EL PAIS › EN MISIONES, DUHALDE ACOMPAÑO A PUERTA Y ROVIRA ESPERA A KIRCHNER

Rovira y Puerta, a cara de perro

El voto de la gente definirá cuál de los dos candidatos a gobernar Misiones está más cerca de la verdad. Rovira muestra encuestas que lo consideran reelecto y el senador Puerta, también.

 Por Felipe Yapur

Todo en la provincia está teñido de rojo. Las calles, las veredas y los autos, gracias a la tierra arcillosa. Es una especie de común denominador. La bandera del frente que encabeza el actual gobernador y aspirante a repetir, Carlos Rovira, es roja. Ramón Puerta, en tanto, se muestra en cada acto con una camisa, como no podía ser de otra manera, totalmente roja. Pero en Misiones la competencia no está dada por los colores sino porque detrás de los candidatos están los dos hombres fuertes del PJ. Néstor Kirchner por un lado, que busca afianzar su estrategia de transversalidad para debilitar al “pejotismo” y respalda a Rovira. Mientras en la otra esquina, Eduardo Duhalde apoya a Puerta, un ex aliado de Carlos Menem con la intención de mantener intacto el poder del aparato partidario nacional.
La campaña entre Rovira y Puerta es frenética. Pintadas, pasacalles, afiches, propaladoras que recorren una y mil veces las calles de Posadas, caravanas, cuatro actos por día y, por último, la guerra de las encuestas. Uno y otro se adjudican ventajas de 10 puntos que los benefician. Muestran y publican sondeos de firmas locales, nacionales y hasta una paraguaya que, para el puertismo, es “infalible”. Claro, a ellos lo da como claro y cómodo ganador por siete puntos.
La desesperación por ganar la batalla de los sondeos de opinión llevó incluso al equipo de Puerta a convocar a una conferencia de prensa para que un encuestador local anticipara el triunfo del actual senador. Poco más de 2300 casos conforman la consulta realizada. Según Alejandro Haene, titular de la empresa Index Database, el legislador se impone “cómodo”, sin problemas. Habló y se entusiasmó tanto que más que un asesor parecía un jefe de campaña. Por si acaso, aclaró: “Nunca fallé en mis trabajos”. Eso sin contar que anticipó el triunfo de Mauricio Macri en el ballottage porteño por dos puntos sobre Aníbal Ibarra.
Rovira no se queda atrás, cada vez que agarra un micrófono no se olvida de decir que habló con el presidente Kirchner y que éste se comprometió a venir a Misiones el domingo para el triunfo.
Ahora bien, tanto puertistas como roviristas aseguran que el domingo a las 20 se sabrá quién es el ganador, recién en ese momento se dejan de lado las encuestas y se sinceran: “Será un pelea voto a voto”. El tema entonces es cómo conseguir esos votos.
Rovira apuntó a la transversalidad. Se salió del PJ –fue expulsado– y junto a un basto sector del radicalismo, que incluye a intendentes, más un grupo de independientes lanzó lo que se conoce como Frente Renovador. Transversalidad más kirchnerismo parece ser la fórmula del actual gobernador, un hombre que surgió de las entrañas del puertismo y que ahora quiere hacer su propio camino. Tanto le preocupa diferenciarse de Puerta y acentuar el carácter “progresista” de su gestión que en cada acto que participa, Rovira termina su discurso con una frase de neto corte guevarista: “Hasta la victoria, siempre”.
Puerta, por caso, orientó su estrategia en los sublemas. Es por ello que no duda en respaldar a todos y cada uno de los que participan en cada municipio y que apoyan su candidatura. Sólo en Posadas cuenta con 13 sublemas. En Oberá, otro distrito importante, hay 11. Ayer, antes del acto en esa localidad, el senador los subió a todos al Puerta-Móvil, en realidad el colectivo que siempre utilizó Eduardo Duhalde y que ahora está disponible para todos los candidatos del PJ. “Acá los que traccionan son los intendentes y todos les responden a Ramón. Entonces, apoyando a los sublemas el triunfo se siente más cerca. Eso es lo que no entienden los encuestadores porteños”, sostienen confiados los puertistas mientrasajustan el listado de las camionetas que funcionarán el domingo: “Es que acá la gente está acostumbrada a que la lleven a votar”, se escudan.
Duhalde se encuentra en la provincia desde el miércoles. Vino a respaldar al ahora ex menemista o sea, un ex enemigo. “No importa quién de los dos gane. Ojo, seguro que es Puerta, pero lo que debe quedar claro es que Kirchner no pierde. El próximo gobernador de Misiones responderá al Presidente”, aseguró a Página/12 un relajado Duhalde, tostado y a la espera de que la campaña finalice para internarse en el Paraná a pescar.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Carlos Rovira juega con el apoyo del Presidente y el senador Puerta con el de Duhalde.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.