EL PAíS › CON UNA ASAMBLEA CULMINO LA CUMBRE DE LOS PUEBLOS

Propuesta para los presidentes

 Por Camilo Ratti
Desde Córdoba

Más de dos mil quinientas personas participaron durante dos días en los foros y talleres que le dieron vida y color a la Cumbre de los Pueblos, el evento paralelo a la Cumbre del Mercosur que ayer cerró con una asamblea popular en la Plaza San Martín y cuyos asistentes marcharán hoy al Palacio Ferreira para entregar a los presidentes el documento final con las conclusiones. Entre las diversas temáticas abordadas, una de las más convocantes fue la de “Agua, Tierra y Medio Ambiente”, que puso en discusión la propiedad y gestión de los recursos naturales en cada país. Página/12 habló con Adriana Marquisio, presidenta del sindicato del agua del Uruguay, quien contó cómo se vive en su país el problema generado por las pasteras de Fray Bentos.

“Estamos ante una oportunidad histórica, hay un nuevo tiempo político en América latina y debemos aprovechar esta coyuntura para profundizar los proyectos que surjan desde los pueblos para beneficio de los pueblos.” Esta y otras frases fueron el broche de oro de la Cumbre de los Pueblos. Entre murgas, banderas y grupos musicales, los distintos representantes sociales pasaron por el escenario para decir lo suyo, con la ilusión de que los diferentes líderes de la región sepan leer esta efervescencia popular que se vive y la transmitan en su gestiones de gobierno. “Tierra, trabajo y justicia” gritaban las organizaciones campesinas, que en gran número llegaron desde Jujuy, Santiago del Estero y el norte de Córdoba, “agua, petróleo y gas para el pueblo” exigían los trabajadores y dirigentes gremiales que perdieron el control de esos recursos en manos privadas.

El que discutió la propiedad y el manejo de la tierra, el agua y el medio ambiente fue precisamente uno de los talleres que más gente convocó en estos dos días de debate. Y el conflicto con Uruguay por las pasteras de Fray Bentos no podía estar ausente de la polémica. Página/12 conversó con Adriana Marquisio, presidenta del sindicato del agua en la patria oriental. “Hubo dos ejes de discusión muy claros: la gestión pública de un recurso tan fundamental como el agua y lo que significa este recurso hídrico en sí mismo.” En cuanto a lo primero, Marquisio destacó la reforma constitucional que los uruguayos lograron para reestatizar el agua el año pasado, que debería repetirse en todos los países, y remarcó que “el desafío ahora es demostrar que somos capaces de gestionar este servicio público de manera eficiente”. En cuanto a lo segundo, sostuvo que “lo que tenemos que debatir seriamente es que el Acuerífero Guaraní, que es de todos los sudamericanos, no lo perdamos en los troncos de eucaliptus que utilizan las pasteras para hacer celulosa o en las plantaciones de soja transgénica que tapizan nuestros suelos”.

Y en relación con el conflicto específico por las plantas de Fray Bentos, la gremialista explicó que “el pueblo uruguayo está temeroso en el tema porque no quiere desequilibrar a un gobierno que llegó al poder después de años de construcción popular, desde las bases. Pero esto no quita que la gran mayoría de los uruguayos no estén preocupados por el daño que puedan generar las papeleras”. Para Marquisio todo se politizó demasiado, lo que no quiere decir, aclaró, que exista un conflicto entre los pueblos. “Los uruguayos nos abroquelamos para defender a este gobierno popular, que evidentemente no tiene la fuerza necesaria para pelear contra el poder trasnacional, como no lo tiene casi ningún gobierno de la región. Esto es lo que tenemos que cambiar.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.