EL PAíS › LOS FUNDAMENTOS DE LA PROPUESTA QUE BUSCA CAMBIAR UN PARADIGMA

“La salida es por la salud”

El senador Aníbal Fernández explica el trabajo previo que derivó en el proyecto presentado ayer, recalca que el problema “no tiene solución punitiva” y expone los argumentos que esgrimirá para defender la iniciativa en el Senado.

“Los que se opongan van a exponer prejuicios más que razones”, dice Aníbal Fernández.

Mientras revisa los twitters posteriores a su anuncio de su proyecto de ley, que “hierven entre los apoyos y algún bardero”, el senador Aníbal Fernández recibe a Página/12 en su despacho, repleto de televisores como en sus anteriores oficinas. Hace cinco años, cuando era ministro del Interior, pidió –en una entrevista publicada en este diario– a las fuerzas de seguridad a su cargo que “dejen de perseguir a los consumidores”. A partir de entonces, y con el asesoramiento de jueces, fiscales, sanitaristas, toxicólogos y sociólogos, se fue delineando el proyecto que presentó ayer y que tuvo, reconoce, “un pie fenomenal, muy fuerte, a partir de tres fallos de la Corte Suprema: Arriola, Tuffano, sobre internación, y R. M. J., sobre insania”.

–¿Cuáles fueron los pasos que siguió luego de aquella primera declaración en 2007 sobre los consumidores?

–Creamos la Ufidro, esa oficina especializada en narcotráfico, que sirvió como un diagnóstico. Luego vino la Comisión Coordinadora, los documentos que emitieron y empezamos a imaginar un escenario posible para reformar la política de drogas y enfocar el fenómeno del consumo, sea abusivo o recreativo, hacia lo sociosanitario.

–También fue importante la encuesta que realizó el Indec en 2008.

–Sí, porque actuó como ordenador pero no como motivador. Vimos un año antes que la Justicia federal estaba abarrotada por la cantidad de usuarios detenidos, muchas veces, sin que estuvieran fumando en la calle. Pero después de esa encuesta hecha en 51 mil hogares, donde se detectó el cigarrillo, el alcohol y los psicofármacos como principales adicciones, se presentaron la ley antitabaco, la de control de venta de medicamentos y varias regulación sobre el alcohol.

–¿Influyó el cambio de postura global sobre el tema para que se pueda discutir este tema en Argentina?

–Nosotros planteamos esto en foros internacionales desde 2009, cuando fuimos a la reunión de la ONU en Viena y planteamos esto junto a Uruguay. Un año después, (Antonio María) Costa, el jefe de esa oficina antidrogas de la ONU, dijo que no había que criminalizar a los usuarios y que había que ir contra las pirañas que venden. También (Barack) Obama, cuando empezó su gobierno. Lo que pasa es que ellos, como el resto, se dieron cuenta de que la prohibición absoluta fracasó, costó fortunas y dio cero resultados. De hecho, hay un cambio fenomenal en los Estados Unidos entre todo lo que invertían en la guerra contra las drogas y ahora, que es menos. Además, las drogas de origen vegetal están cediendo ante las de diseño.

–¿Considera que después de debates tan intensos como la Ley de Matrimonio Igualitario la sociedad está preparada para aceptar que la tenencia para uso personal no debe ser penada?

–Yo creo que sí porque esto no tiene solución punitiva y hay menos preconcepto que con la Ley de Matrimonio Igualitario. La salida es por la salud y por eso también proponemos que las obras sociales y las prepagas deben incluir el tratamiento de las adicciones. Además está el fallo Arriola de la Corte Suprema, que consolidó nuestras propuestas: no despenalizamos las sustancias, sino que respetamos las actos privados de la personas, algo con lo que estoy totalmente de acuerdo.

–¿La aplicación de ley va a de-salentar a los jueces que ordenan allanamientos de cultivos de marihuana para uso personal?

–Totalmente. Por más que un vecino vea la planta de alguien, como no está penado el autocultivo, la denuncia va a ser desestimada.

–¿Y si es más de una planta?

–La ley no habla de cantidades mínimas, aunque es algo que se puede discutir en las comisiones, que seguramente van a ser la de narcotráfico o la de salud, o incluso al momento de reglamentarse. Estoy abierto a discutir esto con el activismo y otros sectores, si se pretende llegar a un número determinado de plantas que establezcan el autocultivo, que sirve para que el usuario no tenga que comprar en el mercado negro.

–¿Cree que va a ser difícil consensuar la aprobación en el Senado?

–Yo veo muchos apoyos pero no quiero dar nombres, hay muchos proyectos de distintas fuerzas en Diputados. Yo creo que los que se opongan van a exponer prejuicios más que razones. Y pienso discutir con todos porque si algo nos sobran son buenos argumentos.

–La reforma penal que presentó no incluye muchas definiciones sobre el tratamiento de los usuarios de drogas.

–Lo que sigue después de este debate es presentar una ley de sistema nacional de atención a los usuarios, que fue presentada en algún momento pero perdió estado parlamentario.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

ESCRIBEN HOY

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.