EL PAíS › EL PRECANDIDATO RECLAMó QUE SE CONVOQUE A LA CONVENCIóN RADICAL PARA FIJAR LA POLíTICA DE ALIANZAS

Cobos exige definiciones a la UCR sobre Macri

Tras el escándalo con Carrió en el aniversario de Unen, el diputado le mandó una nota a Sanz, presidente del Comité, para que la UCR resuelva sus acuerdos electorales.

 Por Sebastian Abrevaya

El desplante de Elisa Carrió en el aniversario del Frente Amplio Unen porteño tuvo ayer su primer coletazo concreto hacia adentro del espacio. Al margen de las declaraciones cruzadas que se desataron desde entonces, el precandidato presidencial de la UCR Julio Cobos le reclamó formalmente ayer al titular del Comité Nacional (y también precandidato), Ernesto Sanz, que convoque a la Convención Nacional del radicalismo para definir de una vez los alcances y el contenido de la política de alianzas. De esta manera, Cobos metió presión en el radicalismo –y en especial a Sanz– para que se ponga fin a las especulaciones que se vienen arrastrando desde hace meses en torno de un acuerdo electoral con el líder del PRO, Mauricio Macri, algo que viene pregonando la líder de la Coalición Cívica, pero que varios radicales también han reclamado públicamente. El diputado Ricardo Alfonsín apoyó a Cobos y pidió “terminar con las discusiones que confunden a la opinión pública”. Lo mismo hicieron la senadora cobista Laura Montero y el diputado alfonsinista Miguel Bazze.

“Es imprescindible dar certeza a este proceso político en formación”, sostiene Cobos en la nota dirigida a Sanz, su competidor junto a Hermes Binner, Fernando “Pino” Solanas y Carrió. “Si nosotros pedimos certeza y previsibilidad para el país, es hora de que empecemos por casa”, completó el diputado en diálogo con Página/12. En su entorno están molestos porque las especulaciones de Lilita afectan sus aspiraciones presidenciales. “Estamos recorriendo todo el país con la bandera del frente y esto nos complica”, señalaron desde su equipo de campaña, que lo ven obligado a responder una y otra vez rechazando el eventual acuerdo con el PRO.

En este marco, el mendocino demandó que se reúna el máximo órgano radical para “debatir y definir” “la conformación en el orden nacional de las coaliciones políticas o alianzas con afinidad electoral, exponiendo los fundamentos que las justifiquen, así como sus términos y alcances”. En el texto, Cobos afirma que el trabajo de la UCR con partidos como el socialismo, la Coalición Cívica, el GEN, Proyecto Sur, Libres del Sur “tiene que tener su correlato orgánico” en el radicalismo.

Aunque por el momento no hubo respuesta formal a la nota, en el entorno de Sanz no tardaron en reaccionar: “Ahora se viene a preocupar por la Convención cuando en 2006 dictó claramente la política de alianzas y él la traicionó y se fue con el kirchnerismo”, dispararon. Respecto del PRO, aclararon que “no está en la agenda y no hay ninguna conversación”. Además, remarcaron que “quien necesita a Unen es Macri y no al revés”. Finalmente, cerca del senador adelantaron que el partido va a continuar con la línea de acuerdos fijada en las últimas convenciones y que más adelante se reunirá la asamblea.

En verdad, la Convención Nacional de la UCR no sesiona desde noviembre de 2012. Aquélla fue una asamblea constitutiva –se eligió presidenta a Lilia Puig de Stubrin, propuesta por Sanz–, por lo que no se habló de los acuerdos electorales. En 2013 y lo que va de 2014 la Convención tampoco se reunió, aun cuando debería hacerlo antes de las elecciones para formalizar la política de alianzas. La última Convención se remonta entonces a finales de 2011, cuando ya se habían consumado de facto los acuerdos para las presidenciales. Y en esa oportunidad, lo que se hizo fue ratificar la política de alianzas fijada en Mar del Plata, en abril de 2009. Allí se había conformado el Acuerdo Cívico y Social, que se rompió al año siguiente. Concretamente, el mandato que rige hoy para la UCR, debido a sucesivas prórrogas del Comité Nacional, es “la conformación de un frente político-programático alternativo con la Coalición Cívica, el Partido Socialista y otras fuerzas políticas afines, respetando las particularidades y decisiones de cada distrito”.

Respecto del FA-Unen, en el acta suscripta el 22 de abril, los ocho partidos que lo integran no les cerraron del todo la puerta a nuevas fuerzas, como podría ser el PRO, ya que realizaron expresamente una “convocatoria” a otras “organizaciones políticas, sociales y económicas”. “El Frente Amplio Unen carece de la aprobación del órgano partidario competente que le otorgue legitimidad. Resulta fundamental dejar de lado la política del hecho consumado que viene llevando adelante la conducción del Comité Nacional antes de seguir con el deplorable espectáculo público de peleas y discusiones de dirigentes”, advirtió el convencional cobista Diego Barovero.

Cobos redactó ayer la carta la envió y habló con Alfonsín y los presidentes de los bloques legislativos, el diputado Mario Negri y el senador Gerardo Morales. Habrá que ver si finalmente el radicalismo convoca a la Convención y cómo reacciona la líder de la Coalición Cívica, en caso de no encontrar consenso en su idea de sumar al macrismo. “Si tiene que ser, que sea cuanto antes”, deslizaron dirigentes de primera línea de la UCR respecto de una eventual ruptura de Lilita.

Compartir: 

Twitter
 

La carta firmada por Julio Cobos al presidente del Comité Nacional.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.