ESPECTáCULOS › “ER EMERGENCIAS” FESTEJA LOS DOSCIENTOS CAPITULOS

Medicina de efecto duradero

La serie, ideada allá lejos y hace tiempo por Michael Crichton, enfrenta su décimo año en un pico de popularidad: un clásico del género.

 Por Roque Casciero

En 1974, un joven ex estudiante de Medicina llamado Michael Crichton decidió que los conocimientos que había adquirido en su paso por la Universidad de Harvard podían servirle para su nueva profesión, la de guionista. Entonces escribió lo que imaginaba como una película sobre una sala de emergencias de un hospital y soñó con que llegara a los cines. Pero el tiempo pasó y se entretuvo en otros proyectos. A fines de los años 80, Steven Spielberg leyó el viejo manuscrito y se entusiasmó, pero tenía la mente puesta en otro guión del mismo autor: Jurassic Park. Más adelante, la productora del director, Amblin Productions, decidió que era una buena idea adaptar aquel proyecto de película a un piloto de televisión. En setiembre de 1994, la serie “ER Emergencias” llegó al aire de la cadena NBC. Fue un arribo tímido: competía con “Chicago Hope”, que tenía más estrellas y que ya estaba asentada. Sin embargo, arrasó con los ratings y los millones de dólares. A punto de llegar al fin de su novena temporada en los televisores argentinos (primero a través de Sony y Telefé, desde hace tres años por Warner), la serie estrella sobre temas médicos cumple doscientos capítulos. Por eso, hoy a las 22 y como siempre, en la sala de guardia del Chicago County Hospital, habrá médicos y enfermeras haciendo malabares para salvar vidas, pero también para resolver problemas que tienen que ver con sus propios corazones. De esos que ningún cardiólogo sabe cómo tratar.
En Estados Unidos se aguarda el comienzo de la décima temporada de “ER Emergencias”, en especial porque la novena le devolvió la electricidad que transmitían los capítulos iniciales de la serie. Para darse una idea, no hay más que contar cómo empezó este año: con el hospital en cuarentena por un posible rebrote de la olvidada viruela, con el bonachón doctor John Carter (Noah Wyle) finalmente de novio con la enfermera Abby Lockhart (Maura Tierney) y con el insoportable jefe de personal y cirujano Robert “Rocket” Romano (Paul McCrane) sufriendo un accidente durante la evacuación en helicóptero de un paciente. La escena en la que la hélice le rebanó su brazo izquierdo fue impresionante, incluso para un público acostumbrado a ver mucha sangre en la sala de urgencias. Porque, no hay que olvidarlo, allí llegan los casos más insólitos (una señora que se comunica sólo cantando, por ejemplo), pero también un buen número de baleados, apuñalados, golpeados y chocados.
Durante la temporada, el amor entre Carter y Abby maduró, pero está a punto de quebrarse: ella no da abasto entre cuidar a su hermano, a quien se le manifestó un trastorno bipolar heredado de su madre (la invitada de lujo Sally Field), y los casos del hospital. El, que viene de una familia de alcurnia y millones, acaba de perder a su abuela y tiene que decidir si va a mover las piezas en la fundación que ella presidía, si va a casarse con Abby o si va a irse al Congo como parte de un programa médico. Pero no son los únicos con dilemas: Luka Kovac (Goran Visnjic) está buscando motivaciones para seguir siendo médico, a la jefa Kerry Weaver (Laura Innes) no le alcanza el tiempo para avanzar en su pareja –se declaró lesbiana y perdió un embarazo– con sus nuevos contactos políticos y Romano acaba de pedirle a la cirujana Elizabeth Corday (Alex Kingston) que le reserve un turno en un quirófano para deshacerse del brazo que le reinjertaron, que no tiene sensibilidad y se le quemó en un accidente doméstico.
El capítulo 200 es el anterior al final de la novena temporada, que será el próximo jueves. Esta noche habrá que prepararse para un método narrativo inusual, que compara la labor de Carter y el médico interno Gregory Pratt (Mekhi Phifer) en los turnos del día y la noche en la guardia del hospital. Y también para ver qué pasa con el brazo de Romano, quien está más insufrible –y también más frágil– que nunca. El aniversario llega en un buen momento, ya que “ER Emergencias” logró superar la partida de George Clooney y Anthony Edwards, quienes fueron las estrellas principales del programa en sus comienzos, gracias al buen desarrollo de los personajes y las situaciones. Y a diferencia del efímero intento/clon local “Hospital público”, tiene el camino allanado para su décima temporada en las pantallas.

Compartir: 

Twitter
 

“ER” consigue combinar bien urgencias médicas y sentimentales.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.