EL PAíS › SERVINI INTERVINO EL PJ DE LA CAPITAL FEDERAL

Toma no va a Parque Norte

 Por Santiago Rodríguez

El kirchnerismo porteño logró su objetivo: Miguel Angel Toma no estará hoy sentado a la mesa del Consejo Nacional del PJ porque ayer fue desplazado de la presidencia del peronismo metropolitano. Así lo dispuso la jueza María Romilda Servini de Cubría, quien decretó la intervención del partido a nivel local y dejó su normalización en manos de Ramón Ruiz, un dirigente de larga trayectoria en el distrito. La magistrada fundamentó su decisión en la “falta absoluta de gobierno” del peronismo porteño y avaló de ese modo el planteo que habían hecho los kirchneristas, quienes después de retirar a todos sus consejeros de la conducción partidaria solicitaron la intervención frente a la situación de acefalía que había quedado planteada.
Los días de Toma al frente del peronismo porteño estaban contados desde hace unas semanas. El kirchnerismo decidió poner fin a su mandato partidario en la reunión que el pasado 11 de marzo realizó en Parque Norte y que tuvo a Néstor Kirchner como principal protagonista. El mismo Kirchner le bajó entonces el pulgar y les explicó a quienes le responden en la Capital Federal que no quería que el ex jefe de la SIDE participara del Consejo Nacional del PJ. La jugada contó con el acuerdo tácito de Eduardo Duhalde, quien optó por mantenerse al margen y así dejó a Toma librado a su suerte.
El artífice del desplazamiento de Toma fue el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Al funcionario le resulta clave asumir el control del peronismo porteño si quiere presentarse como candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el 2007.
Frente a la negativa de Toma de abandonar la presidencia del PJ porteño por su propia cuenta, los kirchneristas tomaron otro camino: hicieron renunciar a los 38 consejeros y le provocaron un vacío de poder. Pieza fundamental en esa maniobra fue Víctor Santa María, a quien responde la mayoría de los renunciantes. Después recurrieron a la Justicia y pidieron la intervención en función de la “situación de acefalía” planteada.
Quien terminó de sellar la suerte de Toma fue la misma Servini de Cubría, quien tantas veces jugó a su favor. “Resulta necesaria la intervención de la Justicia electoral, a fin de tutelar los derechos de los afiliados”, señaló la magistrada en su resolución.
“Es igual que en los tiempos de (Carlos) Menem, cuando era (Carlos) Corach el que impulsaba las intervenciones. Al final uno creía que los tiempos habían cambiado, pero usaron la misma metodología y hasta los mismos socios, Kelly Olmos y Matilde Menéndez”, se quejaban anoche los peronistas vinculados con Toma. “Se abre una etapa de esperanza y renovación”, opinó, en cambio, Santa María.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.