SOCIEDAD › UN AUTOMOVILISTA ASESINó DE UN TIRO A OTRO PORQUE NO LO HABíA DEJADO PASAR

Relato salvaje en una esquina de Morón

El conductor de un Mini Cooper quiso adelantarse a un viejo Falcon manejado por un joven de 22 años. Como no lo dejó pasar, el hombre se bajó del auto, tomó un arma y le disparó en el pecho. Ocurrió en Villa Tesei, en la mañana de Navidad. El agresor está preso.

Hubiera sido un incidente de tránsito como otros, donde un conductor se pone loco porque no lo dejaron pasar y le mancharon la carrocería con fernet, pero el que manejaba el Mini Cooper tenía un arma y la usó: fue en Villa Tesei, en la mañana de Navidad. Un joven de 22 años iba en su viejo Falcon con tres amigos, cuando el del Mini Cooper, que venía con su hijita, quiso adelantarse, no lo dejaron, le tiraron fernet, él sacó el arma de la guantera y mató al conductor rival de un tiro en el pecho. Todo fue grabado por cámaras de seguridad callejeras, y otras cámaras mostraron al homicida, después, riendo al encontrarse con amigos. Fue detenido esa misma tarde: según sus allegados, gracias a un vecino que vio el Mini Cooper estacionado y subió la foto a Facebook; según la policía, gracias a una “vigilancia encubierta”.

Los hechos ocurrieron en la avenida Gobernador Vergara, de esa localidad del conurbano bonaerense, por donde, a las 7.30 del jueves, Nicolás Alejandro Gómez, de 22 años, conducía su viejo Ford Falcon marrón, acompañado por tres amigos, de 21, 24 y 28 años. En el cruce con la calle Teniente Manuel Origone, un Mini Cooper color gris plata, auto de alta gama, intentó sobrepasarlo. Al volante iba Gastón Carlesi, de 32 años, que en el asiento del acompañante llevaba a su pequeña hija.

Según Walter Iguiñez, titular de la Jefatura Departamental Morón de la policía bonaerense, “manejamos la hipótesis de que el Falcon no permitía el paso del Mini Cooper y eso motivó que éste sobrepasara a la unidad con este final trágico”.

Uno de los jóvenes que acompañaba a Nicolás Gómez contó que “íbamos con el auto por Vergara para el lado de Morón y, llegando a la fábrica de gelatina, a mí se me cae el vaso de fernet y empapa el auto de él. El chabón frena y nosotros seguimos y a los dos segundos nos cruzó con el Mini Cooper, arrancó el fierro de adentro del auto, sacó la mano para afuera y tiró. No dijo nada, no gritó, tiró sin previo aviso”.

Nicolás Gómez recibió el tiro en el pecho. Los amigos, que resultaron ilesos, lo trasladaron al hospital de Hurlingham, donde murió.

En la investigación, conducida por el fiscal Oscar Marcos, intervinieron efectivos de la policía bonaerense, que utilizaron información provista por cámaras de seguridad municipales: “Toda la secuencia quedó grabada y se pudo identificar el auto del agresor”, contó un investigador. Según las fuentes, otras cámaras de seguridad muestran que, poco después de cometido el crimen, el sospechoso detuvo su auto al reunirse con amigos que viajaban en una moto, con los que conversó y se rió en actitud despreocupada.

Luis Gómez, padre de la víctima, contó que un vecino de su hijo vio un Mini Cooper estacionado, lo fotografió, publicó las fotos en Facebook y los amigos de Nicolás lo reconocieron: “Llamamos a la policía, que vino y se lo llevó, fue rapidísimo –dijo el padre–. El estaba con la nenita, que quedó en brazos de una mujer policía”.

Según fuentes policiales, en cambio, Carlesi fue detenido al salir de su casa por policías que realizaban una vigilancia encubierta, ya que no contaban con orden judicial para irrumpir en la vivienda.

El arma homicida no se encontró en poder del acusado. El Mini Cooper no estaría a su nombre y le habría sido prestado por un amigo. Fue alojado en la comisaría 2ª de Hurlingham, donde ayer se negó a declarar. La causa está caratulada como “homicidio simple y portación ilegal de arma de guerra”.

El detenido también vive en el barrio. Según Luis Gómez, “el tipo se vino a vivir acá hace poco y aparentemente tiene un poder adquisitivo importante”. Valeria Gómez, hermana de Nicolás, dijo que su hermano, padre de una niña, “vivía sólo para su hija y para su Falcon, porque vivía renegando con ese auto. Donde vayas y preguntes por él, te van a decir que manejaba la ‘Falcon Nave’. Era el preferido de mi mamá, muy buen hermano, excelente papá. Pido justicia para él”.

Compartir: 

Twitter
 

Nicolás Alejandro Gómez era fanático de su viejo Ford Falcon.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.