EL PAíS › EL MUSICO OFRECERA UN RECITAL EN LA ROSADA

Charly, el transversal

Por pedido expreso de Kirchner, la estrella de rock estará n el ciclo Música en el Salón Blanco. Será su primera ncursión artística en la sede gubernamental. Promete una íntesis de la argentinidad.

 Por Diego Schurman

Quiere ser rey. Pero brindará un homenaje a la democracia. Y nada menos que en la Casa Rosada. Charly García le prometió a Néstor Kirchner un recital a todo trapo. Será su primera vez en el Salón Blanco, aquel que resume la historia política y social del país. Seguramente por eso la máxima estrella del rock nacional le propuso al Presidente fusionar ante sus oídos diversos estilos, buscando una síntesis de la argentinidad.
Si bien Kirchner muestra vocación receptiva cuando pregona aquello de “abrir la Casa de Gobierno a todos sus artistas”, la invitación a Charly no puede ser considerada una más. Hace tiempo que lo busca. Hace tiempo que lo desea. Hace tiempo que lo imagina con el cobijo de su gente. A García y su banda los recibirá exactamente el viernes 3 de junio, aunque por estas horas, en otra muestra de afecto al ex Sui Generis, ordenó iniciar conversaciones para incluirlo, además, en el programa de las celebraciones del 25 de mayo. El año pasado cerró la fiesta patria entonando su particular versión del Himno Nacional. Lo antecedieron celebridades internacionales de las que es fan Cristina Fernández de Kirchner, como el español Luis Eduardo Aute o el cubano Silvio Rodríguez. Pero la estrella de Plaza de Mayo fue Charly.
Kirchner lo adora. Quienes acceden al despacho presidencial pueden ver, junto al minicomponente, algunos CD del músico. Eso sí, comparte el podio con otros grandes como León Gieco, Fito Páez, Víctor Heredia y... Los Redonditos de Ricota. Los gustos son propios y prestados. Su hijo Máximo le acerca a menudo algunos compact. Y lo mismo hace Miguel Núñez. El vocero presidencial es además el organizador del ciclo Música en el Salón Blanco, que los primeros viernes de cada mes rinde homenaje a un artista invitado. De hecho, el concierto de Charly se enmarcará en ese ciclo. No por nada, Núñez se encargó personalmente de hacer la gestión. Lejos de lo que podía imaginar, el integrante de Serú Girán no dio muestras de divismo. Ni mucho menos. En la conversación, lo excéntrico fue el lugar: el hotel que el empresario Alan Faena tiene en Puerto Madero.
“Charly es parte de nuestra nacionalidad. Para muchas personas de distintas generaciones siempre hay alguna canción de él que los representa. Yo particularmente estuve en el Adiós Sui Generis del Luna Park. Por eso tanto para el Presidente como para mí es un honor que ahora pueda tocar por primera vez en la Casa Rosada”, dijo Núñez a Página/12.
Los conciertos del Salón Blanco, que transitan por géneros disímiles como jazz, folclore, tango y rock, son libres y gratuitos. Y se puede reservar una de las 200 butacas disponibles ingresando a la página web [email protected], o enviando un fax al 43443742. Para Charly se prevé habilitar el Salón Sur, lindante al Blanco, ya que la capacidad seguramente va a ser superada.
En carpeta hay varios candidatos. La mayoría rockeros, porque están en las preferencias presidenciales, por encima de los tangueros. Así es que se barajan nombres como los de Andrés Calamaro, Fabiana Cantilo, El Bahiano e incluso grupos como Los Piojos. También se pensó en María Elena Walsh. Claro que por ahora Charly eclipsa todo. El autor de Piano Bar ya ofreció un show para el poder. Fue en Olivos, en presencia de Carlos Menem. La fiesta privada la convirtió en un CD de edición limitada que se llamó Charly & Charly en Olivos. El músico siempre tomó distancia de las políticas del ex mandatario. Pero no de sus gestos amistosos, que los reivindica. Con Kirchner también se fotografió. Y hasta se apoltronó en su despacho, en ese aposento que el mito popular llama sillón de Rivadavia. Fue aquel día el que anunció su conversión. “Ahora me voy a hacer Harekirchner”, se río delante de las alfombras rojas de la Rosada y en vísperas de una fecha patria.
–Evidentemente usted seduce al poder –le planteó este diario.
–Nooooooooo. La confusión de todos es que se creen que el poder me busca y en verdad todos me buscan porque el poder soy yo. Ahora no le voy a pegar a Méndez, porque es lo más fácil. Pero tampoco fui un chupamedias de él. Yno lo seré de Kirchner, pero el tipo me cayó muy bien y eso no lo tengo por qué ocultar.
El artista hará magia con su piano en un recinto cargado de historia. En el Salón Blanco juraron presidentes de facto y democráticos. Velaron los restos de personalidades como Raúl Matera, Roque Sáenz Peña o Julio Argentino Roca. Y allí se conserva el sillón que usó el Papa en su visita al país. Más cercano en la historia, fue testigo de la asunción de Kirchner y del anuncio de la adhesión al canje de la deuda, que permitió la salida del default. Habitualmente, se convierte en la sala de recepción de embajadores y mandatarios. Pero también de reyes. Y Charly, ya lo dice en estas mismas páginas, quiere ser el rey de la Rosada.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.