueltos en banderas épicas que no cuenten con la necesaria sabiduría? ¿O habrá propuestas de decoro nacional –la epopeya honrosa y sobria– que evite la acomodaticia postulación de que hay que pagar y se acabó? ¿Nos expondremos al default técnico o surgirá una veta de acuerdos necesaria y no deshonrosa, que se inspire en las epopeyas de la juridicidad democrática y busque soluciones imaginativas para el trato con estos poderes desmandados? Por otra parte: ¿reafirmaremos derechos soberanos con intrepidez o volveremos cabizbajos al mercado de capitales, desfinanciados e implorantes? Y sobre todo: ¿podrán subsistir autónomamente las naciones? Muchas de estas preguntas ya cuentan con respuestas adecuadas.

En uno de sus discursos, la Presidenta afirmó: “No se trata de una disputa jurídica ni legal sino de la discusión de un modelo de negocios, que si prospera va a producir tragedias inimaginables, en las que ya no será necesario explotar a nadie sino contar con gobiernos dispuestos a negociar comisiones desorbitantes”. ¿No abre este pensamiento una discusión fundamental que conviene seguir estudiando? Desde luego, no cuadra abandonar el “epos nacional”, es decir, la epopeya bien escrita como hilo significativo de una historia. Pero tampoco es posible, ante tamaña coyuntura nacional y mundial, devolverse mutuamente la acusación de “mentirosos” entre los partícipes de la querella intranacional, que nunca cesa, pero debe encontrar otros cauces. Cuando dos parapetos se lanzan el epíteto de falsarios, no gana nadie el debate porque no hay debate. Liberemos las cápsulas que retienen a las palabras como si brotaran ya interpretadas, refutadas y escarmentadas de antemano. No es desacertado decir que ésta es una disputa por el “Epos” de las sociedades, que por cierto, también aparece como “una discusión por el modelo de negocios”, el de la “extorsión” o “comisiones desorbitantes”. ¿Qué se opondría a esto? Una supuesta racionalidad en el intercambio de la producción de mercancías y dinero en una nueva escala mundial de circulación de productos (informaciones, imágenes, consumos, deuda, tiempo, lenguajes, símbolos, los “productos” de los nuevos dominios imperiales). Pondremos sin embargo alguna reticencia en esta cuestión.

Max Weber veía una épica de salvación en la “ética protestante”, considerándola uno de los motores del capitalismo. A la inversa, debemos recurrir ahora a otro tipo de épica de movilización democrática que cuestione el “espíritu del capitalismo”, representado por este modelo de negocios, que no es sólo tal: son ideologías que cubren groseramente la revolución tecnológica, como la “teoría de la información”, y también superestructuras jurídicas fusionadas por lógicas complejas de la globalización. Léase por ejemplo lo que escribe Carlos Pagni para demostrar que no se puede cambiar la sede de pago. Dice: son bonos que “están depositados en la Depositary Trust Company, una especie de Caja de Valores de alcance global. Quiere decir que la hipótesis de profugarse de la jurisdicción norteamericana presenta inconvenientes logísticos casi insolubles”. ¡Linda noticia! Se da por natural que la mera existencia de esas misteriosas organizaciones inhabilita cualquier otra reflexión o alternativa que no sea pagar en las condiciones dictaminadas por un juez que hace de su ciencia jurídica un grave hecho intempestivo. Porque no es fácil decir quién es Griesa. No hay duda de que fue amasado lentamente en los pliegues de las nuevas derechas norteamericanas, sorbiendo el té vespertino del mando imperial que en ciertas esferas ha fusionado la circulación del derecho con la circulación de la destemplanza financiera. Muy lejos ahora de los tiempos de Jefferson o Beccaria, en países como Estados Unidos, una parte sustancial del orden judicial se convirtió en un fino oído de las necesidades de algunas de las más alienadas y oscuras formas del dinero “derivado”, como postrera forma fetichista del gobierno abstracto de la humanidad: la globalización. Sin innecesarios vituperios, conocemos quién es el juez en tanto arquetipo paradójico de una justicia infundada, por más que algunos de sus fallos anteriores fueron “pacientes” con el país. Evaluando toda su actuación, será valeroso exigirle nuevas condiciones de negociación.

