EL PAIS › CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER PROMULGO AYER EL NUEVO CODIGO CIVIL Y COMERCIAL

“Es un producto cultural de la democracia”

La Presidenta dijo que es un texto “totalmente moderno porque incorpora los tratados internacionales de derechos humanos” y que “no pertenece a ningún partido político”. También anunció el envío al Congreso de un proyecto de nuevo Código Procesal Penal.

 Por Nicolás Lantos

Por primera vez en su historia, la legislación argentina contará con un Código Civil y Comercial unificado, que reemplazará, desde el 1º de enero de 2016, a los compendios de normas redactados por Dalmacio Vélez Sarsfield hace más de un siglo y remendados desde entonces por incontables leyes y decretos. “Es un producto cultural profundamente argentino, hijo de la democracia, ya que no pertenece a ningún partido político, y totalmente moderno, porque incorpora los tratados internacionales en materia de derechos humanos, tal como manda la Constitución Nacional”, celebró la presidenta Cristina Fernández de Kirchner luego de estampar la firma que promulga el flamante texto, ayer por la tarde, en un acto en el Museo del Bicentenario. Allí, además, anunció el envío al Congreso para su tratamiento de un nuevo Código Procesal Penal para todo el país, con el ánimo de unificar los criterios de ejecución judicial en materia delictiva en todas las provincias, cambiando un modelo inquisitivo por uno acusatorio, que permitirá reducir los tiempos y hacer más eficientes a los tribunales.

“Un día histórico”, lo definió Fernández de Kirchner al comenzar con su discurso. El lugar elegido, la ex Aduana Taylor, reservada para grandes anuncios, así lo daba a entender. También la decoración (detrás de ella había un retrato de Eva Duarte y Juan Perón que utiliza en contadas ocasiones) y la presencia a su lado de varios gobernadores, incluyendo a los presidenciables Daniel Scioli (Buenos Aires) y Sergio Urribarri (Entre Ríos), además de gran parte del gabinete y la presencia en primera fila de jueces de la Suprema Corte de Justicia, incluyendo a su titular, Ricardo Lorenzetti, sentado en un lugar central, codo a codo con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

También estaban allí las otras dos encargadas de lo que fue la confección del anteproyecto: la jueza del máximo tribunal Elena Highton de Nolasco y la jurista Aída Kemelmajer de Carlucci. Ellos fueron quienes trabajaron, por pedido de la Presidenta, durante un año, para redactar la primera versión del texto, que entregaron en marzo de 2012. Tres meses más tarde el Ejecutivo lo envió al Congreso, que se tomó más de dos años para analizarlo en una comisión bicameral, conformada por treinta legisladores de todas las procedencias políticas, mientras se debatía, en simultáneo, en audiencias públicas en todo el país. El Senado, tras introducir más cambios, le dio media sanción a fines del año pasado y hace una semana fue aprobado por los diputados. Aun así, todos los partidos de la oposición se levantaron de sus bancas a la hora de dar el debate, alegando un tratamiento a libro cerrado y de carácter “express”.

Al respecto, Fernández de Kirchner sostuvo que “no hay tratamiento en el mundo más participativo” que el que tuvo este proyecto, que finalizó con cientos de correcciones respecto del primer borrador. El nuevo código, que es “el instrumento más importante que rige la vida cotidiana” de los ciudadanos argentinos, viene a reemplazar “instrumentos que databan de la época de las carretas en un mundo tan vertiginoso que exigía cambios”. El nuevo compendio tuvo también una “interacción profunda y federal incluyendo 18 audiencias públicas en todo el país”, que se transmitieron en vivo para ser seguidas por los miembros de la bicameral y desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, cuyas máximas autoridades escoltaron ayer a la Presidenta durante el acto.

