EL PAíS

Un empresario conflictivo

“Yo, a diferencia de (Alfredo) Yabrán, no hago negocios con el Estado.” Así se autodefinió Sergio Tasselli en una entrevista. Italiano de nacimiento, vino de muy chico a la Argentina. Hijo de un empresario especializado en tendido de cables eléctricos, fue construyendo con bajo perfil un grupo empresarial, a partir de proveer de chatarra a Techint. Actualmente, incluyó Trenes Metropolitanos (donde brindó el servicio con la calidad de las líneas San Martín, Roca y Belgrano Sur), Altos Hornos Zapla y los yacimientos carboníferos de Río Turbio, donde murieron catorce mineros por falta de normas de seguridad. Hasta abril de 2002, la había explotado con subsidios del Estado, gracias a sus contactos con el menemismo (su cara visible era el ex montonero Mario Montoto). Tasselli tiene una larga historia de denuncias de vaciamiento y actualmente mantiene un conflicto con su hermano Alberto por las distribuidoras eléctricas de Catamarca (Edecat) y Formosa (Edefor). El sindicato Luz y Fuerza lo denunció en Catamarca por defraudación y faltante de dinero.

“Es un empresario que compra empresas para luego quebrarlas y hacer la diferencia con la renegociación de los pasivos”, lo pintó Roberto Gómez, uno de los dirigentes del sindicato de lácteos, cuando desembarcó en Parmalat argentina. Su arribo fue conflictivo, como el de sus otras empresas. Parmalat estuvo intervenida por un fraude administrativo escandaloso en Italia. Tasselli la compró en diciembre de 2004 con el precio simbólico de un euro y se hizo cargo de deudas por 200 millones de pesos. Anunció que pronto estaría compitiendo con Nestlé y con Danone. El empresario la adquirió a través de Molinos Brunning, una firma con la que evadió unos 800 mil pesos en IVA y Ganancias. Cuando desembarcó, les informó a los trabajadores que no podría pagar los sueldos adeudados y que iba a haber una quita salarial. Luego de comprar las fábricas de Chascomús y de Carapachay, se declaró en convocatoria de acreedores, por lo que recibió un escrache del sindicato de lácteos en sus oficinas de Palermo, con vista a la Rural.

Compartir: 

Twitter
 

La protesta terminó con una fuerte represión policial.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.