ESPECTáCULOS

Una película que se mete a fondo en el abigarrado mundo murguero

El realizador Pedro Fernández Mouján presenta hoy, en la sección “Huellas de lo real”, el documental “Murgas y murgueros”, que intenta contar la historia del género desde su actualidad, metiéndose en el interior de su mundo.

 Por Mariano Blejman

“La crisis provoca expulsión familiar, expulsión del sistema educativo y del sistema económico. Y muchas veces la murga es el único lugar de adhesión y pertenencia que encuentran los sectores marginados”, cuenta el periodista y realizador Pedro Fernández Mouján, que estrenará su primer documental Murgas y murgueros hoy a las 20.30 en el Abasto, sala 8, en la sección “Huellas de lo real”, del Bafici. El mapa de la murga porteña se esparce por la Capital, a fuerza de redoblar la esperanza de seguir espetando carcajadas. “Los Amantes de La Boca”, “Los Cometas de Boedo”, “Atrevidos por Costumbre” y “Los Reyes del Movimiento” son las cuatro murgas elegidas por Fernández Mouján para retratar algunas de las facetas de un fenómeno que pinta de color la cara de la ciudad.
Largas secuencias de bailes murgueros (esos que parecen siempre a destiempo, pero llegan justo para el aplauso del cierre), imágenes cotidianas del interior de los preparativos y comentarios de conventillo mate de por medio. El llamado Cine Ojo –movimiento al que pertenece el director– se mete en la trastienda de un fenómeno que comienza entre asados, brindis, ensayos y confección de vestimentas; y termina en la calle, casi siempre, levantando el ánimo del vecindario. “Históricamente, las murgas fueron una expresión artística y callejera de los sectores bajos. La incorporación de las murgas de clase media en la película apunta a enmarcar al punto actual donde están”, dice Fernández Mouján. Los entrevistados llevan consigo la herencia de sus ancestros murgueros junto al esfuerzo de llevar la fiesta sobre sus espaldas.
La murga mantiene su nostalgia de lo que fue alguna vez. De lo que ya nunca volverá a ser. “Pero en general –dice Fernández Mouján– hay un dejo de nostalgia por el barrio, ésa es la verdadera nostalgia. Los murgueros necesitan seguir hablando del barrio, algo que amenaza con romperse ante el nuevo escenario de ciudad.” La última dictadura militar borró de un plumazo el feriado de Carnaval que se hacía en febrero. Hasta hoy, ni media década de marchas murgueras por la vuelta de aquel feriado ha podido devolverla al calendario. Sin embargo, “el Pantera” de una murga de Saavedra asegura y reasegura en el documental que durante la dictadura él salía a bailar el carnaval y confiesa: “Si no tuvimos desaparecidos, fue de pedo... De puro inocentes que éramos, los milicos no nos dieron pelota”.
Para Fernández Mouján, “a partir de la irrupción de la cultura pop, la murga quedó como algo antiguo, la dictadura eliminó los feriados del almanaque, hubo un decaimiento que siguió hasta fines de los ‘80, pero la actividad murguera siguió. Por eso traté de buscar murgas barriales y estos directores que hicieron herencia”. Murgas y murgueros rescata ese mundo bien porteño de filas desprolijas de bailarines que gambetean empedrados recién lustrados. “Es un mundo cultural, con particularidades propias, con una historia muy fuerte y enraizado con Buenos Aires que se sigue manteniendo en contra (o por qué no a favor, podrá decirse a esta altura) de la dinámica de los tiempos actuales, son esos vecinos que se reúnen para ver qué se puede hacer entre todos.”

Murgas y murgueros se da hoy a las 20.30 en el Hoyts, sala 8; y el domingo a las 12 en el Cosmos).

Compartir: 

Twitter
 

“Murgas y murgueros” elige para contar su historia cuatro murgas de actualidad importante.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.