EL PAíS

En Harvard se acuerdan bien del pobre Domingo

En lo que ya tiene cara de campaña, el establishment internacional presionó por Cavallo. Lo visitó Camdessus y llegaron cartas de Harvard para el presidente Duhalde.

A casi un mes y medio de la detención de Domingo Cavallo por la causa del tráfico de armas, importantes referentes del mundo financiero y académico de Estados Unidos pidieron la semana pasada por su libertad. En lo que empieza a parecer una campaña, primero el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Larry Summers, expresó su solidaridad en una conferencia frente a economistas y referentes políticos en la Universidad de Harvard. El viernes, Michel Camdessus, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional lo visitó en su celda de Campo de Mayo. Y también llegaron cartas por su libertad de eminentes académicos de Harvard.
“Me parece sumamente importante que la Argentina le anuncie al mundo que se posiciona del lado de las instituciones democráticas. Nada anunciaría ese mensaje más claramente que ponerle fin a la detención política de una persona tan decente como Domingo Cavallo.” Así termina la carta que Lorenzo Weisman, banquero de Nueva York y catedrático de la influyente Harvard, le envió el miércoles al presidente Eduardo Duhalde. En el texto se le “recuerda” al primer mandatario que el 4 de mayo se celebró una reunión del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller de Harvard, a la que concurrieron “representantes ilustres de Estados Unidos y Sudamérica”, y donde Larry Summers, ex secretario del Tesoro de Bill Clinton, “expuso su solidaridad con su colega y amigo Domingo Cavallo”. Según Weisman, “en esa importante reunión había unanimidad sobre que la detención es un acto político no justificado”.
Apenas un día después, Duhalde recibió otra carta del director del Centro Rockefeller, John Coatsworth. “Espero que se pueda encontrar la manera apropiada para ponerle fin al uso del sistema judicial para la persecución política de Cavallo”, escribió el académico. En el entorno del ex ministro aseguran que los catedráticos de la prestigiosa universidad “están en contacto permanente con el Departamento de Estado y tienen un importante poder de lobby”. Por eso ven con esperanza las declaraciones que la semana pasada hizo Powell, quejándose, entre otras cosas, de la “politización del sistema judicial”. Desde Washington ya habían salido señales de apoyo a Cavallo: días después de su detención el influyente estudio Kissinger McLarty denunció que “la detención de ex ministros que acaban de dejar sus mandatos tiene la tendencia a debilitar las instituciones”.
Según fuentes cercanas al ex ministro, el viernes Cavallo fue visitado por Camdessus, que llegó invitado por la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas. “Charlaron una hora y le expresó su solidaridad. Le dijo que le parecía muy injusta su detención”, aseguraron los cavallistas. El ex ministro también recibió una carta de apoyo de su amigo John Walsh, miembro del “grupo de los 30”, que reúne a economistas ortodoxos de varios países del mundo. Sin mucha confianza en la Justicia, el mensaje dice que “si los astros se alineasen como todos deseamos, esperamos darte la bienvenida en Madrid en un futuro cercano”. La campaña también existe en la página www.cavallo.org: sus seguidores proponen enviar mails al Presidente e iniciar cadenas de mensajes electrónicos.

Compartir: 

Twitter
 

Los directivos del Centro Rockefeller pidieron por Cavallo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.