EL PAíS

Hay mucha bronca de los extranjeros por el corralito versión Lavagna

La puerta abierta que dejó el ministro para que los bancos que quisieran pudieran devolver depósitos puso en aprietos a la banca extranjera, que publicitaba informalmente que si la dejaban podría cumplir con sus clientes, pero que ahora esquiva el bulto.

 Por David Cufré

“No entiendo más nada, te juro que no entiendo más nada. No sé si son incompetentes, si es una bravuconada o si quieren que nos linchen a todos los banqueros”, le dijo uno de ellos a Página/12, furioso con la decisión del Ministerio de Economía de permitir la devolución anticipada de los depósitos. La mayoría de las entidades financieras rechaza esa posibilidad, y su mera existencia fue tomada como una provocación. En la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) sostienen que Roberto Lavagna boicotea su propio plan de salida del corralito, dado que la gente no sabrá si optar por los bonos o esperar a que eventualmente se definan condiciones más ventajosas. Hasta el momento, el Banco Ciudad fue el único que recogió el guante de la nueva propuesta oficial (ver aparte). Este diario pudo saber que también lo hará el Banco de Valores, entidad que opera mayormente con operadores bursátiles.
En respuesta al fastidio de la banca extranjera, la versión del equipo económico es que fueron algunos bancos los que pidieron la facultad para reintegrar depósitos a corto plazo. “Dentro de ABA cada banco tira para su lado y más de uno no se ve representado por la conducción de la entidad”, remarcó una fuente cercana a Lavagna, agitando la interna de los banqueros. De acuerdo a esta explicación, algunas entidades en condiciones de devolver depósitos quieren aprovechar el momento para recomponer su imagen y ganar mercado, dejando al descubierto a competidores más castigados por la crisis. En el reportaje que concedió al suplemento Cash, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, mencionó que “hay bancos que están preparando campañas publicitarias para decir que ‘nuestros clientes vinieron a buscar su plata y se la llevaron’” (ver aparte).
Página/12 consultó a distintas entidades líderes y todas negaron que vayan a hacer lo que dijo el funcionario. Argumentaron que la mayoría de los bancos necesitaron pedir redescuentos al Banco Central por problemas de liquidez, y que antes de pensar en restituir depósitos a los ahorristas tienen que pagar los compromisos asumidos con la autoridad monetaria. “El banco que pidió redescuentos tiene problemas de liquidez, y el que no los pidió le queda la caja mínima para operar todos los días”, fue una de las respuestas coincidentes. También fue generalizado el malestar con el Banco Ciudad, pues puso en evidencia la disparidad de criterios dentro del sistema financiero.
Eduardo Duhalde y Lavagna se reunirán hoy con Abappra, la asociación que reúne a la banca pública y privada nacional, adonde participa el Ciudad. Uno de los temas será la reglamentación del decreto de salida del corralito, con la cláusula de restitución de los depósitos incluida. A pesar de la resistencia de los bancos extranjeros a esta última medida, en Economía descartaron que puede ser eliminada. En todo caso, dijeron, “el banco que quiera y pueda mejorar las condiciones a sus clientes que lo haga, y el que no, no tiene ninguna obligación”.
El desconcierto que expresaron los financistas extranjeros se debe a que el FMI rechazó el plan de Lavagna para la salida del corralito. En lugar de que los ahorristas tengan la opción de tomar bonos, el organismo de crédito exigía que todos recibieran títulos públicos, de manera forzosa. Esta discrepancia es una de las razones por las que se demora la llegada de una misión del FMI. “En lugar de aflojar las tensiones, las agudizan abriendo todavía más el corralito”, se quejaba un banquero. Y decía que ello repercutirá sobre la cotización del dólar, porque habrá más pesos para comprar divisas.
“No veo que hoy haya algún banco en condiciones de devolver totalmente los depósitos”, declaró Daniel Llambías, director del Banco Galicia. Dijo que “los bancos tienen un impedimento que resulta del desfase entre los depósitos y préstamos por la pesificación asimétrica”. Es decir, que mientras los depósitos fueron pesificados a 1,40, los créditos quedaron con el uno a uno de la Convertibilidad. El directivo agregó que”necesitamos un mensaje uniforme y buscar una solución que sea lo menos dañina para la gente, que preserve la moneda y contemple los casos de las personas de mayor edad”.

Compartir: 

Twitter
 

El BBVA Francés, cuya casa matriz es española, también tiene un juicio abierto en su país de origen.
El Banco Ciudad picó en punta prometiendo un cronograma propio de devolución de depósitos.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.