EL PAíS › HOY COMIENZA LA CUMBRE DE LOS BRICS Y EL MIéRCOLES SE SUMAN CFK Y PRESIDENTES DE LA UNASUR

El otro partido que también se juega en Brasil

El grupo de cinco países emergentes tratará la creación de un Banco de Desarrollo y un fondo de Reservas de Contingencia. Después de la cumbre, el presidente de China visitará Buenos Aires y se reunirá con Cristina Kirchner, como ya hizo su par ruso.

 Por Nicolás Lantos

En estos días, la atención del planeta está puesta en América del Sur. No solamente por la conclusión del Mundial de Fútbol, ayer a la tarde en Río de Janeiro, sino porque la región recibirá a los líderes de los principales países emergentes nucleados en los Brics, que se darán cita hoy y el martes también en Brasil, más precisamente en Fortaleza, y el miércoles viajarán hasta Brasilia para reunirse con los mandatarios de Unasur. En el marco de esa gira, los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de China, Xin Jinping, hicieron tiempo en sus agendas para realizar una escala en Buenos Aires y mantener sendos encuentros bilaterales con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, reflejo del rol cada vez más importante que tiene la Argentina como interlocutor de las nuevas potencias, con las relaciones comerciales, ciertas coincidencias geopolíticas y el intercambio científico como ejes principales del temario.

“Argentina es el principal socio estratégico de Rusia en América latina, la ONU y el G-20”, dijo Putin en los últimos días, anticipando su paso por Buenos Aires. Un poco antes, un alto funcionario del gobierno chino había asegurado que ese país apoya el ingreso argentino a los Brics, el grupo de países emergentes que al día de hoy integran Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, y que esta semana tendrá en Fortaleza y Brasilia su summit anual. Aunque hace tres días el mismo presidente ruso descartó una incorporación inmediata de nuevos miembros a ese organismo, la ampliación será uno de los temas de la cumbre, y la Argentina –junto con México, Indonesia y Australia– está en un lugar expectante para cuando eso suceda.

Por otra parte, hoy y mañana en Fortaleza, los Brics tratarán dos temas que toman otra importancia a la luz de la decisión de la Justicia de los Estados Unidos de darles la derecha a los fondos buitre en el pleito por la reestructuración de la deuda argentina. El primero es la creación de un Banco de Desarrollo propio del quinteto, para ofrecer a los países emergentes financiamiento por afuera de los mecanismos de Bretton Woods (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Club de París): contará con un capital de 50 mil millones de dólares y se prevé que otorgue su primer préstamo durante 2016.

El segundo proyecto es la conformación de un Fondo de Reservas de Contingencia entre el quinteto de países, para afrontar de forma conjunta eventuales problemas de restricción del sector externo, al tiempo que se desdolarizan las transacciones comerciales y financieras entre los miembros de los Brics. Algunos de los acuerdos ya alcanzados por la Argentina con Brasil y China también avanzan en ese mismo sentido: la perspectiva de reducir la intermediación directa o indirecta de los Estados Unidos y los organismos de mercado en todas las relaciones económicas del mundo es uno de los principales objetivos que se pusieron los Brics al momento de su fundación, y esta semana, en Brasil, darán un paso decisivo para concretarlo.

Diálogo permanente

De todas formas, el estrechamiento de relaciones con las potencias de los Brics no es algo nuevo, ni se reduce a ese ámbito institucional. El vínculo Buenos Aires-Brasilia permanece en un nivel histórico altísimo y, a pesar de algunos cortocircuitos comerciales, está en los planes de Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff firmar nuevos acuerdos estratégicos en los próximos meses, luego de las elecciones presidenciales en el país vecino (previstas para octubre) y antes de que la presidenta argentina concluya su mandato el año que viene.

En ese sentido se ha avanzado en acuerdos bilaterales en materia automotriz y alimentaria, y hay “un diálogo permanente a nivel de los ministerios en todas las áreas, como corresponde con un socio estratégico”, según explican en el gobierno nacional.

Con Rusia, los lazos se ajustaron en los últimos meses. El año pasado, Fernández de Kirchner criticó ante la ONU el doble estándar de la comunidad internacional en casos de colonialismo como las Islas Malvinas y la península de Crimea, que había sido recientemente recuperada por su población rusófila y separada de Ucrania para pasar a estar bajo el paraguas moscovita, un gesto que fue oportunamente reconocido por Putin. Además de las cuestiones de geopolítica, el intercambio comercial y científico entre ambos países está pasando por un momento de alta actividad que se incrementará aún más luego de los acuerdos firmados estos días por los dos mandatarios.

“Vamos a prestar una atención especial a la intensificación de la cooperación tecnológica e inversionista, especialmente en los sectores de energía, energía atómica y maquinaria”, destacó el ruso hace tres días, en una entrevista concedida en La Habana, primera escala de su gira, durante una entrevista concedida a la agencia Prensa Latina. “En la última década, el volumen del comercio argentino-ruso se ha multiplicado por seis y ha alcanzado un punto firme de 1,8 mil millones de dólares que nos permite considerar a Argentina como uno de los principales socios económicos y comerciales de Rusia en la región de América latina”, agregó.

Cara a cara

Luego de la reunión de los Brics será el turno del presidente chino, Xi Jinping, para visitar Buenos Aires y reunirse cara a cara con Fernández de Kirchner. Al igual que con Putin, está previsto que se firmen una serie de acuerdos, que incluirían un swap de monedas que permitiría aumentar las reservas del Banco Central en unos 8 mil millones de dólares, además de nuevas inversiones en infraestructura, particularmente en los sectores energético y ferroviario. Beijing, además de promover el ingreso de la Argentina a los Brics, ha respaldado fuertemente y en reiteradas ocasiones la posición del gobierno nacional ante los fondos buitre y ha elogiado “las medidas que ha tomado en años recientes para reestructurar su deuda y cumplir con los compromisos de devolución”, según las palabras del canciller chino, Hong Lei.

El sábado próximo, en la Casa Rosada, CFK y Jinping rubricarán además acuerdos ya anunciados para avanzar en tres obras estratégicas que se llevarán a cabo con financiación china: la construcción de dos represas hidroeléctricas en la provincia de Santa Cruz y la recuperación del ramal ferroviario Belgrano Cargas, que atraviesa diecisiete provincias y permitiría revitalizar economías regionales al abaratar costos de flete. A esos tres proyectos, que involucran inversiones por más de 7 mil millones de dólares, podrían sumarse nuevas iniciativas por una suma similar: la comitiva china incluye a más de cien empresarios y banqueros que buscan oportunidades de negocios en América latina.

Compartir: 

Twitter
 

El año pasado se realizó la quinta cumbre de los Brics en Sudáfrica.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.