ESPECTACULOS › LA COMPETENCIA OFICIAL OFRECE CALIDAD EN CUENTAGOTAS

Yendo al Auditorium en bote

A diferencia del sol a pleno que caracterizó la apertura de este Festival, ayer diluvió en Mar del Plata. Al punto que la Avenida Peralta Ramos fue en horas de la mañana un caudaloso río, que los cinéfilos concurrentes a las más tempranas funciones del Auditorium –entre ellos los integrantes del jurado oficial, como Ventura Pons– debieron cruzar con el agua hasta los tobillos. Tapada por el agua, lejos está Mar del Plata de ser inundada del mejor cine. Al menos en lo que se refiere a la competencia oficial, que en la húmeda jornada de ayer presentó dos películas que se quedaron a mitad del río.
Suerte de diluida mezcla entre David Cronemberg y David Lynch, The nature of Nicholas es una historia de iniciación, ambientada en los ‘50, con adolescentes que juegan a la botellita, padre ausente y madre buscándole reemplazo. Con un protagonista dedicado a la disección de insectos e inmune al interés por el sexo opuesto, esta hiperrealista ópera prima del canadiense Jeff Erbach pega un salto surreal en su trama al introducir desdoblamientos de personajes y la reaparición fantasmal del padre del protagonista, devenido en sangriento titiritero de voluntades ajenas. Pero ese salto queda a mitad de camino cuando, pese a alcanzar un logrado clima onírico, termine cediendo a lo explícito a la hora de su conclusión.
Si The nature... apenas si deja para el recuerdo una lograda interpretación de su joven protagonista Jeff Sutton, la danesa At kende sandheden es impecable en todos los rubros técnicos. Con un título traducible como Enfrentando la verdad y rodado en blanco y negro, el noveno film de Nils Malmros recorre de ida y vuelta la biografía de su padre, un exitoso neurocirujano de orígenes modestos, protagonista al final de sus días de un escándalo judicial por mala praxis. Tan quirúrgicamente explícita que termina siendo digna del canal Discovery Health, el de Malmros es un film de juicio, además de ser una historia de amor, teniendo también momentos de drama religioso e incluso escenas de la Segunda Guerra. Tantas cosas es este film danés que termina no siendo ninguna, incapaz de transmitir otra cosa que el relato de una vida sólo importante porque es la del padre del director del film.
Exhibida ya la mitad de los films en competencia, y luego de la decepción del melodrama All the real girls, del estadounidense David Gordon Green –un decidido paso atrás con respecto a su ópera prima George Washington (2000), celebrada aquí dos festivales atrás–, se espera hoy con interés la presentación de El fondo del mar, de Damián Szifrón. Protagonizado por Daniel Hendler, Gustavo Garzón y Dolores Fonzi, el debut en el largometraje del director de “Los Simuladores” era esperado desde antes del comenzar el Festival como uno de los principales animadores de la competencia oficial. Algo que, a esta altura del evento, hace falta.

Compartir: 

Twitter
 

 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.