SOCIEDAD › OTRO FEMICIDIO COMETIDO POR UN HOMBRE QUE YA HABIA SIDO DENUNCIADO

La Justicia que llega tarde

El caso ocurrió en Chascomús. Una mujer de 22 años fue apuñalada frente a sus dos hijos por su ex pareja y padre de los chicos. El hombre tenía orden de no acercarse a la víctima, pero la medida no alcanzó. El victimario fue encontrado luego suicidado.

En Chascomús, una mujer de 22 años fue asesinada frente a sus dos hijos por su ex pareja y padre de los chicos, un hombre que, según informó el comisario a cargo del distrito, Claudio Aramburu, cumplía un régimen de libertad vigilada por una condena de violación y sobre quien pesaba una orden de restricción para que no se acercara a la víctima. El jueves por la mañana, tras golpear y acuchillar a Bárbara Larraula, Adrián Manzzoni huyó en un auto de su ex cuñada. El vehículo fue encontrado durante la mañana de ayer en el camino costero; a unos metros, en un camping, los investigadores encontraron el cuerpo del femicida, quien se había suicidado. La investigación del femicidio, que trascendió porque vecinos y amigos de Larraula lo dieron a conocer a través de las redes sociales, recayó en la fiscal de Chascomús, Daniela Bertoletti.

La Justicia dictó secreto de sumario sobre la investigación, pero el comisario Aramburu, en conferencia de prensa, confirmó que el auto de Manzzoni estaba en cercanías del camping “La alameda” y que el hombre, para cumplir con las condiciones de su libertad condicionada, debía asistir periódicamente a la comisaría. El asesinato, detalló, fue cometido en un pequeño departamento que había compartido la pareja y que estaba construido en el fondo de la casa de los padres de Manzzoni. La policía, detalló el comisario, conoció lo sucedido porque el médico que fue convocado a la casa para asistir a Larraula requirió presencia policial al llegar.

En Argentina se registra un femicidio cada 30 horas, recordó Fabiana Túñez, directora de la ONG La Casa del Encuentro, que dirige el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano. El informe con las cifras de 2014 se dará a conocer en febrero, pero Túñez aseguró a este diario que “estamos en los mismos porcentajes que en 2013”. “El promedio se sigue manteniendo, y las demás características también: edades, lugares, rasgos socioeconómicos y culturales se mantienen exactamente iguales. Tal vez haya más casos de abusos sexuales seguidos de muerte en las provincias del norte, y también muchos femicidios en casos de mujeres presuntamente involucradas en casos de trata o prostitución.”

Junto con las cifras de femicidios de 2014, explicó Túñez, será presentado nuevamente un proyecto de ley para que los femicidas pierdan automáticamente la patria potestad al momento de ser condenados y un pedido “para que no desaparezca el agravante por violencia de género en el nuevo Código Penal, porque en el anteproyecto que se conoce no está incluido”, dijo Túñez. “Ya cuesta bastante que los jueces mantengan las carátulas con agravante por violencia de género. Pasa mucho que al principio sí caratulan reconociéndolo, pero después, a la hora de la sentencia, expresan que no constituye agravante y aplican diferentes atenuantes hasta condenar por homicidio simple”, explicó la especialista, quien subrayó que todavía hay “aplicaciones caprichosas, misóginas y machistas de la ley”. “Recientemente, en un caso que se había caratulado como con agravante por violencia de género, a la hora de la sentencia el juez entendió que no era tal porque el femicida, que adujo enojo porque la casa no estaba en orden, tenía razón: el juez dijo que la casa era un desquicio. Entonces aplicó homicidio simple.”

Solo contando aquellos casos divulgados en medios de prensa, en Argentina, entre el 1º de enero y el 31 de diciembre de 2013, 295 mujeres y niñas murieron por causa de la violencia de género, y se registraron otras 39 muertes de hombres y niños por circunstancias vinculadas a esos femicidios. En 2012, las muertes de mujeres y niñas fueron 255, y las de hombres y niños vinculados, 24. En 2011 se registraron 282 femicidios y 29 muertes vinculadas; en 2010, 260 femicidios y 15 decesos vinculados; en 2009, 231 femicidios y 16 muertes vinculadas; en 2008 también las cifras fueron similares: 208 femicidios y 11 muertes vinculadas.

“Los grados de impunidad con que se manejan los agresores son siempre exactamente iguales”, evaluó Túñez, quien ejemplificó un tipo de caso recurrente: “la mujer presenta varias denuncias pero la Justicia sigue sin escuchar; recién lo hace cuando ocurre el femicidio, pero ya es tarde”. En los casos de femicidio, “sucede como con los casos de trata, porque se ven afectadas tres generaciones”. “El femicidio afecta por supuesto a las víctimas; también a padres, madres y hermanos de las víctimas, a quienes el asesinato cambia la vida; y a los hijos y las hijas de las víctimas. Son tres generaciones. Eso también demuestra que el tema es grave. Por eso también vamos a presentar nuevamente el proyecto de ley de pérdida automática de patria potestad para los femicidas condenados. Eso serviría para que no haya jueces ordenando revinculación de femicida con los hijos, ni salidas anticipadas porque el violento dice estar preocupado por sus hijos y que quiere dedicarse a educarlos; también permitiría facilitar a las familias de las víctimas el cuidado de esos chicos, porque ahora tienen que presentarse a juicio para pedir la tenencia.”

Compartir: 

Twitter
 

En el año hubo hasta ahora 295 muertes por violencia de género.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared