ECONOMíA

A la hora de negociar la deuda, cuanto peor mejor

Las empresas endeudadas en dólares ya negocian para refinanciar sus compromisos. Buscan aprovechar la situación porque creen que después de una reactivación, los acreedores serán menos flexibles.

 Por Claudio Zlotnik

Algunas empresas iniciaron el camino de vuelta del default. Eligen la oportunidad ante la siguiente paradoja: la confirmación de una reactivación de la economía les impediría negociar su deuda en mejores términos que los que obtendrían hoy. En una semana, tres empresas líderes anunciaron el inicio de conversaciones para reestructurar su deuda: Telecom, Transportadora de Gas del Sur (TGS) y Acindar. Una decena más de compañías se lanzó desde que empezó el año, lista que seguramente se agrandará en las próximas semanas. Si sólo se toman en cuenta a las principales empresas con oferta pública (cotización bursátil o con obligaciones negociables en el mercado), la deuda total que está en proceso de renegociación asciende a 8800 millones de dólares.
No existe un modelo de reestructuración de pasivos común a todos los deudores. Las compañías eligen diversos caminos, de acuerdo con su conveniencia: algunas ofrecen quitas de capital –de hasta 70 por ciento– o bruscos descensos de las tasas de interés. También se busca alargar los vencimientos, mientras que otras intercambian deuda por acciones propias. O sea, asociar a los acreedores capitalizando la deuda.
Durante 2002 hubo 14 reestructuraciones de deuda, por un total de 2500 millones de dólares. En dicho período se anotaron bancos como el Hipotecario, Galicia, Sudameris y el Río y empresas como Aeropuertos Argentina 2000. Todos ellos lograron alargamientos de plazos y quitas. Hubo casos, como el de Imagen Satelital, donde los nuevos bonos fueron emitidos por las casas matrices –en ese caso la estadounidense Claxxon–, de manera de ofrecer más seguridades a los inversores.
La decisión de otro grupo de compañías por normalizar su situación financiera está relacionada con la certeza de que, cuanto más pase el tiempo, se achican las chances de lograr un resultado ventajoso. Otro punto es que sobre muchas empresas pesan pedidos de quiebra por parte de los acreedores. A la cabeza figura Multicanal, con 22 reclamos de ese tipo. Por eso existe apuro por regularizar la situación lo antes posible.
Para las empresas que, como la proveedora de televisión por cable, son apremiadas por los acreedores existe un atajo: es el denominado Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE). Este modelo fue aprobado por el Congreso y determina que las empresas se sientan a renegociar la deuda pero sólo encauzará la situación en caso de que todos los acreedores se pongan de acuerdo. Es decir, funciona como un paraguas que protege a la compañía de una eventual quiebra decretada por un magistrado.
Las empresas que se largaron ahora a renegociar su deuda están proponiendo condiciones más duras para los acreedores que el pelotón que lo hizo el año pasado. Son los casos de cesación de pagos más abultados. En su mayoría se trata de compañías líderes del sector servicios y fuertemente endeudadas durante la década pasada. Fueron las más perjudicadas por la pesificación.
La principal deuda en default es la de Telecom. Dato curioso ya que fue una de las empresas que más dinero transfirió al exterior durante el año 2001, en los meses previos al corralito. Debe 3176 millones de dólares. Por ahora sólo propuso normalizar el 22 por ciento de su pasivo total. La condición es que los acreedores acepten una quita de hasta el 57 por ciento, una cuestión que se definirá en una subasta pública el próximo 16 de mayo. Conseguir que la propuesta sea aceptada supondrá un proceso trabajoso: existen 40.000 inversores que, en distintas partes del mundo, poseen títulos de deuda de Telecom.
La lista de compañías que están en proceso de renegociación se completa con:
- TGS. Hizo una oferta por los 1052 millones de dólares que adeuda. Propuso extender los vencimientos en cinco años y bajar las tasas entre dos y tres puntos sobre 9 por ciento anual que pagaba hasta el default.
- Acindar. Para evitar inconvenientes mayores se adhirió al APE. En total debe 527 millones de dólares. Sobre la parte tomada en moneda dura (277millones) ofreció utilizar 20 millones para recomprar deuda con una quita de hasta 50 por ciento. El resto lo quiere refinanciar a nueve años a una tasa anual promedio del 4 por ciento. Todavía no existe una propuesta sobre la deuda en pesos.
- Multicanal. Debe 450 millones de dólares. Quiere utilizar 30 millones para recomprar deuda con una quita de 70 por ciento. No abonará los intereses caídos desde el default. Hasta completar 100 millones habrá un bono a diez años a una tasa muy baja. Los restantes 350 millones serán canjeados por acciones de la compañía y un título a siete años a tasa flotante.
-Camuzzi. Ofreció la quita más fuerte: 90 por ciento. Quiere utilizar 23 millones de dólares para saldar toda su deuda de 230 millones.
- Central Costanera. Pidió refinanciar dos años el préstamo otorgado por un club de bancos por un total de 95 millones de dólares y bajar la tasa del 8 al 6 por ciento anual.
Movicom, con pasivos por 550 millones de dólares, y el Banco de Galicia, con una deuda cercana a 900 millones, son los próximos en sentarse a renegociar. La telefónica CTI (debe 1080 millones) y Comercial del Plata (700 millones) esperan su turno para junio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.