EL PAíS › CUATRO SONDEOS DAN GANADOR A IBARRA POR UNA PEQUEÑA DIFERENCIA

Una luz que no tranquiliza a nadie

OPSM, Research-Analogías, Equis y Catterberg coinciden en que el jefe de Gobierno lidera los sondeos por una ventaja menor al error muestral, por lo que el final sigue siendo una incógnita que se develará el domingo. Las chances y escenarios que favorecerían a cada candidato. Los indecisos.

 Por Raúl Kollmann

Cuatro encuestas de distintas consultoras registran una leve ventaja para Aníbal Ibarra en la carrera hacia el ballottage, aunque todas consideran que el diagnóstico es de empate técnico ya que la diferencia es pequeña e inferior a los niveles de error muestral. Por un lado, puede decirse que los datos muestran consistencia (no es sólo una encuesta la que verifica la ventaja para Ibarra, sino cuatro); incluso desde el bunker de Mauricio Macri no exhibieron hasta anoche ningún sondeo que le diera ventaja al empresario, aunque allí mencionaban –sin exhibir la encuesta– que según sus datos, Macri está adelante por dos puntos. Por el otro, todos los consultores se mantienen cautos porque en la elección del domingo hay una serie de factores que todavía entran en juego y que aún no están definidos: cuánta gente irá a votar, qué sucede con los indecisos, qué porcentaje de votantes de Luis Zamora finalmente apoyará a Ibarra y cómo sufragarán los que apoyaron a Patricia Bullrich.
Las cuatro encuestas que otorgan leves ventajas a Ibarra son las siguientes:
- OPSM, que lidera Enrique Zuleta Puceiro. Se trata de un estudio de envergadura, con una muestra de 800 personas entrevistadas en forma domiciliaria.
- Equis, la consultora que encabeza Artemio López. Son 960 personas a través del sistema telefónico.
- Research International-Analogías, terminada hace cuatro días. La empresa cuya cara visible es la socióloga Analía Del Franco realizó 1200 entrevistas telefónicas.
- Catterberg y Asociados. Entrevistó, también con el sistema telefónico, a 600 personas.
En todos los casos se respetaron las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social. En la Capital Federal, los encuestadores consideran que el sistema telefónico es confiable, porque la inmensa mayoría de la población cuenta con teléfono en su vivienda. Además, los sociólogos ya tienen experiencia y tienen diseñado un índice correctivo para captar el voto de los sectores de menores recursos. Aunque se admite que la encuesta domiciliaria es más precisa, sobre todo en distritos como el bonaerense en el que mucha gente no tiene teléfono, hoy en día las visitas domiciliarias también registran dificultades por cuanto en los barrios de clase media y clase media alta la gente no abre las puertas de sus viviendas por cuestiones de seguridad, por lo cual la entrevista se hace cuando un habitante del edificio sale a la calle.
Todos los consultores coinciden en que la elección porteña es de difícil pronóstico por la paridad existente. Lo que juega a favor de Ibarra es que son varios los sondeos que lo ubican con ligeras ventajas lo que habla de una suma de miles y miles de personas que fueron encuestadas y en las que existe una luz para el actual jefe de Gobierno porteño. Pero al ser la distancia tan exigua, cualquier factor altera el resultado.
El desglose de posibilidades es amplio:
- Seis de cada diez votantes de Zamora van esta vez para Ibarra. Sin embargo queda un pequeño sector que todavía no está decidido. No son demasiados, pero podrían ser importantes a la hora del resultado final. Además, dos de cada diez votantes de Autodeterminación y Libertad sostienen que van a votar en blanco el domingo. El interrogante es si lo harán o no. Si buena parte de esos votoblanquistas termina apoyando a Ibarra, éste tiene enormes chances de ganar.
- El voto de Bullrich se divide por partes iguales entre Ibarra y Macri. Pero otra vez existe casi un ocho por ciento de los que apoyaron a Bullrich que están ahora indecisos. Habrá que ver hacia dónde se vuelcan.
- Entre los que no fueron a votar en la primera vuelta y fueron captados por la encuesta, hay una leve tendencia hacia Macri. La lógica indica que si se suman nuevos votantes a esta elección, ello podría favorecer al empresario. Tal como lo adelantó Página/12 el miércoles, eso es lo que explica la apelación de Macri al llamado voto-country, ciudadanos que siguen teniendo el domicilio en la Capital pero ahora viven en los countries del norte del conurbano.
“Es una situación de gran paridad –señala Zuleta Puceiro–, pero hay una leve ventaja para Ibarra. Ahora bien, el resto de los aspectos de la encuesta son favorables a Macri. Por ejemplo, Macri aparece mejor ubicado en lo que se refiere a las propuestas, los atributos para gobernar y una larga serie de elementos que hemos evaluado. El único punto en el que Ibarra lo supera es en el de equipos de gobierno. Ahí los números le dan mejor a Ibarra que a Macri. Pero también existen factores exógenos. Esos factores le jugaron en contra a Ibarra en la primera vuelta y tienen que ver con la situación nacional y el Gobierno. Antes de la primera vuelta, hubo un choque fuerte entre Kirchner y Scioli, se plantearon en el Congreso leyes que a los moderados no les gustaban y todo eso influyó en un diez por ciento de los ciudadanos que resolvió no ir a votar o terminó apoyando a Patricia Bullrich. Se trata de gente moderada, que no es peronista ni de izquierda, pero que no votaría a Macri por el papel que jugó como empresario en los años 90. Esa gente, es ahora más potable a apoyar a Ibarra porque el factor exógeno cambió: hubo un acuerdo con el Fondo, Kirchner estuvo en una buena semana y no aparecen fuertes tendencias a ponerle límites al Presidente.”
“En el caso de Macri, su expectativa está en los 200.000 porteños que concurrieron a votar en la elección presidencial y no lo hicieron en la primera vuelta de la elección de jefe de Gobierno. En esa franja, que nosotros encuestamos –cuenta Zuleta–, Macri tiene mayores posibilidades. Cuando los entrevistamos, dijeron que no habían ido a votar por cuestiones personales. Habrá que ver si ahora se acercan a las urnas o mantienen la misma actitud, pero podríamos resumir que si hay una mayor participación electoral, las chances de Macri crecen”, concluyó el titular de OPSM.
Como se ve, lo que priva en la elección porteña es la incertidumbre sobre el resultado. Es que en una situación pareja como la actual, las encuestas no son un instrumento apto para dar un diagnóstico definitivo. Es como tratar de establecer diferencias de gramos usando una balanza que pesa en toneladas.

Compartir: 

Twitter
 

La campaña se caracterizó por su dureza. Hacía tiempo que no se presagiaba un final tan peleado.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.