SOCIEDAD

El quién es quién en un homicidio que impacta sobre el poder político

 Por Alejandra Dandan

El doble crimen de Santiago fue tragándose a un cúmulo de personajes a lo largo de esta semana. Amigos o conocidos de Leyla Bshier y de Patricia Villalba. Hipótesis presuntamente oficiales y de aquellas otras barajadas por sus familias, sus abogados o el propio poder político de la provincia decidido en este momento a investigar un crimen que ha dejado tambaleante la estabilidad en tierras de los Juárez. Aquí Página/12 presenta el quién es quién en la historia del crimen.
Patricia Villalba, la segunda asesinada, 25 años. Su cuerpo fue encontrado junto al de Leyla a 25 kilómetros de la capital. Había desaparecido de su casa la noche anterior. Trabajaba en una de las verdulerías del centro de la ciudad, el último sitio donde la vieron con vida. Se presume que la mataron porque conocía los detalles del crimen de Leyla. Se sospecha que mantenía una relación amorosa con una de las personas que participó del crimen. Murió por estrangulamiento con un cable.
Patricio Llugdar, 23 años, único procesado en la causa. El primer juez de la causa lo procesó hace poco más de una semana por “doble homicidio con ensañamiento”. No tiene antecedentes penales. Estuvo con Leyla en una fiesta de cumpleaños en el camping Las Casuarinas cuatro días antes de su desaparición. Leyla le dijo que había vuelto a Santiago porque “tenía que cobrar algún dinero”. De su defensa parte una de las hipótesis que conecta el caso con el tráfico de drogas. Los abogados de los familiares de las víctimas lo consideran un “chivo expiatorio”.
José Antonio Rojas. Su detención, el martes, abrió el segundo capítulo del caso. De acuerdo con la declaración del testigo de identidad reservada, Rojas fue una de las tres personas que tuvo alguna relación íntima con Leyla durante la fiesta en la que la habrían matado. En su primera declaración frente al juez Dardo Herrera admitió su participación en el crimen y entregó los datos de la casa de Misqui Mashu, el lugar donde aparecieron enterrados restos de sábana quemados y presuntamente manchados de sangre, y ropa que habría pertenecido a alguna de las chicas. Sus abogados presentaron una denuncia por apremios ilegales. Aseguran que Rojas fue obligado a hacer esa declaración y las pruebas fueron plantadas. Los investigadores creen que Rojas tenía alguna relación amorosa con Patricia Villalba y que sería el nexo que explicaría las dos muertes.
Sebastián Flores, principal sospecho por el crimen. Está imputado pero aún no fue procesado. Su nombre fue señalado por el testigo de identidad reservada. Tiene antecedentes por causas menores de drogas. Es el cuñado de Xavier Ferrara Peña, el ahora ex vocero de Nina Aragonés de Juárez. Aunque no vivía en la casa del barrio Misqui Mashu, que pertenecía a sus padres y se usaba ocasionalmente para encuentros con amigos. De acuerdo al testigo clave, Flores habría usado una faca para matar a Leyla después de un frustrado intento de violación.
Luis Marcos Corvalán, remisero, el cuarto detenido. Declaró en la causa por primera vez en febrero asegurando que había trasladado a Leyla desde el hotel Palace hasta la casa de Cristina Juárez, y de allí a Saravah. La Justicia cree que ese testimonio fue falso. Consideran que durante la noche del crimen el remisero la llevó directamente al lugar de la fiesta y que posiblemente también habría intervenido.
Cristina Juárez, la amiga de Leyla. Está con pedido de captura desde el jueves por la noche. El juez sospecha que estuvo con Leyla durante la fiesta o sabe más de lo que ha contado. Era una de las chicas de Saravah, trabajaba en los hoteles del centro y alojó a Leyla durante su última estadía en Santiago.
Julio Díaz, otro invitado de la fiesta ahora prófugo, también involucrado por la testigo clave. Es amigo de Rojas y otra de las personas con las que Leyla habría mantenido relaciones sexuales la noche delcrimen. Es el hijo de una de las mujeres más cercanas al ruedo político de Nina Aragonés.
Los Fares. El juez pidió la detención de uno de los cuatro hermanos porque fue involucrado por el testigo clave. De acuerdo a su relato, uno de los Fares también habría asistido a la fiesta. En Santiago se los relaciona a su tío político, el comisario Antonio Musa Azar, ex jefe del ministerio de la Información denunciado por organismos de derechos humanos por su actividad durante la dictadura.
Darío Moreno, ahora ex vicegobernador de la provincia. La gobernadora le pidió su renuncia el miércoles por las derivaciones del caso. Los abogados de los Villalba pidieron una rueda de reconocimiento con dos de sus hijos. Están convencidos de que podrían haber estado en una fiesta de carnaval con Patricia, tres días antes de la muerte.

Compartir: 

Twitter
 

Los hermanos Fares, parientes políticos de un comisario denunciado por su actividad en la dictadura.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.