En la contemporánea historia jurídica de los Estados Unidos tenemos de todo: la historia del fiscal Garrison, develador del asesinato de Kennedy, o grandes culturas del liberalismo ético y democrático, descendientes de Emerson, Withman o Henry Thoreau. Mencionemos una recordable narración basada en el género dramático jurídico, el film de Sidney Lumet, Doce hombres en pugna (1957), con la formidable actuación de Henry Fonda. Es una joya del humanismo judicial que también existe en el país del Norte. ¡Qué diferencia con Griesa! Avergüenza el sector de la prensa escrita argentina que, desconociendo éstas y otras historias, actúa como parte de un razonamiento que brota de pliegues soterrados de una conciencia infecunda que grita, desde los sótanos del alma: “¡Como sea, paguemos ya!”, “¡El juez tiene razón!”, “¡Autogolpe!”, “¡El Depositary Trust nos conmueve!”, “¡Los fondos buitre evocan el ‘ave totémica’ que le conviene a nuestro país!” Detalle: los grandes diarios de este país... ¿no titulan sus notas con la expresión autoinculpatoria, fondos buitre, sin entrecomillar?

Las tesis del valor-trabajo de David Ricardo y Smith fueron citadas por la Presidenta. Son las que le dan desemboque a las teorías de la plusvalía, cuya historia realiza Marx en la Historia crítica de la plusvalía. Por su parte, éste sería el verdadero “Epos” del capitalismo, que ahora adquiere novedosas máscaras. Contienen en verdad nuevas formas de explotación. La Presidenta suele afirmar que las mutaciones del dominio económico globalizador importan más que los actos de explotación. Debemos llamar la atención sobre el interesante problema planteado, pero es conveniente seguir empleando también el concepto de explotación, de larga memoria en los movimientos sociales universales. Es cierto, sin embargo, que adquiere nuevos rostros. En los años ’60, Baran y Sweezy –la izquierda intelectual norteamericana– hablaron de excedentes económicos potenciales. La modalidad irracional que éstos vehiculizan constituye otra forma de explotación. Tampoco han desaparecido las fórmulas novedosas de plusvalía. Sin ir más lejos, la propia decisión de la referida Corte Suprema es un tipo específico de plusvalía jurídica, vinculada con extremos intereses financieros de cuño arbitrario. Hay un tipo reestructurado de plusvalía que lleva a situaciones de explotación basadas en acciones del “dinero a futuro”, vinculadas con ideologías punitivas: swap, warrants, turbowarrants, over the counter, calificaciones de países según su “riesgo”, estilos de gerenciamiento, compra de bonos defaulteados, todo combinado con guerras interreligiosas o interétnicas, knowledge management y regencias sobre las conciencias universales de un único tipo monolítico de industria cultural, demasiadas veces ajena a los grandes legados intelectuales, basada en un modelo humano lejano al genuino goce artístico.

Son muchas las formas que pueden llevar a novedosos estilos de explotación. Es preciso no abandonar estas palabras al desván de los bártulos antediluvianos, ni dejárselas a las partes ociosas del lenguaje. Son también la garantía que permiten responder a los que creen que se caerá en la “tentación heroica” por falta de madurez de los argumentos. No parece ser así, no será así, pero la negociación que haya revestirá formas de epopeya democrática. Porque puede y debe haber un “epos” nacional basado en la democracia y en la justicia autonomista, maduro en el reconocimiento de sus propias fuerzas y de los poderíos trágicos de la compleja mundialización de los flujos económicos y vitales. Es preciso buscar el tertium datur entre cumplir humillados o recaer en la facilidad teatral neonacionalista. Recrear la propia actividad social democrática del país, indagar en un soberanismo renovado, hablar con dignidad frente al mundo, mostrar las pasiones colectivas y forjar una firme serenidad al expresarlas, son los imperativos del momento.

* Sociólogo, director de la Biblioteca Nacional.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared