ESPECTáCULOS › ENCUENTRO CON EL CINE CHECO, EN LA SALA LUGONES

Ultimas imágenes del Este

La muestra, que empezará mañana, estará integrada por cinco films nunca estrenados comercialmente aquí, representativos de lo mejor de una cinematografía que recobró dinamismo en los últimos años.

Alguna vez, cuando se hablaba de Vera Chitilova o Jaromil Jires, el cine checo tuvo su auge en la Argentina y la producción de los estudios Barrandov de Praga llegaba con cierta regularidad a la cartelera de estrenos. Pero eso fue allá lejos y hace tiempo. El cine checo, mientras tanto, vivió la decadencia que acompañó a la caída del socialismo y el desconcierto inicial de la “Revolución de Terciopelo”, pero desde hace unos años está más dinámico que nunca. Para probarlo, el Teatro San Martín y la Cinemateca Argentina, con la colaboración de la Embajada de la República Checa, han organizado un Encuentro con el Cine Checo, que se llevará a cabo desde mañana hasta el próximo domingo en la sala Leopoldo Lugones. La muestra estará integrada por cinco films nunca estrenados comercialmente en Argentina, representativos de lo mejor del cine checo de los últimos años. Entre ellos, se encuentran los films más recientes de dos reconocidos maestros, Jan Svankmajer y Juraj Jakubisko, considerados entre los más importantes realizadores europeos del último cuarto de siglo y virtualmente desconocidos hasta ahora en la Argentina.
“No todos tenemos los ojos de Jakubisko, que nos permiten percibir todo lo maravilloso, inesperado e incluso fantástico que se esconde en la trivialidad de la vida cotidiana”, señaló Federico Fellini de Juraj Jakubisko, con quien el maestro italiano compartía una visión desmesurada y poética del mundo. Respecto de Svankmajer –cineasta, animador, artista gráfico, escultor, diseñador y poeta– se lo suele llamar “el alquimista del surrealismo” y tiene entre sus admiradores más conspicuos a realizadores de la talla de Terry Gilliam y Tim Burton. El realizador de El año del diablo, Petr Zelenka, es el más destacado exponente del joven cine checo y un cineasta muy celebrado por el público del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente.
La muestra arranca mañana con El pequeño Otik (2000), de Jan Svankmajer, quien, a partir de una vieja fábula popular, narra la historia de un matrimonio sin hijos, que planta un árbol como si fuera su primogénito. Pero cuando el árbol adquiere vida propia empieza a devorar todo lo que tiene a su alrededor... Actores y una animación surrealista conviven en esta sátira de una inteligencia y una sensibilidad que le valieron el León Checo a la mejor película nacional del año. El miércoles va El año del diablo (2002), de Petr Zelenka, un documental al que el director prefiere llamar “mistificación” y que está protagonizado por músicos muy populares en la República Checa, como el cantautor Jaromir Nohavica. La historia comienza con la rehabilitación de Nohavica en una suerte de centro de alcohólicos anónimos, lugar en el que el músico conoce a un documentalista holandés. A partir de allí se produce una serie de encuentros entre músicos, giras descontroladas, shows multitudinarios, más bodas, funerales y la combustión espontánea de seres humanos. Premio León Checo 2002 a la mejor película, dirección y música. El jueves se verá Es mejor estar rico y sano que pobre y enfermo (1993), de Juraj Jakubisko. En el incierto contexto que siguió a la caída del socialismo, dos mujeres abandonadas por sus maridos se ven enfrentadas a la necesidad de valerse por sí mismas, en una lucha tan desesperada como graciosa por la supervivencia. La mirada ácida pero optimista de Jakubisko convierte a la llamada “Revolución de Terciopelo” en una comedia satírica. (A las 14.30, 17, 19.30 y 22.)
El viernes llega El ramo de flores (2001), de F. A. Brabec. A partir de siete de las trece baladas que K.J. Erbena –uno de los grandes escritores checos– compuso dos siglos atrás y que desde entonces forman parte de la cultura popular de su país, el director F.A. Brabec construyó un mosaico de historias sobrenaturales y algunas incluso terroríficas, con brujas, fantasmas y encantamientos. Finalmente, el sábado y el domingo se exhibirá Vaga noticia sobre el fin del mundo (1997), también de Jakubisko. La película más reciente de Jakubisko es la más ambiciosa de toda su obra yfue comparada con el cine de Fellini, de Emir Kusturica y de Sergei Paradjanov, por su barroco desborde de imágenes.

Compartir: 

Twitter
 

“Es mejor estar rico y sano que pobre y enfermo”, de Juraj Jakubisko, se verá el próximo jueves.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.