EL PAíS › AMADO BOUDOU APELó AYER EL PROCESAMIENTO QUE LE HABíA DICTADO EL JUEZ CLAUDIO BONADIO

La respuesta del vicepresidente

La apelación fue presentada por los abogados de Boudou, quien se considera víctima y no responsable de las irregularidades registradas en un trámite de transferencia y radicación de un auto. Ahora deberá resolver la Sala II de la Cámara Federal.

 Por Raúl Kollmann

El vicepresidente Amado Boudou presentó ayer su apelación al procesamiento que le dictó el juez Claudio Bonadio por considerarlo partícipe necesario en el delito de falsedad de instrumento público. Bonadio estimó que Boudou intervino en un trámite de transferencia y radicación de un Honda CRX Del Sol comprado en el año 1993 y no sólo procesó al vicepresidente, sino también a su pareja de entonces, Agustina Seguín, y a la titular del Registro del Automotor que intervino, María Angélica Taboada de Piñeiro. Boudou afirma que fue víctima del caso, no autor, porque su propia firma está falsificada en el trámite. El vicepresidente apunta a dos gestores que ya están procesados.

La apelación fue presentada ayer por los letrados de Boudou en la causa, Jacobo Grossman y Martin Magram.

En el caso del Honda Del Sol, no existe un cuestionamiento a la importación ni a la compra del vehículo por parte de Boudou. Bonadio desliza alguna sospecha, pero admite que nunca hubo una denuncia de robo del Honda, nadie reclama su propiedad, no hay objeciones a la importación. Por todo eso, el vicepresidente afirma que no tenía ninguna razón para hacer un trámite irregular ni se veía beneficiado por ninguna maniobra. En cambio, todo indica que los gestores pusieron una dirección falsa para que el trámite se realizara en el registro de Taboada de Piñeiro, donde seguramente tenían un arreglo. Como, según parece, habían perdido el formulario 08 original, fraguaron un nuevo formulario, falsificando la firma de Boudou –lo demostró una pericia– y consiguiendo una verificación vehicular trucha. El formulario 04, para cambiar la radicación del auto, de Provincia de Buenos Aires a Capital, sí tenía la firma de Boudou, pero luego ellos lo llenaron con la dirección falsa. Todos esto ya fue comprobado por Bonadio, por lo que procesó a los dos gestores, Rodolfo Basimiani y Andrés Soto. A raíz de esa secuencia, los abogados de Boudou sostienen que no contactó a los gestores –lo hizo su pareja, Seguín–; no los conoció, no llenó los formularios ni actuó con dolo.

Boudou se divorció de su primera esposa, Daniela Andriuolo, con la que firmó un acuerdo económico, entrega de dinero de por medio. Andriuolo, 15 años después, pidió una revisión de cuentas.

Ahora debe decidir la Sala II de la Cámara Federal.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Boudou dice que no tenía razones para hacer un trámite irregular.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.