EL PAíS

Un viaje entre el rey y el ajuste de tarifas

Empresarios, Gobierno, privatizadas, inmigrantes son los temas de la gira a España que arranca mañana y donde el rey es “el mejor amigo”. La pelea por los servicios y los inmigrantes.

 Por Nora Veiras

“Con el que mejor nos llevamos es con el rey”, repiten en el círculo del presidente Néstor Kirchner. El rey no es otro que Juan Carlos de Borbón, quien apenas llegue la comitiva oficial a Madrid le ofrecerá el martes una cena en el Palacio de la Zarzuela. Pero antes de recostarse mimoso otra vez en el hombro de su majestad, como cuando recorrieron juntos El Calafate, el Presidente se verá cara a cara con José María Cuevas, el titular de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (Ceoce). Hace seis meses, no se prodigaron exactamente mimos. “Presidente, usted nos ha puesto a parir a todos”, le dijo Cuevas después de la cena en la que Kirchner despotricó contra la hipocresía de los empresarios quejosos por las consecuencias de la devaluación cuando se habían cansado de “remesar exageradas ganancias en dólares al exterior en la década del 90”. Con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional y con las cifras de crecimiento del PBI en mano, el Gobierno pretende dar una perspectiva de previsibilidad para tranquilizar a los inversores y seguir imponiendo sus tiempos en la renegociación de tarifas y condiciones contractuales de las privatizadas. “Está claro que este hombre puede estar ocho años en el poder y si es así tenemos que negociar con él a futuro”, comentó a Página/12 uno de esos inversores entrenado en el tire y afloje.
Entre el martes a la tarde y el viernes, Kirchner, su esposa Cristina Fernández; el canciller Rafael Bielsa; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el secretario de Turismo, Enrique Meyer, y el ministro de Infraestructura, Julio De Vido, se entrevistarán con el Presidente del gobierno español José María Aznar y con el candidato del Partido Popular para sucederlo en las elecciones del 14 de marzo, Mariano Rajoy. Obviamente, también está previsto un encuentro con el aspirante del Partido Socialista (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, quien pretende terminar con la hegemonía del PP. El miércoles al mediodía es la inauguración de la 24ª Feria Internacional del Turismo, el motivo oficial del segundo viaje de Kirchner a Europa. “Es la oportunidad de vender a la Argentina por la puerta de España”, explican en la Rosada y justifican: “La última temporada entraron cuatro veces más turistas extranjeros que el año anterior. Esto es una fuente de divisas impresionante y, a la vez, una fuente de inversión para generar fuentes de trabajo”. Los empresarios turísticos serán agasajados en una recepción en la embajada argentina.

Face to face

El diálogo con la concesionarios de servicios públicos privatizados y con los bancos será, en cambio, en forma personal. De Vido fue el encargado de armar los encuentros “face to face” –como le gusta decir al jefe de Gabinete– con los máximos responsables de los grupos económicos que pujan por aumentos de tarifas y compensaciones post default. Todos tendrán que ir a ver a Kirchner a la embajada argentina. Los presidentes de Repsol-YPF, Alfonso Cortina; del Grupo Prisa –la empresa que edita el diario El País de Madrid, posee inversiones en medios y otras áreas–, Jesús Polanco; de Telefónica, César Alierta Izuel; de la eléctrica Endesa que controla Edesur, Manuel Pizarro, y del Banco Bilbao Vizcaya (Francés), Francisco González Rodríguez, y del Banco Santander Central Hispano (BSCH), Emilio Botín. No está en agenda Aguas de Barcelona, que tiene el 25 por ciento de Aguas Argentinas, la empresa que en estos momentos está en un clímax de conflicto con el Gobierno por el aumento de tarifas, mientras que el Estado le reclama inversiones incumplidas por 55 millones de pesos. Para destrabar el tema, el Gobierno exige que retire la demanda presentada en Washington ante el Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) y la empresa dice que “analiza” el tema.
“El Presidente eligió España para golpear la mesa. Ahora ya conocemos su estilo y sabemos que no atacó a ningún sector empresario, que no tiene una actitud antiprivatizadas. Sólo cayó la concesión del Correo que tenía Macri. Por eso este viaje servirá para recomponer y fijar claramente las reglas de juego”, especulaba un empresario. “Las tarifas no están en la agenda. Si aparece el tema se repetirá lo que ya se sabe”, prometía un miembro de la comitiva. En el mundillo económico aseguran que para el tema eléctrico y el gas ya hay un principio de acuerdo para aplicar a partir de marzo aumentos selectivos a la industria y grandes consumidores. “No se afectará a doña Rosa ni a los jefas y jefes de hogar”, ironizan apuntando a los sectores medios y bajos que hacen al grueso del consumo familiar. En el caso de las naftas también especulan con un ajuste a principios del otoño. Pero antes de abordar el tema tarifas, existe otro foco de conflicto estratégico situado en los criterios de inversión. “El Gobierno quiere que la decisión de en qué se invierte sea del Estado y reserva para lo privado el derecho a la explotación, llegar a un acuerdo en ese punto no es sencillo”, comentan. Desde las empresas repiten que, “como dijo Aznar, la inversión de España en Argentina es estratégica. Nos tienen que convencer de que puede volver a ser un escenario estable”.

Inmigrantes

“El gobierno español no dará trato preferencial a los miles de inmigrantes argentinos que quieren regularizar su situación. Tratamiento privilegiado no tiene ningún país y su situación es la misma que la de cualquier otro inmigrante”, dijo el subsecretario de Trabajo y Asuntos Sociales de España, José María Olano, de visita en Buenos Aires. La declaración alteró a las organizaciones de inmigrantes que esperan la llegada de Kirchner para plantear el incumplimiento por parte de España de la Ley de Extranjería y de los tratados bilaterales. Antes de cenar el martes con el rey y la reina Sofía, el Presidente tiene en agenda asistir a la presentación del libro Inmigraciones: situación entre Argentina y España. Allí estará, entre otros, Carlos Slepoy, abogado de la Casa Argentina y uno de los motores del juicio por genocidio contra la dictadura argentina que instruye el juez Baltasar Garzón. La sola presencia del Presidente en el panel convocado en el Círculo de Bellas Artes es analizada como un gesto en favor del planteo por las organizaciones defensoras de los inmigrantes. La cuestión es especialmente sensible en España a menos de dos meses de las elecciones nacionales siendo que el PP endureció su política migratoria.

Compartir: 

Twitter
 

El Presidente confía en su buena relación con Juan Carlos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.