EL PAIS › OPINION

Lo nuevo es la unidad

Por Patricio Echegaray *

Cuando el régimen entreguista y opresor que nos gobierna se debate en la peor de sus crisis y el gobierno de Duhalde lame cada día más las botas del imperio, hay una gran oportunidad para que los proyectos de izquierda, de liberación nacional y social, hagan contacto fructífero con un pueblo que gana la calle y con los nuevos contornos que adquiere el movimiento popular desde las asambleas barriales, las organizaciones de desocupados y piqueteras, el nuevo sindicalismo que está surgiendo y las nuevas direcciones estudiantiles. La necesidad de un frente de unidad antiimperialista está a la orden del día. No es novedoso que en las izquierdas haya debates. Es viejo, en cambio, el hecho de que esas polémicas provocaran las divisiones que todavía sufrimos y que aprovecha el bloque dominante para sostenerse en el poder. Para nosotros, por lo tanto, el nudo principal a desatar es el de la unidad. Una unidad en la diversidad, donde los debates agreguen riqueza y no sean causa de fracturas estériles. Una unidad para construir, entre otros, la fuerza capaz de afrontar con los poderosos, en un momento que permite una más rápida acumulación de fuerzas. En la Coordinadora Nacional de IU, donde confluyen distintas opiniones, estamos evaluando seriamente y a conciencia esta cuestión. Evaluamos que recogemos más adhesiones que otras fuerzas afines por nuestro planteo de unidad. Y vamos a sostenerlo. Para ser consecuentes, decidimos realizar gestiones unitarias y hemos tenido encuentros de intercambio –que van incluso más allá de la izquierda tradicional– con el Socialismo Auténtico, la Corriente Patria Libre y el Frente para el Cambio. El Partido Comunista ha hablado con Luis Zamora. Y también con otros sectores de izquierda y con movimientos como el que dirige Raúl Castells, quien sufre una injusta detención. Tenemos a la vista reuniones con otros referentes de izquierda. Si somos consecuentes con la vocación de poder que el pueblo señala con el “que se vayan todos”, la unidad y con ello las victorias estarán mucho más cerca. Lamentamos que aún no podamos confirmar una confluencia de los sectores de izquierda y antiimperialistas. Sin ella es prematuro hablar de candidaturas comunes. Pero nuestro llamado sigue en pie y se extiende, además, a todos los compañeros y compañeras que militan en proyectos de cambio, sociales o políticos. Para concluir, insistimos: lo viejo es la división. Lo nuevo, y francamente revolucionario en la tradición de la izquierda y las fuerzas alternativas de la Argentina, sería la unidad. Eso sí que rompería los moldes preestablecidos.
* Diputado, Partido Comunista en Izquierda Unida.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.