PSICOLOGIA › UNA ARGUMENTACION SUICIDA ANTE LA ANGUSTIA DE SEPARACION

Macri y la independencia

Una reflexión a partir de las palabras del Presidente frente al rey de España en la celebración del 9 de Julio y la política de un gobierno que busca incrementar la angustia cuando se insiste en los derechos y en ser independientes, con el fin de dejar toda decisión en manos de un Amo y destituir el relato que sostiene al sujeto de derechos.

 Por Hernán Guggiari *

Hay pacientes que cuando padecen un estado de mucho sufrimiento, refieren que ante un hecho, imagen o idea intolerable, se conducen hacia un mayor malestar real para no tener que soportar dicho estado traumático, sea este emocional o mental.

Son casos de sujetos que, por ejemplo, ante la separación de su pareja, o personas a quienes se les requiere un acto de independencia son invadidos por un gran sentimiento de angustia y solo una dolencia real mayor o una posición subjetiva de mayor sumisión les permiten armonizarse, siempre a condición de anular al sujeto que tendría que hacerse cargo de la nueva posición.

En el suicidio, la muerte real de la persona surge como medio alternativo para provocar la desaparición del sujeto que queda atrapado en la situación angustiante. Pero en todos los casos es contra dicho sujeto.

En el discurso del 9 de julio, el presidente Macri une este concepto a una situación social. Dice que se ubicó en forma personal, junto a otros (gobernadores) que pensaron y sintieron como él… “la angustia que sintieron los que querían separarse... ¡Querido rey!,… de España”.

Si la independencia generó angustia por separación, pudo haber sido en aquellos que, al apropiarse de sus destinos, la libertad los inhibía y para quienes las angustias tenían que ver con la pérdida de usufructo de los beneficios otorgados por el amo español. Seguramente, para otros, este sentimiento no estaba presente o no prevalecía, en relación a la separación de España.

Teniendo en cuenta que solo se puede sentir desde la fantasmática propia, Macri, desde su propia carga simbólica, desde su propia novela de la vida, o la de su escriba, con quien comulga su fantasmática, dice que sintió la angustia que sintieron ellos. Es la propia angustia la que sintió. Estas identificaciones suponen una relación al amo en común.

¿Qué implicarían estas palabras para Macri? ¿Que hay una amenaza de dependencia? ¿Querrá separarse de los poderes mayores a pesar de la angustia o va a retroceder ante la angustia que siente, o resolverá su angustia echándoles la culpa a los otros? ¿Qué país se anima a conducir?

Macri se refiere a la angustia de separación. Este concepto define la pérdida de la alta satisfacción pulsional que desarrolla la garantía de pertenecer a otro, sea a una representación o a una persona, por sometimiento o elección. En estos casos se produce una satisfacción tal en el psiquismo que la pérdida de ese lugar-amo lo lleva a sentir angustia. La angustia puede llegar a sentirse como una devastación mayor que la muerte y crear estados de dependencia sintomáticos.

Quizás el presidente haya dado otra luz sobre el sometimiento de los pueblos. Por la angustia, al querer independizarse de quienes detentan el poder, hay personas que aceptan someterse a leyes y una forma de organizar la economía dirigida a resignar ser sujetos de sus derechos y bienestar, convirtiéndose en culpables y cómplices del malestar consecuente; y que al mismo tiempo puedan aceptar que otros, pocos, con el poder de dominar, se otorgan el beneficio de incrementar y disfrutar de su alta posición social.

Un adolescente está en la lucha interna y externa por separarse de la autoridad que representan los padres e integrarse a la sociedad, donde busca distintas figuras de autoridad que representen lo que siente y en quienes autorizarse como sujeto por la responsabilidad de su independencia. Pero para un adulto la responsabilidad no son estas idas y venidas, sino que es la imposibilidad de alegar desconocimiento e inexperiencia ante la ley, ni de la ley, ni del lugar que se ocupa. Culpar al padre, o a otros, no resta responsabilidad.

Cada uno es responsable de sus palabras, actos y de sus firmas, a pesar de la angustia. Todo por la “herencia recibida”, según él ha dicho, “fue mi padre”, que iguala a un imaginario social que repite “fue su padre”, como forma de exculpación, a pesar de referirse a hechos sospechosos que se realizaron cuando era gobernante en CABA y directivo de un grupo económico.

Pero lo más fuerte que le sucedió a Macri el 9 de julio es que la idea de independencia actualizó su angustia llevándolo a decir en su discurso: “Hoy es difícil ser independiente, ser libre, eso conlleva una responsabilidad. No se le puede echar la culpa a nadie”. ¿Qué resolución tendrá esta angustia? ¿Puede ser el pedido de perdón a los capitales españoles? ¿La herencia recibida?

¿A qué nos conduce Macri y el grupo de políticos que lo apoya? En principio se está haciendo escuchar una argumentación sobre las últimas elecciones presidenciales que porta esta lógica suicida: se votó pensando solo en sacar a la anterior presidenta porque era intolerable el displacer que le hacía sentir, a pesar de saber que el nuevo gobierno provocaría un mayor perjuicio real, social y económico, que implicaría la desaparición del sujeto.

El poder gobernante, a través de sus comunicadores, emite mensajes dirigidos a instalar y evitar los conflictos y arrepentimientos que podría traer aparejado esta argumentación en sus votantes. Por eso incrementa la angustia si se insiste en los derechos y en ser independientes, se los convence de que su realidad es precaria porque se la robaron, a la vez que les dicen que en verdad nunca tuvieron nada, que el bienestar no es para todos porque no se lo merecen y que es mejor dejar toda decisión en manos de un Amo que no te involucre constantemente. Todo apunta a destituir el relato que sostiene al sujeto de derechos.

Pero si un presidente representa al pueblo por elección, ya sea por convicción o rechazo de la alternativa: ¿que implican los derechos, el sufrimiento para este pueblo? ¿Es por la angustia que el pueblo culpa al poder o a los otros por las decisiones y elecciones que realiza?

Vivir desde la independencia te obliga a defenderla, te implica en la incertidumbre y te involucra en lucha del mundo porvenir. Otra posición es vivir en la certidumbre y garantía que da el Amo, en el sufrimiento por culpa de los otros, sea este una idea o España, EE.UU., China, Cristina, Macri, un padre, un hombre o una mujer.

* Psicoanalista.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
PSICOLOGIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared