SOCIEDAD › MAS DE DOS MIL PERSONAS LIMPIARON LOS RESTOS DEL VOLCAN EN LAS CALLES DE BARILOCHE Y VILLA LA ANGOSTURA

Un día de trabajo solidario contra las cenizas

Los voluntarios salieron a las calles y despejaron el casco céntrico de cenizas volcánicas. El éxito de la convocatoria hace prever que en ocho días las ciudades podrían quedar en condiciones para empezar la temporada.

“En una cuadra, llegamos a contar como cien personas barriendo”, contó a este diario un vecino de Bariloche. Alrededor de dos mil personas empezaron el día empuñando escobillones y palas en el centro de la ciudad para empezar a limpiar los restos del Puyehue en calles, veredas y casas. Poco después de las nueve, tras la ceremonia oficial del Día de la Bandera, vecinos, comerciantes y hasta turistas participaron de la jornada “Bariloche es mi casa” y despejaron de arena y ceniza volcánica una superficie de más de cien cuadras. La cita era la primera de una serie de alrededor de 15, habían estimado los organizadores, necesarias para despejar toda la ciudad. Tras el éxito de ayer, los organizadores, ONG y la Subsecretaría de Servicios y Obras Públicas estimaron que en ocho jornadas todo Bariloche podría “quedar de pie”, como antes de las lluvias de ceniza, para comenzar la temporada de invierno.

La limpieza multitudinaria comenzó poco después de las 9.30. Antes, el Centro Cívico se había llenado de vecinos y turistas expectantes por lo que podría suceder al terminar la conmemoración del Día de la Bandera. En el acto oficial, integrantes de Gendarmería, Prefectura, Bomberos y la policía provincial alternaban, con sus uniformes, con pobladores munidos en muchos casos de palas y escobas. Así, mientras se izaba una insignia patria inmensa en el mástil de la plaza, entonaron la “Canción a la Bandera” y el Himno. Al terminar, los organizadores de las ONG describieron de qué manera sucedería lo planificado: “Se conformó un grupo coordinador que está trabajando en conjunto con la Subsecretaría de Servicios y Obras Públicas, quienes proveen la infraestructura municipal disponible, como camiones, volquetes y máquinas”. Desde los parlantes, se convocó una vez más a que se registraran para colaborar quienes todavía no lo habían hecho. Se intercalaban los mensajes que artistas como Liliana Herrero, Luciano Pereyra, Sandra Mihanovich y Ricardo Montaner, entre otros, habían grabado para alentar a quienes participaban de la jornada.

Sobre Mitre, la avenida que articula el centro de la ciudad a partir del monolito del Centro Cívico, se desplegaron las “cuadrillas” de voluntarias y voluntarios. La Municipalidad, la Red Solidaria y el Club Andino Bariloche distribuyeron a quienes se habían inscripto en grupos de 20, cada uno a cargo de un coordinador. Entre todos los grupos abordarían una superficie total de alrededor 80 manzanas, una cantidad de espacio a limpiar que, a su vez, había sido parcelada para asegurar que todo sería cubierto.

El entusiasmo desbordó las previsiones más prolijas y también cierto mesurado optimismo. “Se planteaba que íbamos a ser 20 personas por cuadra, y terminamos siendo bastante más. En una cuadra, llegamos a contar como cien personas barriendo”, contó a este diario Matías López. El y su novia María Paz, ambos trabajadores de agencias de turismo, habían llegado al Centro Cívico temprano y dispuestos a barrer y palear arena. “No esperábamos ser tantos. Pero ver gente contagió a todos. De repente, estabas barriendo y salía la gente de los negocios. Te ofrecían café, té, mate, bolsas de basura para ayudarte a mover la arena. Y así empezó a salir más gente. Empezamos a ser cada vez más.”

No había una directiva específica al respecto, pero “serían de más o menos tres horas cada turno, más que nada porque a uno no le dan más los brazos, a uno que no está acostumbrado a palear. Imaginate que era todo arena mojada”, agregó Matías. En cada cuadra, las cuadrillas formaron tres pilas de arena. Después, “venían camiones de la Municipalidad, autos, camionetas o hasta camiones que se alquilaron, y se llevaban la arena a distintos lugares, como el playón, al lado del puerto San Carlos, o el corralón municipal, a 15 kilómetros”.

Entre la multitud de voluntarios se encontraban también visitantes ocasionales y turistas como el filipino Víctor Santamaría, quien, según contó, se encuentra recorriendo el continente en moto, desde que salió de Canadá, y, aseguró, “nunca vi nada igual”. “Es emocionante ver a una comunidad limpiando su ciudad”, agregó.

Vanesa Vicente, una de las organizadoras de Red Solidaria, evaluó los resultados de la jornada como altamente positivos. “Y no sólo por el turismo, que necesita de imágenes así, sino también por ver a nuestra ciudad como queremos.”

Compartir: 

Twitter
 

Los voluntarios, en turnos de tres horas, hicieron montículos que luego eran recogidos por camiones municipales.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared