EL PAIS › LA EVOLUCION DE LAS DETENCIONES POR VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

Menos detenidos y más en sus casas

Un informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad analiza cómo fue cambiando el número de presos y los lugares de detención en los últimos meses.

La Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad concluyó un informe sobre la evolución de detenciones en general y detenciones domiciliarias de los acusados por crímenes de lesa humanidad. El informe al que tuvo acceso en exclusiva Página/12 señala que, desde diciembre, la evolución de detenciones muestra una paulatina tendencia a la baja: pasaron de 1070 a 1055. Y que creció el número de domiciliarias pero en una tendencia constante entre marzo de 2015 y agosto de 2016: 55 beneficiados de marzo a diciembre y 50 de diciembre a agosto. Un dato central que reseña el informe es la paridad entre detenidos en cárceles y en sus casas: 535 en cárceles y 489 en domiciliarias. La diferencia de 46 imputados, sostiene el informe, “discute con cualquier manifestación que sugiera que este beneficio se deniega en forma sistemática”.

La Procuraduría a cargo de Jorge Auat y Carolina Varsky registra una de las estadísticas más confiables sobre el proceso de memoria, verdad y justicia en Argentina. Este informe tomó el estado de situación jurisdicción por jurisdicción, un estudio que funciona como respuesta a las presiones del lobby de los perpetradores y a las posiciones a favor de domiciliarias automáticas alentadas desde las primeras líneas del Gobierno. Pese a ese aliento, los números muestran tendencias para seguir de cerca la relación entre el número de detenidos y el aumento de las domiciliarias, pero que a ojos de los procuradores aún no representan cambios abruptos o significativos en los procesos.

El informe comienza con dos gráficos. El primero marca la evolución de detenciones: la periodización comienza en marzo de 2015, avanza por trimestres, y termina en agosto de 2016. En ese lapso, los detenidos pasan de: 907, 1046, 1065, 1070 –su punto mayor– y luego 1065, 1056 y 1055.

“Las detenciones fueron aumentando durante 2015 hasta el mes diciembre –señala el informe–, cuando comienza una paulatina tendencia decreciente. De todas maneras, como puede observarse los cambios en este universo de imputados aún no son significativos”.

El segundo cuadro (ver imagen) analiza específicamente el universo de detenidos. Compara números de presos en (1) domiciliarias, (2) unidades del servicio penitenciario y (3) en hospitales o dependencias de las fuerzas de seguridad. Es uno de los gráficos más interesantes porque marca una evolución ascendente de quienes llegan a sus casas.

Marzo 2015: 557 detenidos en una cárcel y 384 con domiciliarias.

Diciembre 2015: 603 contra 439. Agosto 2016: 535 contra 489.

“En el gráfico se observa una tendencia creciente en el número de imputados con arresto domiciliario, que abarca prácticamente todo el periodo relevado –dice el informe–. Entre marzo y diciembre de 2015 (9 meses) el aumento fue de 55 imputados, mientras que en lo que va de 2016 (8 meses) el aumento ha sido de 50 imputados.” Señalan, como se dijo, que casi la mitad del universo de detenidos en la actualidad está en su casa. También que “la tendencia no es un fenómeno nuevo, sino que se ha producido sostenidamente desde 2015. Aunque, si proyectamos los datos a diciembre de 2016, es posible que este año la suba sea mayor”.

Otro análisis de ese cuadro habla de un cambio desde diciembre, cuando observan bajar el número de detenidos y aumentar el de domiciliarias. “Durante los meses relevados de 2015 aumentó tanto el número de personas con arresto domiciliario como detenidos en el servicio penitenciario. Ambos crecían en una distribución pareja, consistente con el aumento del total de imputados detenidos. Esto cambia en 2016, donde la tendencia es a la baja para el total de detenciones y para el número de detenidos en cárceles, pero el arresto domiciliario aumenta. No puede inferirse que el aumento de un tipo de detención es la consecuencia directa de la baja del otro, pero este cambio se da en un escenario en el que además se dictan menos detenciones o se producen excarcelaciones”. También agregan que “los imputados con arresto domiciliario a agosto de 2016 eran 105 más que en marzo de 2015, y 50 más que en diciembre de 2015. En conjunto, este aumento representa cerca del 10 por ciento del total de detenidos en un año y medio aproximadamente. Este tipo de movimiento en los datos confirma que la tendencia es creciente pero aún residual”.

Las jurisdicciones con tendencia a las domiciliarias son Azul (82 por ciento), Comodoro Rivadavia (80), Corrientes (57), Mar del Plata (66), Neuquén (86), Paraná (53), Paso de los Libres (83), Rawson (100), Salta (84), San Juan (55), San Martín (64), San Nicolás (100), San Rafael (54), Tucumán (76), Viedma (100). Parte de esas jurisdicciones reúnen también a los mayores indicadores de imputados en libertad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.