Además, agregó CFK, “el proyecto que hasta ahora regía fue elaborado por Vélez Sarsfield y aprobado por el Congreso sin debate y a libro cerrado”, mientras que la principal reforma que había tenido en casi un siglo y medio se llevó a cabo “durante la dictadura de Onganía” y, en cambio, el actual texto es “hijo de la democracia”. Por eso, “hoy la sociedad argentina tiene una gran madurez y exige reglas que tengan esa madurez”, agregó. Sobre el final de su discurso, además, apuntó contra los diputados opositores que abandonaron la Cámara baja para no formar parte del debate sobre el nuevo Código: “Lo valioso del sistema no es dejar un espacio vacío, es llenarlo de ideas, de debate, y luego someterse a la decisión de la mayoría. Se puede ganar o perder, pero no se puede seguir hablando de democracia, no se puede seguir hablando de respeto, no se puede seguir hablando de instituciones, cuando no se respeta lo que decide una mayoría que surge de la voluntad popular, del pueblo que se ha expresado en las urnas”, señaló.

La Presidenta también destacó el carácter “auténticamente argentino”, “hijo de la democracia” y “totalmente moderno” del nuevo texto, en contraposición con el origen foráneo de los fundamentos de la versión redactada por Vélez Sarsfield. “Aquel Código tuvo una tradición europea. Este une la tradición europea con nuestra propia cultura, nuestras propias necesidades, nuestras propias vivencias, nuestras propias experiencias”, manifestó. Otro punto que destacó es que el Código Civil y Comercial promulgado ayer simplifica el que regía hasta ahora, que tras casi un siglo y medio de emparches, contaba con más de cuatro mil artículos, y resaltó la importancia de alcanzar un resultado de “fácil lectura, fácil comprensión y acceso” para que no sea sólo comprensible por los especialistas. “Los derechos deben poder leerlos quienes deben ejercerlos”, manifestó Fernández de Kirchner.

Entre los cambios más importantes, señaló que el nuevo texto “incorpora el principio de igualdad y el de diversidad”, lo que se evidencia en las leyes de identidad de género, matrimonio igualitario, y en la aparición de nuevos sujetos de derecho. También adopta un “paradigma no discriminatorio” que “incorpora al niño, la mujer y las personas con capacidades diferentes” así como los derechos colectivos, ausentes en un original guiado por una mentalidad de época profundamente liberal. “El único bien que reconocía era la propiedad privada, mientras que ahora reconoce también el cuerpo, los órganos y los genes”, agregó CFK, que también hizo énfasis en las “nuevas formas y contratos”, incluyendo la creación de sociedades unipersonales, la protección de la moneda nacional, y la regulación de relaciones “entre los débiles y los poderosos”, como las que rigen la defensa del consumidor.

Entre las mejoras que impactarán en el ámbito de lo privado, hizo hincapié en la incorporación de la figura de unión convivencial, además del matrimonio igualitario. También en los cambios en las leyes de divorcio y adopción y en el reconocimiento de “la voluntad procreacional”, que abre la puerta a la aplicación de técnicas de fertilización asistida. Al haber sido adaptado a los tratados internacionales de orden constitucional, el texto incorporó los derechos del niño y de la infancia, que no existían en el original. “Si hay algo en lo que el Estado no puede intervenir es en las decisiones íntimas de las personas”, explicó la Presidenta.

Por último, anunció el envío al Congreso para su tratamiento de un nuevo proyecto de Código Procesal Penal, que es “una demanda de toda la sociedad” ante la “deficiencia de resultados” del Poder Judicial en esa materia. El nuevo sistema, que reemplaza el redactado por el ex juez de la Corte Suprema Ricardo Levene en 1991, transforma el proceso de inquisitivo (la investigación la lleva adelante el juez) en acusatorio (la investigación la lleva adelante el fiscal) lo que, en palabras de Fernández de Kirchner, “agiliza todo” porque “el actual no está funcionando”.

En ese sentido, destacó la longitud de los procesos penales, cuatro años en promedio, y la efectividad: de cada cien procesados, hoy sólo treinta son condenados, cuando la media mundial es de setenta. “Con esto queremos dar respuesta a un pedido de la ciudadanía sobre la Justicia, que no pasa por mano dura o por mano blanda sino por tener los recursos adecuados”, explicó, ante la mirada atenta de Lorenzetti, para concluir con una parábola: “Pero aun cuando los recursos son adecuados y el quirófano es bueno, si el cirujano no sabe o no quiere hacer las cosas bien, la operación no tiene éxito”.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández de Kirchner ayer, tras la promulgación del nuevo Código Civil y Comercial en el Museo del Bicentenario.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared