SOCIEDAD › UN EX POLICIA CONTO COMO SUS COLEGAS TORTURARON Y MATARON A UN ALBAñIL

Núñez, veinte años después

El caso de Andrés Núñez fue emblemático de la violencia policial. Policías bonaerenses lo torturaron y asesinaron en 1990. Su cuerpo fue encontrado cinco años después. Desde ayer, tres ex policías están siendo juzgados en La Plata.

El ex sargento de la Policía Bonaerense Jorge Alfredo González acusó a cuatro ex compañeros suyos en la Brigada de Investigaciones de La Plata de haber torturado y asesinado hace 20 años al albañil Andrés Núñez. El testimonio ocurrió durante la primera audiencia del juicio oral y público que se instruye en La Plata por aquel crimen, considerado emblemático de la violencia policial. Núñez había sido acusado de un robo y fue torturado hasta la muerte por la policía. Su cuerpo fue encontrado recién cinco años después, por la confesión de otro de los imputados.

El propio González también está imputado en la causa. Ayer implicó en la muerte de Núñez a los policías Víctor Andrés Dos Santos (el que contó en su momento dónde había sido enterrado el cadáver) y José Ramos, también sometidos a juicio por este caso, y a los prófugos Pablo Gerez y al ex comisario Luis Raúl Ponce. Además, González testificó que a Núñez lo torturaron y asesinaron en la Brigada y que luego el ex comisario Ponce lo obligó a rehacer el libro de guardia “para que no haya constancia de lo sucedido” en la noche del 28 de septiembre de 1990.

González admitió en su declaración ante la Sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías que acudió ese día a la casa de Núñez para llevarlo a la Brigada por órdenes de Ponce y de Gerez. En su relato, el ex policía contó que junto a sus colegas del grupo operativo de Robos y Hurtos Dos Santos, Ramos y Gerez fueron a buscar a Núñez a la tarde y lo trasladaron a la Brigada de la calle 61 entre 12 y 13, con la excusa de tomarle declaración por el robo de una bicicleta. Pero aseguró no haber entrado al edificio policial porque se le terminaba el turno y tenía que regresar al día siguiente.

Al otro día, Gerez “me explicó que habían asesinado a golpes a Núñez, me dijo que no me preocupara, que Ponce iba a solucionar todo, que vuelva a mi casa y no me haga drama de lo ocurrido, pero que no hable del tema con nadie”, declaró González.

González contó al tribunal, integrado por los camaristas Raúl Dalto, María Rousech y Laura Lasaga, que se fue a su casa “con miedo por lo ocurrido”, que por eso no declaró antes y le pidió “perdón” a la familia de Núñez. “No me animé a declarar por miedo a que me mataran a mí o les hicieran algo a mi mujer y mis hijos”, aseguró.

Luego contó que al regresar el lunes al trabajo, Ponce le pidió que “reescriba todo el libro de guardia y que cambie sólo los ingresos” del 28 de septiembre de 1990, “para que no quede constancia del paso de Núñez por la Brigada”.

Al mismo tiempo, recordó que Ponce lo obligó a cortarse el pelo, la barba y “hacer desaparecer el auto”, un 147 color gris, con el cual habían ido a buscar a Núñez a la casa. “Yo hice lo que me dijo porque tenía miedo, acá había un poder superior que manejaba la historia, no era cosa de dos o tres personas lo que ocurrió en la Brigada”, señaló. González contó que durante los 10 años que estuvo prófugo “Ponce me pasaba un sueldo de tres mil pesos en negro. Yo tenía que ir y retirarlo de la oficina de un abogado de apellido Casal”.

Los ex policías llegaron a juicio procesados por los delitos de “privación ilegal de la libertad calificada reiterada y tortura seguida de muerte”. González y Dos Santos están detenidos, pero Ramos accedió al beneficio de la excarcelación por motivos de salud.

El hecho que comenzó a juzgarse ayer ocurrió el 28 de septiembre de 1990, cuando Núñez, de 30 años, casado y con una hija menor de edad, fue secuestrado en su casa del partido de Ensenada, lindante con La Plata, por un grupo de policías que lo acusaba de haber robado una bicicleta, lo que no era cierto. Durante la instrucción de la causa, Dos Santos confesó años después que los policías trasladaron a Núñez a la sede de la Brigada de La Plata, donde lo sometieron a torturas para que “se hiciera cargo del robo de la bicicleta”. Al albañil lo golpearon y le cubrieron la cabeza con una bolsa de nylon, lo que provocó su muerte.

Durante muchos años, Núñez figuró como desaparecido hasta que, en 1995, un testigo reveló que su cuerpo había sido quemado en un campo de la localidad bonaerense de General Belgrano, propiedad de un primo del ex policía Gerez. Según ese testigo, el cuerpo había sido calcinado y enterrado debajo de un tanque australiano, donde fue encontrado e identificado posteriormente por expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Por su parte, González fue detenido a fines de octubre de 2005 en un taller mecánico de la provincia de Córdoba por policías bonaerenses, luego de que un testigo de identidad reservada aportara a la Justicia datos sobre su ubicación. Dos Santos fue capturado en mayo de 2006, en la localidad bonaerense de Adrogué, partido de Almirante Brown, donde vivía y trabajaba como “pai umbanda”.

Compartir: 

Twitter
 

Los policías acusados Víctor Andrés Dos Santos y José Ramos; abajo, Jorge González en su confesión.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared