EL PAIS

Peralta, el nuevo gobernador, dijo que su misión será “pacificar”

Sindicalista, ex ministro, legislador provincial, interventor de Yacimientos Carboníferos Fiscales, Daniel Peralta asumirá hoy como gobernador de Santa Cruz. Abrir el diálogo es su desafío.

“Mi misión es pacificar la provincia.” Apenas aterrizó en Río Gallegos, Daniel Peralta dejó en claro cuál era su objetivo. El ex dirigente sindical, interventor de Yacimientos Carboníferos Fiscales y diputado provincial con licencia, se dirigió hacia la Legislatura. Allí se iba a aceptar la renuncia de la vicepresidenta primera del cuerpo, Judith Fortsmann, para luego ubicar al propio Peralta en ese puesto. Ese enroque haría posible el nombramiento del sindicalista en la gobernación, que se formalizará hoy a las 19. Cercano al ministro de Planificación, Julio De Vido, y al diputado Edgardo Depetri (también dirigente de la CTA), Peralta se tomó algunas prevenciones antes de llegar a Santa Cruz. Tras una mediación del embajador ante el Vaticano, Carlos Custer, conversó un rato largo con el obispo de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín. A pesar de haber asumido hace menos de un año, el religioso se convirtió en una figura clave en el conflicto provincial. “Tengo especial consideración por el obispo”, aclaró ayer Peralta.

El tono componedor del ex dirigente sindical del gremio bancario contrastó con los dichos que el ministro de Gobierno, Daniel Varizat, le dedicó al obispo hace una semana. Varizat había dicho que Romanín debía hacerse una “pericia psiquiátrica”. Ayer, apenas puso un pie en Santa Cruz, Peralta mostró un espíritu totalmente opuesto. “Tengo una excelente relación con el obispo. Anoche (por el miércoles a la noche) mantuve un diálogo con él. Tengo especial consideración con el obispo, que conoce la realidad de Santa Cruz, estuvo en varias oportunidades en la mina de Río Turbio con los mineros”, dijo. “Santa Cruz necesita pacificarse, es una situación que tenemos que enfrentarla entre todos”, destacó. Poco antes, la Legislatura había aprobado la renuncia “indeclinable” de Sancho y había elegido a Peralta como vicepresidente primero del cuerpo.

Tras la sesión en la Legislatura, Peralta estuvo reunido varias horas con los ex ministros de la gobernación, quienes ya habían presentado la renuncia. Luego dio una conferencia de prensa. A pesar de la insistencia de la prensa, no quiso adelantar ninguna medida. Sólo confirmó que todos los funcionarios de Sancho habían presentado su dimisión. “El gabinete de la provincia renunció a pleno. Algunos, si quieren quedarse, lo harán; otros serán reemplazados. Lo que deben saber los compañeros es que si quieren ser candidatos no pueden estar en funciones. Ese es mi pensamiento”, aseguró. En los pasillos de la Legislatura se daban por descontado algunos alejamientos (ver páginas 2/3).

Antes de aterrizar en Río Gallegos como nuevo hombre fuerte de la provincia, Peralta se había desempeñado como interventor en los Yacimientos Carboníferos Fiscales. Asumió luego del incendio que terminó con catorce mineros muertos. En Santa Cruz, la tragedia abrió una dura polémica sobre la responsabilidad que le cabía a la provincia (se había hecho cargo de la mina desde 2002) y también al empresario italiano Sergio Taselli, por no invertir lo suficiente durante el lapso en que explotó el yacimiento, de 1994 a 2002. En aquel momento, Peralta atribuyó una buena parte de la responsabilidad a Taselli: “Hay que remontar diez años de desinversión y falta de mantenimiento. Taselli había hecho un emprendimiento financiero, no minero”, cuestionó.

La figura de Peralta también despertó rumores que ayer abundaron en Río Gallegos. Recordaron que fue la mano derecha del ex gobernador Ricardo Del Val, destituido en juicio político por mal desempeño, quien en 1991 cerró la Legislatura. Algunas lo vinculaban con De Vido y con el empresario de la construcción Lázaro Báez, quienes según esas versiones estarían enfrentados en una interna K con el empresario de medios Rudy Ulloa Igor. Lo cierto es que Peralta, con su discurso conciliador y su relación estrecha con Depetri (en Santa Cruz, los estatales constituyen la mayor parte de la economía), podría ser de ayuda para descomprimir la situación. Como primer gesto, el flamante gobernador dejó trascender ayer que está evaluando convocar a una paritaria para discutir salarios.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Peralta hasta ayer fue interventor de Yacimientos Carboníferos Fiscales.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.