EL PAíS

“No creemos que esto se solucione a corto plazo”

El vicecanciller Jorge Taiana, uno de los principales negociadores en la Cumbre, dice que fue un logro expresar la postura argentina. Los roles de Brasil y México. La relación con Estados Unidos.

 Por Miguel Jorquera

Jorge Taiana fue uno de los principales negociadores argentinos en una cumbre con serias diferencias. Aunque sin exaltaciones, el vicecanciller asegura que la reunión continental trató los temas que se había trazado –como la creación de empleo digno y la consolidación democrática– y que la postura divergente sobre el ALCA es sólo uno de los casi 70 puntos consensuados entre todos los países que participaron. Destaca la actitud del Mercosur para oponerse en minoría a quienes respaldaban la postura estadounidense y considera que ahora ni en el corto plazo están dadas las condiciones para instrumentar un tratado de libre comercio como el ALCA.
–Un documento final de la cumbre con dos posturas tiene varias lecturas. ¿Cuál es el balance que hace la cancillería?
–No es un documento con dos posturas. El documento, que es consensuado por todos los países que participaron, tiene el sentido que se trazó la Cumbre: la lucha contra la pobreza y la gobernabilidad democrática como principales temas. Que también incluyen la creación de trabajo; el crecimiento con creación de empleo porque es cierto que también hubo crecimiento pero sin generar empleo; la capacitación laboral; el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.
–Pero finalmente también se incluyó el tema del ALCA.
–Es un sólo punto de los casi 70 que tiene el documento final. Allí hubo países que se mostraron optimistas para avanzar en las negociaciones con el ALCA y otros, por decirlo de alguna manera, que somos más escépticos con respecto a esas negociaciones. El artículo B del punto 19 del documento expresa claramente nuestras diferencias sobre los subsidios agrícolas, las distorsiones y las asimetrías económicas que hoy no hacen posible esa negociación. Allí están nuestras divergencias, planteadas por los países del Mercosur, sobre el ALCA.
–¿Fue difícil plantear esas divergencias en un contexto en el que claramente los países del Mercosur estaban en minoría?
–Difícil no sé, pero siempre es un desafío poder expresar claramente lo que se quiere y eso lo logramos sin dudas. Hubo países que creyeron importante incluir en el documento lo relacionado al comercio continental y nosotros creímos que no era este el documento para hablar de ello. De todas maneras debemos avanzar hacia un consenso, en distintos temas, para el hemisferio.
–¿Cómo evalúan la postura de Chile, al que la Argentina considera un aliado, apoyando la postura estadounidense sobre el ALCA?
–Hubo países, como ya dije, que creen que están dadas las condiciones para avanzar en el tema del ALCA. Pero el presidente (Ricardo) Lagos hizo un enorme esfuerzo y jugó un papel importante por lograr una sintonía, para alcanzar un consenso entre ambas partes para que también el documento refleje el disenso sobre este tema.
–¿Y el papel de México, que fue más intransigente sobre el ALCA?
–Considero que no es prudente hablar de otros países. Vuelvo sobre lo anterior: Chile contribuyó a que también se reflejaran los disensos.
–¿Cómo quedaron las relaciones con Estados Unidos?
–Buena. En la reunión bilateral que mantuvieron los presidentes Bush y Kirchner se plantearon los distintos puntos de vista con claridad. Lo considero ciertamente como positivo.
–¿Y la sugerencia de Bush sobre que la Argentina negocie directamente con el FMI sin intermediarios?
–Es un reconocimiento al crecimiento de la economía de nuestro país y la aceptación que la Argentina tiene argumentos sólidos para no volver a aceptar condicionamientos.
–En un momento se habló de divergencias entre los países del Mercosur, en especial de Uruguay. ¿Existieron esas grietas en la postura conjunta?
–No, el Mercosur actuó de conjunto. Tanto a nivel de los negociadores que participaron de las reuniones previas como de los presidentes en las reuniones plenarias. Incluso, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, tuvo un papel muy activo en la etapa final sustentando la postura de nuestro bloque con respecto al ALCA y que la Argentina apoyó decididamente.
–¿Coinciden con Hugo Chávez que dijo que el ALCA está muerto?
–No coincidimos con los países que creen que las condiciones están dadas para avanzar en la negociación para la instrumentación del ALCA. Hace 23 meses que no existen negociaciones en este sentido. La Argentina considera que cambió la realidad continental, existen distintos bloques que nuclean a países con realidades diferentes. No existe compatibilidad sobre los subsidios agrícolas de los países desarrollados, que es uno de los temas que genera diferencias importantes para negociaciones igualitarias. Nosotros somos más escépticos. No están dadas las condiciones para avanzar con el ALCA y no creemos que esto se vaya a solucionar a corto plazo.
–¿Esto puede cambiar en la próxima reunión de la Organización Mundial de Comercio?
–Eso será muy pronto. La reunión de la OMC es dentro de 40 días en Hong Kong. No es un tiempo suficiente como para modificar posturas que están muy arraigadas entre los países desarrollados sobre esos mismos temas: los subsidios agrícolas, el proteccionismo de ciertos productos e industrias, que ponen a nuestras economías en desventaja.

Compartir: 

Twitter
 

“El presidente (Ricardo) Lagos jugó un papel importante para alcanzar un consenso”, dice Taiana.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.