SOCIEDAD › ASOCIACION ILICITA EN EL CRIMEN DE LA DARSENA

Testigo y juez procesados

Cristina Juárez, la chica de la noche que vio con vida por última vez a una de las víctimas del doble crimen de La Dársena, y el ex juez de la causa Mario Castillo Solá, fueron indagados ayer y permanecerán detenidos por estar acusados, entre otros delitos, de “asociación ilícita”, según dijeron anoche fuentes judiciales. La primera en ser indagada por la jueza María del Carmen Bravo fue Juárez, quien volvió a manifestar su inocencia y repitió, igual que en sus 18 declaraciones anteriores, que en la madrugada del 25 de enero se despidió de Leyla, en su casa, y que la chica le dijo que se iba al boliche nocturno “Saravah”.
Juárez, después de declarar entre las 9.30 y las 13, fue llevada al penal de mujeres de la ciudad de Santiago del Estero. La mujer quedó imputada por los delitos de “asociación ilícita y homicidio simple en grado de partícipe necesario y en perjuicio de las dos víctimas”, según informó su abogado Alejandro Gelid.
El defensor se mostró sorprendido porque la jueza no sólo sospecha de que pudo haber actuado como entregadora en el homicidio de Leyla Nazar, sino que también la vinculó al crimen de Patricia Villalba, la joven que se cree que fue asesinada porque sabía que la otra chica habría muerto en una fiesta con sexo y drogas en la que participaron los “hijos del poder”. “Cristina Juárez se ha convertido en una rehén y presa política”, fue la interpretación que hizo Gelid en declaraciones a la agencia Télam. “Mi clienta está imputada por los dichos de la testigo Mariana Contreras -otra prostituta compañera de Leyla–, porque cree que a Cristina Juárez le pagaron para que no diga nada”, agregó el letrado. Según Gelid “todo es arbitrario”. “El caso ya está esclarecido, Cristina Juárez es la que participó en los asesinatos y ahora hasta se le adjudica participar de una red de prostitución de menores. Esto es vergonzoso”, sostuvo Gelid, quien utilizó un tono irónico para referirse a la acusación contra su cliente. El ex juez Mario Castillo Solá, que también se encuentra detenido, pero por supuestas irregularidades durante su actuación en la causa, fue indagado por la jueza Bravo entre las 17.30 y las 19.30. Con posterioridad volvió a su lugar de detención en la Jefatura de Policía de Santiago del Estero. El ex magistrado está imputado por los delitos de “asociación ilícita, incumplimiento de los deberes de funcionario público y prevaricato”, según confirmó su abogado Miguel Angel Granda. El letrado dijo que durante las dos horas de indagatoria Castillo Solá hizo “un pormenorizado relato” del procedimiento que hizo el 6 de febrero en La Dársena cuando aparecieron los restos de Villalba y Nazar.
Castillo Solá dijo que al enterarse de la aparición de las chicas no pudo comunicarse con un médico forense del Poder Judicial y por eso llamó a otro policial. Aseguró que ordenó “preservar la escena” y realizó “una inspección ocular”, aunque no pudo explicar cómo, una semana después, los propios familiares de las víctimas encontraron prendas íntimas de Leyla y más huesos en el lugar del hallazgo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.