EL PAíS › MAURICIO MACRI TENDRá MáS PRESENCIA EN LA CAMPAñA PARA LA SEGUNDA VUELTA

Con la estrategia de nacionalizar

En el PRO niegan presiones para que Martín Lousteau se baje del ballottage con Horacio Rodríguez Larreta y confían en ganar. Señalan que si ECO sale en busca de los votos antimacristas correrá el riesgo de perder más de lo que pueda ganar.

 Por Werner Pertot

Camino al ballottage, que se sienten confiados de ganar, los estrategas macristas apuntarán a nacionalizar la campaña: “Ya no se vota a Horacio, ahora se vota a Mauricio”, señaló a este diario uno de los hombres con acceso a la mesa chica del PRO. También señalaron que Martín Lousteau tiene un problema: si profundiza su discurso antimacrista, perderá votantes que lo eligieron como una opción de macrismo light. Durante el domingo, los macristas se deshicieron en argumentaciones a favor de que Lousteau se baje, pero ayer fuentes calificadas del PRO negaron que exista una negociación en el Frente Cambiemos para conseguir la defección del candidato de ECO.

Algunos macristas habían echado a correr el rumor de un encuentro entre Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió que ayer desmintieron en la cúpula del PRO. También sostenían que Lilita le había pedido a Fernando Sánchez que dimita, algo que fue negado por fuentes cercanas al diputado (ver nota aparte). También que Enrique “Coti” Nosiglia se oponía al ballottage, otra versión incomprobable. Algunos incluso utilizaron el argumento del gasto que causará el ballottage, pese a que el sistema de Boleta Unica Electrónica (BUE) ya fue licitado. Los macristas imaginaban que Larreta iba a sacar un porcentaje más cercano al 49 por ciento, lo que hubiera facilitado las presiones públicas y privadas sobre Lousteau.

En el PRO ganas no faltan de que Lousteau se baje, pero ningún dirigente lo dirá frente a los micrófonos. Les alcanza con sugerirlo como al pasar. Cuando le preguntaron a Larreta, contestó: “Yo voy a la segunda vuelta. Después son decisiones de cada uno. Yo no voy a opinar sobre las decisiones de ellos. Es cierto que en Córdoba o a nivel nacional ya habría terminado”. Y también: “La Constitución dice muy clarito que para que no haya segunda vuelta hay que sacar el 50 por ciento más un voto. Lo que sí es cierto es que la diferencia fue muy grande. En todo caso, ese es un problema de él”.

Los macristas, de todas formas, se muestran convencidos de que ganarán el ballottage por una diferencia de 20 puntos o más (un 60 por ciento Larreta contra un 40 por ciento de Lousteau en el peor de los casos). “Es muy difícil que revierta la diferencia. Hay tranquilidad en el gobierno”, indicó a este diario uno de los estrategas de la campaña nacional.

“Por cada voto que Lousteau suma de Recalde, pierde dos del filomacrismo. Es el dilema del lecho de Procusto”, dice uno de los filósofos macristas que aconsejan a Larreta. Cuenta la leyenda (griega, por supuesto) que Procusto era un posadero y asaltante –sin relación alguna con el PRO, pese a su nombre– que solía invitar a sus huéspedes a que se acostaran en su cama, luego los ataba y acto seguido o bien los estiraba para que coincidieran con el tamaño de la cama o bien les cortaba las extremidades que sobraban. Esa idea del lecho que no alcanza o que sobra es una forma más culta de la metáfora más utilizada de la “frazada corta”. El razonamiento de los macristas es que si Lousteau se vuelca a un discurso opositor a ultranza perderá más votos de los que intenta sumar por el lado del kirchnerismo o la izquierda.

Si el candidato de ECO avisó que piensa municipalizar la campaña, la estrategia del PRO en esta segunda etapa hacia el ballottage parece ser nacionalizarla. Luego del discurso de Macri en el que cuestionó con dureza al gobierno nacional e intentó polarizar con Daniel Scioli, señalan que la presencia de Macri en estas dos semanas será mucho mayor. “A Horacio ya lo votaron, y bastante bien. Ahora se vota a Mauricio”, indicaba un consigliere de Macri.

De hecho, el aún procesado jefe de Gobierno acompañó ayer a Larreta en su primera conferencia de prensa camino al ballottage. “Horacio es la persona más preparada, convencida y substanciada con los cambios que venimos haciendo desde hace ocho años”, lo ensalzó Macri. “Los votos no son ni kirchneristas ni de la izquierda. Los votos son de la gente. Se los capta contándole a la gente cómo vamos a hacer para que viva mejor”, sostuvo Larreta cuando le preguntaron cuál sería su fórmula para sumar votantes. “Vamos a encarar estas próximas dos semanas de la misma manera: yendo a los barrios, haciendo reuniones con vecinos, tocando timbres, escuchando y dialogando, como siempre”, dijo Larreta. Por las dudas, no dejó de señalar la buena onda con el candidato kirchnerista: “Me llamó Recalde para felicitarme por la elección. Estuvo muy bien, muy afectuoso”, dijo. Y luego metió púa: “No creo que los votantes kirchneristas vayan todos juntitos a votar al que le dicen”. Su candidato a vice, Diego Santilli, se esperanzó: “Ahora vamos a ser la opción de muchos que no nos eligieron en primera vuelta”.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri acompañó a Horacio Rodríguez Larreta en su primera conferencia de prensa camino al ballottage.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.